Las grullas: El mayor espectáculo natural de Europa.

El fin de semana del 19 y 20 de diciembre hemos celebrado el censo provincial de grullas en la provincia de Salamanca. La migración y la invernada de las grullas es, sin duda alguna, uno de los grandes espectáculos que aún se pueden saborear en la acorralada Naturaleza con mayúsculas de Europa.

grullas de marcos.jpg
Grullas (grus grus) al atardecer en el Azud de Ríolobos. Autor de la fotografía: Marcos Sevillano

En España, las grullas se pueden observar, únicamente, desde septiembre a abril durante su invernada en nuestro país. Estas grullas proceden del centro y norte de Europa: Alemania, Polonia y países nórdicos, principalmente. En estos países se reproducen en parejas que permanecen unidas de por vida. Seleccionan pantanos para ubicar sus nidos y sacar adelante a una corta familia de entre 1 y 2 pollos. Estas familias viajan unidas desde su tierra natal hasta las lejanas dehesas y humedales de la península ibérica, donde pasarán juntas los meses de otoño e invierno. Una de las curiosidades que hacen tan queridas a las grullas es su personalidad vocinglera. Sus trompeteos son la banda sonora más familiar de los encinares del suroeste ibérico.

El censo: Para poder aproximarnos a su población real, los censos se realizan al tardecer, cuando las grullas, después de haber estado alimentándose de bellotas y rastrojeras de cultivos, se concentran para acudir a los dormideros donde pasarán la noche en la seguridad, relativa, que les proporciona el grupo y el agua. Aunque las grullas son una de las aves de mayor tamaño de Europa, también ellas tienen enemigos naturales. Entre las aves, destacan las grandes rapaces, como el águila real o el pigargo (en el centro y norte de Europa), y entre los mamíferos, los zorros y los lobos, también pueden intentar capturar a una grulla despistada. El momento de mayor peligro, es durante la noche. Por este motivo, las grullas buscan dormir con “los pies en el agua”, para escuchar el chapoteo de sus depredadores acercándose y huir escandalosamente ante cualquier amenaza. Esta dependencia de dormideros seguros, las convierte en sumamente frágiles frente a las molestias. Si queremos disfrutar del espectáculo de sus grandes bandos en V y de sus escandalosos trompeteos, deberemos extremar las precauciones y nunca acercarnos a los grupos que se alimentan, descansan o duermen. Su seguridad es prioritaria ante todo. La distancia de seguridad es aquella que no motiva un cambio es su comportamiento: dejar de alimentarse, alejarse andando y, por supuesto, echar a volar.

En la provincia de Salamanca tienen dos zonas dos áreas principales de invernada: el azud de Riolobos y el embalse de Santa Teresa. De menor importancia y de ocupación irregular son las riberas del río Yeltes, con unos 100 ejemplares que se alimentan y duermen entre Aldehuela de Yeltes y Puebla de Yeltes, y las dehesas de Sando, de ocupación limitada a entre 80 y 100 ejemplares.

Azud de Riolobos.

Azud de riolobos paisaje
Azud de Riolobos. Autor: Aquila Naturaleza.

Embalse de modestas dimensiones en la esquina noreste de la provincia. Sus aguas proceden del río Tormes gracias a un canal y a los motores que hacen ascender el agua hasta aquí. Durante años fue uno de los mejores humedales de Castilla y León. La escasez de agua y las molestias por parte de paseantes y pescadores han supuesto la pérdida de buena parte de sus poblaciones de aves. Afortunadamente, las grullas siguen alegrando este humedal desde octubre a febrero. Las grullas de esta área se alimentan, fundamentalmente, de los restos de la cosecha de maíz de los municipios cercanos.

En el censo del 19 de diciembre, se han podido censar 2701 ejemplares, en su mayoría procedentes de municipios situados al norte.

Las reducidas dimensiones del azud implican que este dormidero sea muy sensible a las molestias. En ningún caso, se deberá abandonar la carretera que rodea el azud para acercarse a su orilla. Sin duda, la cola del pantano, en las cercanías de la pedanía de Pedraza (municipio de Villar de Gallimazo), es el mejor lugar para esperar la llegada de los escandalosos bandos de grullas. Si somos respetuosos con su tranquilidad, nos brindarán un espectáculo memorable.

Participantes en el censo: Juan José Ramos, José Luis Crego, Juan Luis Sánchez, Marcos Sevillano, Laura García y Guillermo Hernández.

Grullas en el azud.Laura
Participantes del censo. Autor de la fotografía: Aquila Naturaleza.

Embalse de Santa Teresa.

grullas santa teresa josel garcía
Las dehesas son el habitat más importante para la invernada de las grullas en España. Embalse de Santa Teresa. Autor de la fotografía: Josel. G

Gran embalse sobre el río Tormes en el entorno de Guijuelo. Las grullas que pasan aquí la noche proceden de cuatro áreas bien diferenciadas: Las dehesas de encinas de su orilla derecha, donde se alimentan, fundamentalmente, de bellotas. Son las grullas que realizan desplazamientos más cortos; El valle del Tormes, aguas arriba del embalse, donde aprovechan las rastrojeras del maíz, que se cosecha entre diciembre y enero; Las dehesas de encinas que se encuentran al noroeste; y, por último, unos 100 ejemplares que proceden de una amplia zona en el entorno de la Sierra de Los Herreros. Estas grullas se alimentan en dehesas mixtas de encinas y robles, algo excepcional en el conjunto de la invernada de las grullas ibéricas.

 En el censo del domingo 20 se estimaron unas 2400 grullas.

Participantes en el censo: Vega Bermejo y Alfonso Asenjo, de la empresa Ver Aves; Joel García, Santiago García, Laura García y Guillermo Hernández.

santa teresa grullas josel garcía
Algunos de los participantes del censo. Autor de la fotografía: Josel García

Consejos para disfrutar sin molestar del espectáculo de las grullas. Ante todo, no acercarse a las orillas de los embalses donde pasan las noches. Tratar de verlas más cerca, sólo supondrá molestar a unas aves con muchos miles de kilómetros en sus alas. En el azud de Riolobos bastará con mantenernos en la carretera que rodea el humedal. En Santa Teresa, podemos ir a la pista que rodea el pueblo de Pelayos o a Salvatierra. Desde su castillo se pueden ver los bandos que se concentran en su cola.

Ojalá que podamos seguir maravillándonos muchos años más de este espectáculo mágico que nos regala todos los otoños e inviernos la Madre Tierra.

Nos vemos en el campo.

Aquila Naturaleza.

Anuncios

Autor: AQUILANaturaleza

Conservación y disfrute respetuoso de la Naturaleza, educación y formación ambiental y turismo de naturaleza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s