La primavera está llena de belleza para todo el que sabe mirar con curiosidad y respeto.

Fiesta de bienvenida de la primavera (Ledesma, 4 de marzo).

Las riberas del Tormes, el más literario de los ríos españoles, se cubren de uno de los mejores bosques de ribera en Ledesma. En sus alamedas, alisedas y eneales resulta habitual observar en primavera, especies como el avetorillo, el pájaro moscón o la oropéndola.

IMG_20180214_171846
Río Tormes por Ledesma.

Desde sus orillas se puede disfrutar con el ir y venir de las cigüeñas blancas, de los cormoranes en busca de los peces que acogen las aguas del río, de las garzas llevando palitos para sus nidos que hacen del bosque de ribera su hogar. Sin olvidarnos de los pequeños mosquiteros, herrerillos, carboneros, mirlos  que nos alegran los oídos con sus cantos y los ojos con sus bellos colores.

Todo ello desde el majestuoso puente medieval que deleita a todo aquel que pasea por Ledesma.

IMG_20180214_171733
Puente medieval (Ledesma).

Pasear por uno de los pueblos más bonitos de España, disfrutando de una incipiente primavera, serán nuestros protagonistas en esta Fiesta de bienvenida de la primavera.

IMG_20180214_173415
Puerta de San Nicolás (Ledesma).

Domingo 4 de marzo.

Lugar de encuentro: a las 10 en la  gasolinera del Ledesma (centro urbano).

Precio: 12€ ( menores de 8 años, gratis).

Información e inscripción: en el correo contacto@aquilanaturaleza.com o en el teléfono 635158497 (también por WhatsApp).

¡Acompáñanos en esta ruta que nos permitirá conocer a los habitantes y paisajes de la nueva primavera!

¡Regálate Naturaleza!

Nos vemos en Ledesma.

*Precio incluye: seguros pertinentes, así como guías de naturaleza y material óptico ( prismásticos).

 

Anuncios

El jabalí: el acorazado de nuestros bosques.

Jabali
Jabalí (Sus scrofa). Fotografía de Carlos Romo.

Después del oso, el jabalí es el gran gigante silvestre de nuestros campos. Pocos animales dejan tantas y tan visibles huellas y, sin embargo, sigue mostrándose como un perfecto desconocido para la inmensa mayoría de los ciudadanos. Pocos son los que imaginan su estrecha cercanía y, aún menos, son los conscientes de su carácter pacífico y sumamente familiar y protector con sus amplias familias.

Sin temor a exagerar, podemos afirmar que no hay un solo hábitat en Europa, que cuente con un mínimo de comida y refugio, que no sea habitado por este exitoso e insuperable superviviente de la vida en la Naturaleza. Vamos a conocer los principales rastros de este animal magnífico.

Huellas y pasos.

Huella jabali
Huella jabalí.

Su huella “trapezoidal” de 4 dedos (han perdido el pulgar como todos los ungulígrados), es sorprendentemente ubicua. Sus pezuñas principales, que corresponderían a nuestro 3º y 4º dedo, dejan una impresión rectangular y de punta afilada, como si llevaran tacones. Sus guardas o pezuñas secundarias, nuestro 2º y 5º dedo, suelen marcarse y, siempre, apartados hacia el exterior de una línea imaginaria que uniría la punta y la base de las pezuñas. Su huella también llama la atención porque, al contrario que en el resto de ungulados (animales con pezuñas) las pezuñas principales permanecen unidas por la base (observar la 2º flecha desde la izquierda).

Señales de alimentación

Alimentación jabali

El jabalí es un animal omnívoro capaz de comer casi cualquier cosa que se ponga a su alcance: frutos, raíces, larvas de insectos, roedores, peces y anfibios de una charca apunto de secarse, carroña, etc. Su olfato finísimo y su potente jeta le permiten escarbar el suelo para alcanzar raíces, puestas de insectos y refugios de roedores y conejos. Durante el curso podremos conocer cómo diferenciar estas abundantes escarbaduras de las efectuadas por el tejón, el zorro y el conejo.

Señales de limpieza.

El espeso y firme pelaje del jabalí es hogar de numerosos parásitos picadores. Para calmar las molestias y para tratar de librarse de ellos, se baña en barro, creando las famosas bañeras de jabalí (a la izquierda), y se restriega contra árboles con enorme potencia, llegando a desgastar por completo sus cortezas (fotografía de la derecha).

Excrementos

Los excrementos de este gigante recuerdan a los generados por las ovejas. Difieren de éstos por su mayor tamaño y por presentar un aspecto de “discos aplastados”. A la izquierda, excrementos de jabalí y tejón (los pequeños y moteados de semillas). En bastantes ocasiones, también podemos observar que los excrementos aparecen sueltos (fotografía de la derecha), asemejándose notablemente a los de ovejas o cabras domésticas.

Camas.

Cama

Lejos de la habitual imagen de animal tosco, los jabalíes son muy cuidadosos con su higiene y con su descanso. Para dormir elaboran, con esmero, camas en las que apartan tierra, ramas y piedras que incomoden su descanso. Sus escondites buscan la protección de la vegetación: carrascos, zarzales, maizales, etc. Su discreción absoluta les permite soportar la presencia humana a escasa distancia, siempre que no sean descubiertos o molestados. La extendida creencia de que es un animal peligroso para nosotros, es sumamente errónea. Realmente, estamos ante un pacífico habitante de cualquier paisaje que le ofrezca un mínimo de alimento y refugio.

Sobre las muchas huellas, rastros y señales legadas por el jabalí y por el resto de los admirables animales que habitan nuestros campos, habrá tiempo de hablar durante nuestro CURSO DE INTRODUCCIÓN AL RASTREO DE LA FAUNA DE CASTILLA Y LEÓN que celebraremos los días 22, 23 y 24 de febrero en el centro de formación profesional Lorenzo Milani (Cabrerizos, Salamanca). Tendremos dos tardes enteras de formación teórica y un día completo de campo, para iniciarnos en la búsqueda e identificación de las huellas y rastros de nuestra fauna.

Estructura y horario del curso:

Jueves 22 de febrero: 16:30 a 20:30 horas.

  • Charla: Conociendo las huellas, rastros y señales de los mamíferos de Castilla y León:
    • Pasos a seguir a la hora de encontrar un rastro e identificarlo correctamente.
    • Información que nos aporta un rastro.

Viernes 23 de febrero: 16:30 a 20:30 horas.

  • Charla: Conociendo las huellas, rastros y señales de las aves de Castilla y León:
    • Huellas y rastros de las principales aves de Castilla y León.
    • Dónde buscar huellas de aves.
    • Información extraíble de un rastro.
  • Taller de introducción al análisis de egagrópilas.

Sábado 24 de febrero: 09:30 a 18:30 horas. Jornada de prácticas en el campo:

  • Ruta práctica de rastreo e interpretación del paisaje.
  • Selección de los mejores lugares para buscar huellas y rastros.
  • Identificación de rastros dentro de un área determinada.

Se coordinará la salida de los coches para que las personas sin transporte puedan acudir al curso. Aquellos que no dispongáis de coche, llamadnos al 635158497 y 654438367.

Objetivo del curso: familiarizarnos con el reconocimiento de las huellas y rastros de la fauna de Castilla y León que nos encontremos en nuestras jornadas de campo. Bajo ningún concepto, se pretende animar a poner en práctica conductas que puedan suponer una molestia o amenaza contra nuestra fauna. Se trata de un curso de conocimiento de la Naturaleza y no de cómo encontrar madrigueras o nidos. El respeto por nuestros compañeros de planeta es prioritario sobre cualquier otra pretensión.

Precio del curso 35 euros.

Lugar de realización: Centro de F.P.E Lorenzo Milani (Cabrerizos, Salamanca)

Inscripciones:

Centro de F.P.E Lorenzo Milani

Teléfono: 923180831

centromilani@gmail.com

Información:

Para cualquier aclaración o petición de más información, contacten con nosotros en: contacto@aquilanaturaleza.com y en los teléfonos 635158497 y 654438367.

¡Nos vemos rastreando!

 

Descubriendo a la garduña.

Garduña
Junger Steinmarder (bajo licencia de Creative Commons).

La garduña (Martes foina) es uno de los mamíferos carnívoros más abundantes, bonitos y difíciles de observar de la fauna ibérica. Sus hábitos nocturnos nos obligan a recurrir a la búsqueda de sus huellas y rastros para poder conocer su población, área de distribución y alimentación. Con un poco de paciencia al buscar sus pasos, nos sorprenderá su ubicuidad y su costumbre de entrar en pleno corazón de las ciudades y pueblos. Encontraremos sus huellas, principalmente, en los caminos y senderos que les sirven para sus desplazamientos nocturnos. Bastante más complicado será encontrar sus cagarruteros o letrinas. Poco llamativos y escondidos, aportan gran cantidad de información sobre su alimentación omnívora y sumamente adaptable a los recursos disponibles en su territorio.

Letrina garduña
Letrina de garduña (Martes foina) .

En este caso, una garduña ha elegido para vivir y depositar sus excrementos en la torre de la iglesia de un pueblo de la sierra de Béjar. Su discreción le permite entrar cada noche como un fantasma en el corazón de este pueblo serrano para seguir alimentando a su familia. Al amparo de la oscuridad, consigue sortear a los perros (y a algunos humanos) que no dudarían en atacarla. Su contenido de hollejos rojizos y diminutas semillas, delatan su alimentación frugívora y las fechas otoñales de la foto, estación generosa que ofrece ingentes cantidades de recursos a todos los animales de nuestros campos.

Huella garduña señada
Huella garduña

Las huellas de la garduña suelen encontrarse en los caminos que usa para prospectar su territorio. Su aspecto recuerda ligeramente a la huella de un gato En este caso, la posición del primer dedo (el más pequeño y retrasado) y del talón nos permiten descubrir que se trata de la mano derecha. Su escaso peso, apenas un kilo, requiere de suelos blandos para dejar una impresión de calidad. Estas fechas de lluvias son inmejorables para salir al campo y jugar a detectives de éstas y otras muchas huellas.

Sobre las muchas huellas, rastros y señales legadas por la vida silvestre en su quehacer diario, habrá tiempo de hablar durante nuestro CURSO DE INTRODUCCIÓN AL RASTREO DE LA FAUNA DE CASTILLA Y LEÓN que celebraremos los días 22, 23 y 24 de febrero en el centro de formación profesional Lorenzo Milani (Cabrerizos, Salamanca). Tendremos dos tardes enteras de formación teórica y un día completo de campo, para iniciarnos en la búsqueda e identificación de las huellas y rastros de nuestra fauna.

Estructura y horario del curso:

Jueves 22 de febrero: 16:30 a 20:30 horas.

  • Charla: Conociendo las huellas, rastros y señales de los mamíferos de Castilla y León:
    • Pasos a seguir a la hora de encontrar un rastro e identificarlo correctamente.
    • Información que nos aporta un rastro.

Viernes 23 de febrero: 16:30 a 20:30 horas.

  • Charla: Conociendo las huellas, rastros y señales de las aves de Castilla y León:
    • Huellas y rastros de las principales aves de Castilla y León.
    • Dónde buscar huellas de aves.
    • Información extraíble de un rastro.
  • Taller de introducción al análisis de egagrópilas.

Sábado 24 de febrero: 09:30 a 18:30 horas. Jornada de prácticas en el campo:

  • Ruta práctica de rastreo e interpretación del paisaje.
  • Selección de los mejores lugares para buscar huellas y rastros.
  • Identificación de rastros dentro de un área determinada.

Se coordinará la salida de los coches para que las personas sin transporte puedan acudir al curso. Aquellos que no dispongáis de coche, llamadnos al 635158497 y 654438367.

Objetivo del curso: familiarizarnos con el reconocimiento de las huellas y rastros de la fauna de Castilla y León que nos encontremos en nuestras jornadas de campo. Bajo ningún concepto, se pretende animar a poner en práctica conductas que puedan suponer una molestia o amenaza contra nuestra fauna. Se trata de un curso de conocimiento de la Naturaleza y no de cómo encontrar madrigueras o nidos. El respeto por nuestros compañeros de planeta es prioritario sobre cualquier otra pretensión.

Precio del curso 35 euros.

Lugar de realización: Centro de F.P.E Lorenzo Milani (Cabrerizos, Salamanca)

Inscripciones:

Centro de F.P.E Lorenzo Milani

Teléfono: 923180831

centromilani@gmail.com

Información:

Para cualquier aclaración o petición de más información, contacten con nosotros en: contacto@aquilanaturaleza.com y en los teléfonos 635158497 y 654438367.

Nos vemos rastreando.

Descubriendo al zorro.

zorro
Contemplando esta foto, ¿Acaso es posible imaginar un animal ibérico más hermoso, más grácil y más digno de respeto y admiración que el zorro? (Fotografía: Carlos Romo).

Si no existiera el lobo, sin duda alguna, el zorro ostentaría el obsceno galardón de ser el animal más odiado y perseguido de España. Durante nuestro Curso de Introducción al Rastreo pretendemos mostraros toda la belleza de este animal mágico. Nos acercaremos con respeto a su secreto territorio para comprobar su impagable labor como aliado de nuestros agricultores y ganaderos. Creyendo firmemente en el papel benefactor de los depredadores, veremos cómo el zorro, ¡y todos los roedores!, son actores principales e insustituibles en el relato sabio e inmemorial de la vida de nuestros bosques.

Con seguridad, el zorro (Vulpes vulpes) es el carnívoro de tamaño medio más abundante, ubicuo, resistente a las transformaciones de los ecosistemas por parte del ser humano y, desgraciadamente, el perseguido con más saña por su natural depredación sobre especies cinegéticas ¡¡cómo si después de millones de años no tuviera derecho a comer!!

Huella zorro
¿Huellas de zorro o de perro?

La huella del zorro es una de las más habituales de cuantas podemos encontrar en nuestros paseos de campo. Muy semejantes a la del perro, resulta claramente menor que la de la mayoría de las variedades del mejor amigo del ser humano. Marcan 4 dedos (aunque tienen 5 en las patas anteriores) y sus dimensiones son de unos 5 cm de longitud y unos 3 a 4 cm de ancho. En la parte inferior de esta fotografía, podemos ver una pata posterior de zorro (a la izquierda) y una pata anterior de perro (a la derecha). Para la gran mayoría de los mamíferos, las patas anteriores, que corresponden a nuestras manos, son proporcionalmente más anchas y con más espacio entre los dos dedos delanteros (3º y 4º), que las huellas de las patas posteriores. Las huella trasera tiene un aspecto más alargado, fino y entre sus dedos delanteros apenas se aprecia espacio. Las uñas finas, su aspecto alargado, el nítido espacio entre los dedos y la almohadilla metacarpiana y la X que se puede dibujar entre sus almohadillas (de las patas posteriores) permiten separar, con razonable acierto, las huellas del zorro de las de un perro.

Huella zorro barro
Huella zorro en el barro

En esta huella marcada en el barro fresco, se puede apreciar con claridad el denso pelaje que cubre las patas del zorro, muy al contrario de las más lampiñas patas del perro.

caca-zorro
Excremento de zorro. Fotografía de Aquila Naturaleza.

Los zorros delimitan sus territorios con llamativos excrementos de olor intenso y aspecto perruno. Este marcaje visual y olfativo busca delimitar y defender sus posesiones sin tener que recurrir al enfrentamiento físico con otros ejemplares. Cuando estos excrementos se encuentran sobre emplazamientos elevados, piedras y matorrales en los caminos que usa para desplazarse, se puede afirmar, con razonable certeza, que se trata de un macho, siendo el marcaje de las hembras más discreto y directamente sobre el suelo. Su forma es alargada, con varias volutas y de un tamaño que oscila entre los 5 y los 20 centímetros. Su color y composición reflejan su alimentación generalista y sumamente adaptable a los recursos disponibles. Suelen ser oscuros-morados en el otoño, cuando se alimentan de las dulces moras. Si han consumido los frutos del rosal silvestre, escaramujo o “tapaculos”, se pueden observar los hollejos rojizos de este fruto tan abundante y rico en vitaminas. Esta dieta frugívora es de enorme importancia en la dispersión de incontables semillas por toda su área de campeo. La mayor parte del año, el contenido principal de estos excrementos son los pelos grises y cortos de los roedores sobre los que depreda intensamente y tanto ayuda al agricultor a “controlar” las polémicas explosiones de topillos campesinos (Microtus arvalis).

madriguera-zorro
Madriguera de zorro. Fotografía de Aquila Naturaleza.

Los zorros excavan madrigueras al amparo de la vegetación y de rocas de gran volumen. Estas zorreras son el hogar de las familias durante la delicada época de cría. Fuera de este periodo, los zorros no suelen utilizarlas y se encaman al abrigo del matorral. Su aspecto exterior recuerda vagamente al de las conejeras, claramente menores en el diámetro de sus bocas, y se pueden llegar a confundir con los muy similares hogares del tejón (en la siguiente entrada del blog hablaremos de cómo diferenciar zorreras, tejoneras y conejeras). Cuando hay crías, que por su indefensión todavía se esconden en estos refugios subterráneos, se pueden encontrar restos de alimentos a la entrada de las madrigueras. La presencia de moscas y el olor zorruno intenso son claros indicativos de su ocupación. En ocasiones, comparten huras con los tejones, aunque son conocidos los casos en los que los tejones los expulsan e incluso llegan a matarlos. Su fuerza y potencial agresividad los convierten en peligrosos vecinos para nuestros valientes e inteligentes raposos.

nieve-zorro
Huella del zorro en la nieve. Fotografía de Aquila Naturaleza.

La larga y tupida cola del zorro le sirve de práctico balancín en sus desplazamientos y en sus rápidos y zigzagueantes lances de caza.  En zonas nevadas es habitual que su paso quede impreso en la nieve blanda.

pelaje-zorro
El pelaje rojizo del zorro suele quedar enganchado en las numerosas alambradas de espino que atraviesan sus territorios. Su agilidad y su tamaño modesto le permiten salvar con seguridad la mayoría de estas afiladas trampas para la fauna.

Sobre este elegante y listo mamífero, y sobre otros muchos secretos de la vida silvestre de nuestros campos, habrá tiempo de hablar con calma durante nuestro CURSO DE INTRODUCCIÓN AL RASTREO DE LA FAUNA DE CASTILLA Y LEÓN que celebraremos los días 22, 23 y 24 de febrero en el centro de formación profesional Lorenzo Milani (Cabrerizos, Salamanca). Tendremos dos tardes enteras de formación teórica y un día completo de campo para iniciarnos en la búsqueda e identificación de las huellas y rastros de nuestra fauna.

Estructura y horario del curso:

Jueves 22 de febrero: 16:30 a 20:30 horas.

  • Charla: Conociendo las huellas, rastros y señales de los mamíferos de Castilla y León:
    • Pasos a seguir a la hora de encontrar un rastro e identificarlo correctamente.
    • Información que nos aporta un rastro.

Viernes 23 de febrero: 16:30 a 20:30 horas.

  • Charla: Conociendo las huellas, rastros y señales de las aves de Castilla y León:
    • Huellas y rastros de las principales aves de Castilla y León.
    • Dónde buscar huellas de aves.
    • Información extraíble de un rastro.
  • Taller de introducción al análisis de egagrópilas.

Sábado 24 de febrero: 09:30 a 18:30 horas. Jornada de prácticas en el campo:

  • Ruta práctica de rastreo e interpretación del paisaje.
  • Selección de los mejores lugares para buscar huellas y rastros.
  • Identificación de rastros dentro de un área determinada.

Se coordinará la salida de los coches para que las personas sin transporte puedan acudir al curso. Aquellos que no dispongáis de coche, llamadnos al 635158497 y 654438367.

Objetivo del curso: familiarizarnos con el reconocimiento de las huellas y rastros de la fauna de Castilla y León que nos encontremos en nuestras jornadas de campo. Bajo ningún concepto, se pretende animar a poner en práctica conductas que puedan suponer una molestia o amenaza contra nuestra fauna. Se trata de un curso de conocimiento de la Naturaleza y no de cómo encontrar madrigueras o nidos. El respeto por nuestros compañeros de planeta es prioritario sobre cualquier otra pretensión.

Precio del curso 35 euros.

Lugar de realización: Centro de F.P.E Lorenzo Milani (Cabrerizos, Salamanca)

Inscripciones:

Centro de F.P.E Lorenzo Milani

Teléfono: 923180831

centromilani@gmail.com

Información:

Para cualquier aclaración o petición de más información, contacten con nosotros en: contacto@aquilanaturaleza.com y en los teléfonos 635158497 y 654438367.

¡Nos vemos rastreando!

¿Cuál es el papel de los depredadores y de los roedores en la conservación de nuestros bosques?.

Zorro depredando Eduardo Carrasco
Zorro depredando. Fotografía de Eduardo Carrasco.

La labor benefactora de los depredadores naturales en la salud de nuestros paisajes es una certeza científica que no admite controversias. En esta entrada vamos a conocer una de las muchas aportaciones de éstos (y de todos los seres vivos) en la conservación de los ecosistemas.

Con seguridad, se puede afirmar que los roedores son los principales consumidores de los frutos del bosque. La necesidad de satisfacer sus altas demandas metabólicas, podrían llevarles a devorar una buena parte de los frutos que deberían ser las nuevas generaciones de la vegetación que los sostiene. Su esforzada costumbre de acumular comida en nutridas despensas, no sólo se debe a la imperiosa necesidad de reservar alimento para los largos meses de invierno, sino también, a la presión que sufren por parte de depredadores como las rapaces, los zorros o las garduñas, todos profundamente odiados y acosados por algunos humanos. La caza que ejercen todos estos depredadores silvestres, obliga a los pequeños roedores a acumular todo tipo de frutillos en la seguridad de sus refugios. Este acopio de frutos en el fondo de galerías subterráneas, debajo de rocas y troncos y hasta en las tacitas de nidos abandonados de pájaros, permite que las semillas puedan escapar de la vista de otros depredadores y, lo que resulta indispensable para su germinación, permanecer ocultos y frescos, justo lo que requieren para arraigar y dar lugar a futuros y magníficos árboles y arbustos o a modestas y generosas gramíneas. De no ser por la presión de los pequeños carnívoros (comadrejas, pequeñas rapaces) y grandes carnívoros (zorro, lobo, grandes rapaces), los roedores y otros granívoros de mayor porte (jabalíes, ciervos, etc), literalmente, “arrasarían” con la esperanza de nuevos bosques. Eliminando a las rapaces y a todos los animales que cumplen la labor de ser los garantes de la “estabilidad” de nuestros paisajes, rompemos el frágil equilibrio entre productores y consumidores, repercutiendo de forma insospechada en el complejo engranaje de la Naturaleza. Así de sencillo: tener menos rapaces y zorros supone tener más roedores y menos árboles.

Entonces, ¿deberíamos exterminar a los roedores para tener más bosques y más sanos? Peor aún. Sin su laboriosa trasiego de semillas (a veces a varias decenas de metros), alejándolos de los árboles y arbustos productores, la presión que estas nuevas generaciones ejercerían sobre sus “padres”, supondría tal competencia por el espacio, la luz y el alimento, que el bosque no sería otra cosa que una maraña de ejemplares de escaso porte y frágil salud, expuestos al fuego y privados de la vitalidad y los muchos recursos que un bosque equilibrado, con sus árboles, arbustos, pastizales y calveros, ofrece a todos los animales de muchos kilómetros a la redonda. En la Naturaleza nadie ni nada sobra.

elanio-con-presa
Elanio azul  de depredando sobre un roedor (Fotografía: Miguel Rouco).

Sobre este complejo y delicado equilibrio de los ecosistemas, y sobre otros muchos de los secretos de la vida silvestre, habrá tiempo para hablar durante nuestro CURSO DE INTRODUCCIÓN AL RASTREO DE LA FAUNA DE CASTILLA Y LEÓN que celebraremos los días 22, 23 y 24 de febrero en el centro de formación profesional Lorenzo Milani (Cabrerizos, Salamanca). Tendremos dos tardes enteras de formación teórica y un día completo de campo, para iniciarnos en la búsqueda e identificación de las huellas y rastros de nuestra fauna.

Estructura y horario del curso:

Jueves 22 de febrero: 16:30 a 20:30 horas.

  • Charla: Conociendo las huellas, rastros y señales de los mamíferos de Castilla y León:
    • Pasos a seguir a la hora de encontrar un rastro e identificarlo correctamente.
    • Información que nos aporta un rastro.

Viernes 23 de febrero: 16:30 a 20:30 horas.

  • Charla: Conociendo las huellas, rastros y señales de las aves de Castilla y León:
    • Huellas y rastros de las principales aves de Castilla y León.
    • Dónde buscar huellas de aves.
    • Información extraíble de un rastro.
  • Taller de introducción al análisis de egagrópilas.

Sábado 24 de febrero: 09:30 a 18:30 horas. Jornada de prácticas en el campo:

  • Ruta práctica de rastreo e interpretación del paisaje.
  • Selección de los mejores lugares para buscar huellas y rastros.
  • Identificación de rastros dentro de un área determinada.

Se coordinará la salida de los coches para que las personas sin transporte puedan acudir al curso. Aquellos que no dispongáis de coche, llamadnos al 635158497 y 654438367.

Objetivo del curso: familiarizarnos con el reconocimiento de las huellas y rastros de la fauna de Castilla y León que nos encontremos en nuestras jornadas de campo. Bajo ningún concepto, se pretende animar a poner en práctica conductas que puedan suponer una molestia o amenaza contra nuestra fauna. Se trata de un curso de conocimiento de la Naturaleza y no de cómo encontrar madrigueras o nidos. El respeto por nuestros compañeros de planeta es prioritario sobre cualquier otra pretensión.

Precio del curso 35 euros.

Lugar de realización: Centro de F.P.E Lorenzo Milani (Cabrerizos, Salamanca)

Inscripciones:

Centro de F.P.E Lorenzo Milani

Teléfono: 923180831

centromilani@gmail.com

Información:

Para cualquier aclaración o petición de más información, contacten con nosotros en: contacto@aquilanaturaleza.com y en los teléfonos 635158497 y 654438367.

 

Celebrando el Día Mundial de los Humedales en Alba de Yeltes.

El domingo 4 de febrero, a pesar de las condiciones meteorológicas, celebramos el Día Mundial de los Humedales,  pudimos disfrutar de ellos y de las maravillas que esconden.

Espero que hayáis disfrutado tanto como nosotros.

Nos vemos muy pronto.

 

Resumen ruta de naturaleza: La Alberca- Miranda del Castañar con el colegio de Médicos

Este sábado (3 de febrero)  tuvimos la gran suerte de poder disfrutar de una maravillosa ruta de naturaleza junto a los buenos amigos del Colegio Oficial de Médicos de Salamanca. La ruta elegida fue un sendero que une las localidades serranas de La Alberca y Miranda del Castañar, en pleno corazón de la sierra de Francia.

A lo largo de toda la ruta, la alta montaña y el frío fueron nuestras compañeras de viaje,   pudimos disfrutar de un bosque atlántico de robles y castaños, de olivos, cerezos del mediterráneo, todo un placer para todos los sentidos.

Muchísimas gracias por compartir con nosotros este día tan especial.

Nos vemos en la próxima.