Los “ronquidos” del gamo.

Relatos de la naturaleza

Terminada la berrea de los ciervos, algunas de nuestras sierras y dehesas vuelven a llenarse de extraños ruidos, algo así como ronquidos ahogados. iEs la estación de los amores de los gamos, la ronca!

Fotografía de Eduardo Carrasco

Como en otros ungulados, el celo de estos animales es sumamente llamativo: grandes machos delimitando sus territorios con ronquidos y paseos plenos de testosterona y chulería donde lucirán sus paletas. Y las hembras, que se dejaran querer, serán las que finalmente elegirán entre los candidatos al mejor de los sultanes. Estos medianos y saltarines cérvidos, tienen un bello pelaje anaranjado y cargado de motas pálidas, que imitan el juego de luces y sombras dentro del bosque, y que contribuirá a su camuflaje. Hacen bien, lobos y linces no perderán la ocasión de atraparlos.

Cuando se pueda, saldremos a buscarlos. ¿Te animas a venir con nosotros?

¡Te esperamos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s