Todo un fin de semana entre aves, berrea y estrellas.

El fin de semana del 6 y 7 de octubre hemos celebrado por todo lo alto el Día Mundial de las Aves junto a un montón de buenos amigos. Gracias a sus ayuntamientos, hemos disfrutado de una ruta ornitológica y de naturaleza por las orillas del río Tormes, en Barco de Ávila, y de un divertido taller de manualidades y de un paseo para conocer los tesoros escondidos en las calles y edificios de Villaralbo (Zamora).

Paseo ornitológico y de naturaleza desde el magnífico Castillo de Valdecorneja y por la fantástica aliseda del río Tormes a su paso por Barco de Ávila. Durante el camino nos acompañaron: lavaderas blancas, cascadeñas, dimos la bienvenida a los recien llegados del norte de Europa a los cormoranes y nos deleitamos con el majestuoso záfiro azul, Martín pescador. La posición elevada de su castillo permite contemplar una panorámica donde se dominan las sierras de Barco y de Béjar y descubrir la huella poderosa que los glaciares han esculpido en sus cumbres y laderas.

En Villaralbo hemos podido comprobar cómo todos los pueblos y ciudades pueden ofrecernos divertidos recursos para disfrutar de un día entre las aves y la naturaleza más cercana. La vitalidad y capacidad de fascinación de los niños permiten vivir con intensidad cualquier actividad.

Y como no todo son aves en la naturaleza, hemos aprovechado, una de las últimas ocasiones de este año, para asistir al espectáculo cargado de testosterona de la berrea de los ciervos. Aunque ha sido un año muy irregular, igualmente ha sido todo un privilegio poder vivirlo y compartirlo con un buen grupo de apasionados de la vida silvestre. La oscuridad y la temperatura suave de la noche permitieron deleitarnos con la observación de las principales constelaciones del comienzo del otoño y de un deslumbrante, aunque lejano, Saturno. Un delicioso colofón para la última noche del verano.

Queremos dar las gracias a los ayuntamientos de Barco de Ávila y de Villaralbo por habernos brindado esta oportunidad de poder acercar la naturaleza a sus ciudadanos. Conocer algo es el primer paso para cuidarlo. Igualmente, queremos agradecer su participación a todos los que nos acompañaron en un fin de semana muy intenso y gratificante.

¡¡Nos vemos pronto para seguir disfrutando del campo!!

Anuncios

Día Mundial de los Animales.

DSC03040

El corzo: el ladrido ahogado de los montes.

En este Día Mundial de los Animales nos queremos acordar de una criatura, tan preciosa como discreta, que nos está dando muchas alegrías y algunos sustos en estos días de campo en busca de la berrea: el corzo.
Al contrario que otros muchos animales, este pequeño cérvido está experimentando una esperanzadora recuperación en nuestras sierras y riberas. El éxodo rural (con sus cosas buenas y malas) está permitiendo que los bosques primigenios se recuperen y ofrezcan el refugio y alimento necesario para este pequeño y entrañable duende del bosque.
En este caso, se trataba de un bonito macho solitario el que nos dio un pequeño susto y una gran alegría. No muy lejos, y dentro de su modesto territorio, una hembra con su cría de esta primavera, pacían tranquilas en los últimos pastos verdes del fondo del valle.
Ojalá podamos seguir celebrando esta fiesta por muchos años y, siempre, con un montón de buenos amigos como el corzo.

Bienvenido otoño.

DSC03557

Una buena forma de dar la bienvenida al otoño es disfrutar de la berrea de los ciervos y admirar la labor amantísima de las ciervas con su cría del año. Aunque ya han crecido mucho desde qué llegaron al mundo en mayo, los ciervos jóvenes aún serán la sombra de sus madres hasta qué nazca el nuevo recental producto del celo de estas fechas. Incluso después, permanecerán muy unidos para el resto de sus vidas en grupos matriarcales.

¡Regálate Naturaleza!

Paseos de descubrimiento de la naturaleza para celebrar la Semana Europea de la Movilidad en Villamayor.

Este viernes pasado (22-09) tuvimos la gran suerte de poder disfrutar de dos fantásticos paseos de naturaleza para celebrar la Semana Europea de la Movilidad junto al ayuntamiento de Villamayor. Sin necesidad de utilizar el coche, nos acercamos a la sorprendente y poco conocida naturaleza que albergan nuestras ciudades y pueblos.

Por la mañana tuvimos la fortuna de que nos acompañaran los buenos amigos de ASPACE, en una de esas experiencias que te permiten recuperar la fe en la vida y en el ser humano.

Por la tarde, el paseo recorrió uno de los parques de la ciudad. La extraordinaria diversidad botánica de este espacio verde, nos permitió hacernos sentir como si estuviéramos viajando por todo el mundo. Secuoyas de California, olmos de Siberia, arces del Canadá, tilos y fresnos de la Europa húmeda y encinas, olivos y alcornoques de la cuenca del mediterráneo. Todo un paseo por el mundo sin salir de la ciudad.

POr la tarde

Ojalá que cada día valoremos más nuestro entorno natural más cercano (y el no tan cercano) y contribuyamos a su cuidado y conservación a largo plazo.

Y muchísimas gracias al ayuntamiento por darnos esta oportunidad enriquecedora y a todos los participantes que lo hicisteis posibles.

¡Hasta la próxima!

 

 

El gorrión más triste del mundo.

Gorrion
Gorrión (Passer domesticus).

El gorrión (Passer domesticus) es el ave urbana por excelencia. Inteligentes, adaptables y luchadores irreductibles, sus piídos agudos y sus peleas escandalosas han sido la banda sonora del patio y las calles de mi infancia. Literalmente, no había calle, edificio o parquecito que no tuviera su propia bandada de gorriones dispuesta para aprovechar cada miga de pan de los manteles sacudidos a la calle o los gusanitos que los niños perdían al comer glotonamente. Orgullosos y decididos como leones o lobos, no dudaban en enfrentarse con cualquier otra bandada que osara acercarse a su territorio. Muy tristemente, esto ya es parte de una muy triste historia en la que hemos visto desparecer, o mejor dicho, habría que decir, hemos hecho desaparecer a un ave que siempre nos pareció capaz de superar cualquier reto. En nuestras ciudades actuales, con casas que parecen juguetes de Lego, ya no queda el menor agujero para esconder sus nidos. Tampoco encuentran ya su imprescindible dieta de insectos, con sus las proteínas animales necesarias para que sus pollos crecieran sanos. El veneno de coches y calefacciones, que como una nube tóxica se arremolina entre edificios y peatones, ha matado su comida. ¿Hace cuántos años que no ves nubes de pollillas rodeando en verano las farolas de la calle o los potentes focos que iluminan los edificios históricos? o ¿cuánto hace que no tienes que cerrar las ventanas en verano para evitar que se cuelen en casa, si es que quieres ver la tele sin asfixiarte con el calor de las noches más tórridas de verano? ¿Cuánto hace que no ves lagartijas solearse en los muros de tu barrio, si es que quedan muros? ¿Y tijeretas? ¿Te acuerdas de los saltamontes y escarabajos que pululaban por los patios de los colegios o los solares que había aún en muchas calles de cualquier ciudad? Tu coche, mi coche, nuestra calefacción lo han envenenado todo, incluido a ti, a tu familia de ahora y a las que vendrán. Deja tu coche en casa, camina, coge el autobús si vas lejos, ponte una chaqueta para estar en casa y baja la calefacción, pide que se cierren ventanas y puertas en tu trabajo y colegio para que no se escape el calor de la calefacción en pleno invierno… Hay tantas cosas que podemos hacer y tenemos ya tan poco tiempo. Muy tristemente, hay muchos otros gorriones y animales de todo tipo que podemos considerar como los más tristes del mundo. Cuida de tu forma de vida o tendrás, ¡tendremos que arrepentirnos!, de algo mucho más serio de lo que nunca imaginamos.

¿Quieres tener menos problemas de suciedad con las palomas domésticas? ¡Cuida de sus depredadores y de sus hábitats!

Una denuncia recurrente en las ciudades es la suciedad que genera la paloma doméstica (Columba livia. Var. Domestica). Una de las claves fundamentales que explicarían su aumento poblacional (y las molestias consiguientes) es la desaparición de gran parte de sus depredadores naturales (rapaces, córvidos, mamíferos de mediano tamaño, etc) debido a la persecución directa ejercida por el ser humano y a la destrucción de sus hábitats.
A su paso por las ciudades, los ríos lucían densos bosques de ribera en sus orillas e islas. Hoy solamente persiste la vegetación natural en las islas donde hay menos acceso e intervención. Conservar estos retazos del bosque de ribera original, con sus grandes árboles y sus marañas de arbustos (la tan odiada maleza) permitirá que todos estos depredadores de las palomas puedan seguir cumpliendo su natural depredación sobre sus presas.
Esta mañana, Martín Mas, ha compartido sus fotos de una familia de águilas calzadas, uno de los “enemigos” más efectivos de las palomas. Esta familia está criando a sus pollos, con éxito y bastante retraso, en un gran álamo negro de una de las últimas islas sin presión humana que aún persisten en el río Tormes a su paso por Tejares (Salamanca) Si somos capaces de conservar esta isla, tal y como está, las rapaces nos ayudarán a reducir el número de palomas y sus molestias y, además, nos regalará el magnífico espectáculo diario de sus vuelos sobre nuestra ciudad. Es un muy buen trato.
Cuida la Naturaleza y ésta cuidará de ti.