Estrategias de caza de las rapaces: los cernidos.

Relatos de la naturaleza

Los roedores son una de las presas más abundantes que puede encontrar una rapaz. Tratándose de unos animales deseados por tantos depredadores, muy pequeños y de movimientos discretos, la técnica más efectiva de caza es posarse en una percha , rastrear con tu aguda mirada y esperar a que inicien sus movimientos. El problema surge cuando no hay posaderos. ¿Qué hacer entonces? La solución que ha encontrado la naturaleza es sorprendente y plena de imaginación: ¡te posas en el cielo! ¡Literalmente! Rapaces como los cernícalos y los elanios han desarrollado una asombrosa capacidad de vuelo para quedarse colgadas del cielo y esperar a que ratones y topillos decidan delatarse al salir en busca de comida. Esta técnica de vuelo se ve acompañada por la pasmosa capacidad que tiene estas rapaces para dominar el viento y mantener siempre su cabeza estable, de otro modo, las sacudidas de una ráfaga o el bamboleo de los mismos aleteos dificultarían fijar la mirada y calcular la distancia hasta la presa. ¡Asombroso!

En este vídeo podéis comprobar la maestría de un cernícalo en el vuelo de cernidos. Una maravilla.

Si queréis aprender más sobre el mundo de las rapaces, tenéis una oportunidad con nuestro Curso online de identificación de aves rapaces ibéricas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s