La belleza sublime de los paisajes olvidados.

WhatsApp Image 2018-05-19 at 12.03.42

¿Cuál es el paisaje más bello de España? ¿Cual es la mayor amenaza que sufre la biodiversidad en nuestro país y seguramente en toda Europa?

Muchas podrían ser las respuestas. A la primera, podríamos responder sin miedo, los infinitos paisajes agrícolas en primavera, con sus millones de flores, su delicado y dulce aroma primaveral, las olas que el viento dibuja como caricias en este mar verde y multicolor. ¿Cuál sería la respuesta a la segunda pregunta? ¿Qué puede haber llevado a la desaparición de este espectáculo tan fugaz como incomparable? Aquí la respuesta es inequívoca: la intensificación de la agricultura. ¿Qué queremos decir?: uso masivo de pesticidas, que matan los insectos de los que se alimentan las aves, pérdida de la riqueza de semillas y cultivos tradicionales y, últimamente, la completa roturación de los barbechos en plena estación de cría. Desde hace miles de años, y hasta hace apenas 20, las tierras de labor recibían el merecido y necesario descanso de una temporada entre cosecha y cosecha. Las tierras eran dejadas en barbecho, sin cultivar, ni arar, ni tratar. Simplemente, se permitía que la vida cubriera estas tierras de plantas adventicias o, las erróneamente llamadas “malas hierbas”, y que ellas alimentaran el suelo con los minerales y materia orgánica que propiciaba su fertilidad y garantizaba una buena cosecha en la temporada siguiente. Estas pequeñas y temporales parcelas de vida silvestre eran el hogar de innumerables especies: perdices, codornices, sisones, avutardas, ortegas, alcaravanes, millones de alondras y calandrias, e innumerables especies vegetales. Muy tristemente, desde hace 15 ó 20 años, todos estos barbechos son arados y/o fumigados en plena época de cría (abril a julio), arruinando todo un ecosistema y el espectáculo sublime de los millones y millones de trinos y flores.

Muchos problemas ambientales tienen muy difícil solución. Éste no. Sería tan sencillo como respetar estas parcelas en barbecho, al menos, durante estos meses vitales. Con este sencillo gesto, podríamos recuperar a decenas de especies de aves y mamíferos y a cientos de insectos y plantas. Es un gesto que merece la pena y que permitiría recuperar una parte importante de toda la belleza y vida que hemos privado a este mundo y a nosotros mismos.

Anuncios

Autor: AQUILANaturaleza

Conservación y disfrute respetuoso de la Naturaleza, educación y formación ambiental y turismo de naturaleza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s