Una de las más pequeñas y coloridas de las currucas europeas, la curruca carrasqueña.

Curruca carrasqueña (Sylvia cantillans).

Esta minúscula y valiente avecilla está ahora mismo enfrentándose al reto supremo de la migración africana a través del infinito desierto del Sahara. Habitante ruidoso de los matorrales mediterráneos más intrincados, aún es posible encontrarla por las sierras del sur de Salamanca y por los cañones abismales de los Arribes del Duero.

Ojalá que tenga suerte en su viaje y podamos volver a verla en la próxima primavera.

¡Mucha suerte, amiga!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s