La arrebatadora belleza de la floración en nuestros solares.

Claude Monet fue, y es, uno de los más arrebatadores artistas que ha dado la Humanidad. Pocos nos han regalado tanta belleza, color y vida. En sus deliciosas obras, la Naturaleza fue siempre un motivo constante de inspiración.

135 años después de pintar “Campo de Amapolas cerca de Argenteuil” hoy nadie duda del valor y belleza incomparable de esta obra maestra. Para nuestra inmensa fortuna, todos tenemos el privilegio de vivir en primera persona el mismo placer que sintieron su mujer y su hija al pasear entre amapolas y otras mil flores.

Monet
“Campo de Amapolas cerca de Argenteuil”. Claude Monet

Tristemente, la misma incomprensión que sufrieron en su tiempo algunas de sus obras, hoy en día, lo siguen sufriendo las modestas y deslumbrantes formaciones de plantas que cubren los solares de nuestras ciudades y que tantas veces recreo en sus pinturas. Despreciando este tesoro que la Naturaleza nos regala con sólo pasear por los solares de nuestras ciudades, aún muchas personas sólo son capaces de ver, en estos tapices de colores y olores, basura y el nido de incontables y amenazadoras plagas y enfermedades casi bíblicas. Sin ningún pudor, exigen a las autoridades fumigar y arrasar con estos arco iris multicolor que crece en los acorralados rincones donde el cemento y el asfalto aún no lo ha inundado todo.

La generosa lluvia de esta primavera nos está regalando una floración especialmente deslumbrante y una oportunidad única para pasear relajadamente y deleitarnos, “simplemente”, con el placer incomparable de la contemplación de este espectáculo tan efímero como arrebatador. Aportando aún más vida a estos pequeños refugios de vida silvestre que brotan en medio de las ciudades y, como Monet, atraídos irresistiblemente por la belleza de este espectáculo delicioso, incontables animales se adentran en nuestras ciudades en busca del alimento que en ellos pueden encontrar. Abejarucos, cernícalos, jilgueros, verderones, verdecillos, pardillos, murciélagos, mariposas, saltamontes, etc acuden a alimentarse y sacar adelante a sus familias a estos últimos rincones de vida acosada.

¡Ojala dentro poco seamos capaces de inspirarnos en estos sencillos paraísos y aprendamos a respetarlos y valorarlos como lo que son: un privilegio y una oportunidad para reencontrarnos con la Naturaleza con mayúsculas!

 

Anuncios

Autor: AQUILANaturaleza

Conservación y disfrute respetuoso de la Naturaleza, educación y formación ambiental y turismo de naturaleza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s