Mañanas de niebla, tardes de paseo.

Relatos de la naturaleza

Las largas noches del otoño- invierno provocan una marcada disminución de la insolación y que los suelos se enfríen. Este enfriamiento del suelo provoca, a su vez, que el aire en contacto con él se enfríe. El aire frío tiene menos capacidad de retener la humedad y esto provoca que las minúsculas gotas de vapor de agua se unan y se genere condensación en forma de nubes, que a ras de suelo, llamamos niebla.La niebla genere una intensa bajada de las temperaturas, pero tiene un vital efecto positivo, ya que esas mismas gotas de vapor se condensan sobre todo tipo de objetos ( vegetación, objetos metálicos, etc) que nos regalan un agua que en muchas islas montañas y desiertos puede ser su principal fuente de agua.Con el paso del día el sol irá ganando altura e incidiendo de forma más directa sobre el suelo, calentando el aire y provocando la disipación de la niebla.Sea cuál sea el motivo de la formación de la niebla, no deja de ser un espectáculo, frío y húmedo, pero realmente bello.

Sobre todo esto hablaremos este domingo en nuestra actividad «Una mañana de otoño en el río Tormes».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s