La mejor de las plantas para mi jardín.

Si tuviera que elegir una planta para mi jardín, sin duda, sería un cardo.

No hay que regarlo, ni abonarlo para que luzca espléndido durante meses. Tampoco hay que podarlo, ni protegerlo del frío o del calor. Sus flores son tan radiantes como la mejor rosa y mucho más resistentes y longevas. Algunos se pueden comer y son realmente sabrosos. Entre las raíces de varias especies crecen en simbiosis las exquisitas setas de cardo. Los estambres de muchas especies se han empleado para cuajar la leche y así poder conservarla durante semanas, meses y años.

Ofrecen el mejor refugio para el crecimiento de plantas más sensibles ante los herbívoros o el clima adverso. Su néctar es abundantísimo y alimenta a una infinidad de insectos que polinizan y cuidan de mi jardín. En sus flores secas, bandadas de aves bellísimas, como el jilguero, el pardillo, el verderón, el verdecillo o el lúgano, encuentran multitud de semillas repletas de grasas para pasar el verano y el otoño y regalarme la más dulce de las melodías…

Y lo mejor de todo, ¡Ni siquiera tengo que plantarlas! ¡Salen solas! Simplemente, debo respetarlas y entender que algunas plantas pueden pincharme y que en la naturaleza todo es bello y necesario.

Así que ¡No me seas cardo y respeta a los cardos!

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s