La paloma bravía (Columba livia).

Relatos de la naturaleza

Hoy os queremos hablar de una de las especies en mayor riesgo de extinción de España: la paloma bravía. Eso es, ¡la paloma bravía! No os riáis ni os echéis la mano a la cabeza y leed lo que os queremos contar.

Paloma bravía (Columba livia), de SEO/Birdlife.

La paloma bravia o columba livia, es una especie silvestre que cría en roquedos, normalmente alejados de la presencia humana. Antaño muy abundantes, eran una parte muy importante de la dieta de todo tipo de rapaces. Su gran velocidad y su indudable belleza, atrajo irremediablemente la atención del ser humano que buscó domesticarlas. De este modo, y a partir de la captura de ejemplares silvestres, surgió nuestra paloma doméstica y su infinidad de formas procedentes de la selección de sus rasgos. Es una historia muy similar a la del lobo y el perro o a la de los muflones y las ovejas.

Actualmente, las palomas domésticas son extraordinariamente abundantes en pueblos y ciudades que están rodeados de cultivos y cebaderos de ganado donde se alimentan. Esta dependencia de los cultivos humanos la lleva a desaparecer, o por lo menos a escasear enormemente, allí donde los cultivos de secano son abandonados debido, por ejemplo, al éxodo rural. Los habitantes de los pueblos en decadencia poblacional lo pueden atestiguar.

Paloma doméstica de Miguel Rouco.

Esta abundancia de comida debido a nuestros cultivos, su capacidad para adaptarse a los habitas creados por el ser humano, más la eliminación sistemática que los seres humanos hemos buscado de sus depredadores silvestres ( halcones, azores, águilas, etc) explican su abundancia y los problemas de suciedad que generan.
Muy similares, pero otra especie completamente diferente, es la tórtola turca. Son algo menores que las palomas domesticas, de un plumaje gris homogéneo y con una raya negra a cada lado del cuello. Como su nombre indica, son una especie procedente del este de Europa. De forma natural ha colonizado en unas pocas décadas todo el continente. Como la paloma doméstica, sabe aprovechar los recursos del ser humano: sus cultivos, sus parques (cría sobretodo en arboles) y nuestra labor exterminadora de sus depredadores.

Tórtola turca de SEO/BirdLife

La paloma bravia silvestre criaba en roquedos de gran parte de España. La caza humana y la contaminación genética, al mezclarse con las palomas domésticas, las han hecho desaparecer de casi toda España. Hoy en día, muy pocas colonias de palomas siguen criando en roquedos y muy, muy pocas están formadas por especies puras, y no por palomas de colores variados que proceden de la mezcla con las domésticas. Las palomas que crían en roquedos cercanos o incluidos dentro de las ciudades, o en edificios de las ciudades, no son palomas bravias silvestres. Son domésticas que conservan, algunas, los colores grisáceos de las bravías.
Esta mezcla puede parecer un tema menor, pero la pureza genética es lo que determina la existencia de una especie y no su transformación en otra, a veces de forma natural ( y que hay que respetar) y otras por nuestra acción transformadora de todos los ecosistemas y de sus ritmos naturales.

La próxima vez que visites un roquedo y veas un bando de palomas, fíjate en sus colores. Si te recuerdan a las «clásicas» palomas domésticas, y ninguna tiene mezcla de colores, quizá estés ante uno de los últimos bandos de palomas bravías puras de España. Un tesoro que desaparece sin siquiera darnos cuenta.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s