¡¡¡LLUEVEN BÚHOS!!!!

Buhos
Pollo de búho chico. Autor de la fotografía: Miguel Rouco.

Con la llegada de la primavera nos podemos encontrar con una grata e inesperada sorpresa: ¡¡comienzan a llover pollos de búho!! Como si brotaran del suelo, en algunos jardines urbanos y en otro tipo de bosques podemos descubrir a unas desaliñadas y aún desplumadas crías de rapaces nocturnas.

Lejos de estar indefensos, los pollos de cárabo, búho chico y real y otras especies de rapaces nocturnas, pueden lanzarse al suelo desde sus nidos antes de poder volar. Confiando en el camuflaje perfecto de sus plumas, se confunden entre hojas y ramas y no suelen ser descubiertos por sus depredadores silvestres, como zorros o garduñas.

Cuando un paseante se topa con semejante sorpresa, es razonable que piense que se encuentran en peligro y que, con toda su buena voluntad, quiera ayudarlos llevándoselos a casa o, con suerte, a algún centro de recuperación de animales como los que hay repartidos por todo el país.

Salvo que muestren alguna herida sangrante, un golpe visible o que corran un peligro real, por presencia de perros, gamberros o tráfico de coches, deberemos dejarlos en el mismo lugar que nos los hemos encontrado. Ni mucho menos están abandonados. Con seguridad, sus padres estarán contemplando la escena y bajarán a alimentarlos tan pronto como nos hayamos alejado. En este caso, nuestra buena intención de querer recoger a un animal que parece abandonado, será contraproducente, ya que impediremos que los pollos aprendan junto a sus padres todos los trucos de la caza y la supervivencia en el medio natural. La naturaleza sabe cuidarse sola aún cuando nos parezca que se encuentra desamparada.

Si te encuentras con algún pollo en peligro o con cualquier animal silvestre que pueda encontrarse herido y requiera de ayuda veterinaria, ponte en contacto con el SEPRONA (Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil) en el número 062 o con el servicio territorial de medioambiente de tu provincia. Ellos se encargarán del traslado del ejemplar herido hasta el hospital de fauna más cercano para que sea adecuadamente atendido. Tu tiempo y tu llamada puede salvarle la vida a un animal.

¡Disfrutad de esta primavera fantástica!

Anuncios

¡¡Nuestra basura sabe viajar!!

Cuesta creer que en pleno siglo XXI, una parte importante de la sociedad española siga siendo tan incivilizada. Resulta, literalmente, imposible mirar a las cunetas de cualquier carretera o a las propias calles de muchos de nuestros pueblos y ciudades, y no encontrar auténticas montañas de basura. Como una peste, plásticos, botellas, papeles, cajas se reparten obscenamente por doquier.

Toda esta basura, que irresponsablemente y sin pudor arrojamos a las cunetas y al suelo, si nadie la recoge, antes o después, arroyos, ríos o el propio viento la arrastrarán decenas y cientos de kilómetros hasta el mar, para quedar varada en nuestras playas y, finalmente, descomponerse y entrar a formar parte de nuestra propia dieta, envenenando a su paso, acuíferos, suelos y el tesoro de cristal de nuestros mares y océanos.

¡¡RESPETAR LOS NIDOS DE LAS AVES ES FÁCIL!!

Con la llegada de la primavera y el regreso a Europa de las golondrinas y los aviones, después de superar sus peligrosos y larguísimos viajes desde sus cuarteles de invernada en África, conviene recordar que respetar sus nidos, no sólo es una obligación legal, sino, también, un deber con unas aves que nos protegen de los mosquitos (¡¡qué también cumplen su función en la naturaleza!!) y alegran con sus cantos, vuelos y plumas nuestras ciudades y pueblos.

Con muy poco esfuerzo se pueden conservar los nidos de estas aves. La mayor molestia que nos ocasionan los nidos en nuestras casas son los excrementos que nos dejan. Sin necesidad de tener que llegar a tirarlos, se pueden encontrar alternativas que eviten destruir sus hogares y todo el esfuerzo de pájaros que luchan duro para sacar adelante a sus polluelos. Es tan sencillo como colocar un pequeño cartón debajo del nido para evitar que los excrementos manchen suelos y repisas. Apenas es un gesto para nosotros, pero para golondrinas y aviones es la misma vida de su familia.

Es una verdadera lástima que todo el esfuerzo de unas aves que apenas pesan 20 gramos, y que han sido capaces de emprender colosales migraciones atravesando miles de kilómetros de desiertos y mares, se pueda echar a perder al llegar a España por unos excrementos (¡¡Qué a ninguno nos hacen gracia!!) que se pueden limpiar con un poco de agua y un pañuelo.

Los pequeños gestos para cuidar de nuestras aves son poderosos. A cambio, ellas nos recompensarán con la alegría maravillosa de sus cantos y mil colores.

¡Nos vemos en el campo!

En la Naturaleza también hay buenas noticias.

Después de que, Rayo, el macho de halcón peregrino de la pareja de la Catedral de Salamanca se electrocutará este invierno en un poste de la luz mal aislado, nos temimos la pérdida de este territorio que tanto nos hace disfrutar a todos los que paseamos por Salamanca.

Afortunadamente, un nuevo macho ha llegado y se ha unido a la hembra para formar una nueva pareja. Para afirmar su relación y asegurar la supervivencia de la especie, han iniciado una fogosa primavera. Probablemente, antes de que finalice este mes de marzo, habrán hecho su puesta en su nido habitual. Serán entre 2 y 4 huevos que incubarán durante 28-30 días. Tras muchas cebas con todo tipo de aves, los pollos volarán a los 35-40 días y seguirán durante un mes dependiendo de los adultos para alimentarse. Progresivamente se irán haciendo más independientes hasta que, finalmente, inicien una vida “peregrina” durante dos años, momento en el que ya adultos buscarán ocupar y defender un territorio propio, formar una pareja y sacar adelante a su propia familia.

Ojalá que ninguna rapaz más tuviera que morir en nuestros tendidos eléctricos, ni tiroteados, ni envenenados…

Las fotos que Juanjo Bautista (Maestro Naturalista y dibujante de Naturaleza de Salamanca) ha compartido con nosotros, captan el delicado momento de la cópula de esta pareja de bellísimos y velocísimos halcones vecinos de Salamanca.

17202902_1906556532958771_9140560425943536758_n
Halcón peregrino en la catedral de Salamanca. Fotografía de Juanjo Bautista.
17203008_1906556602958764_1985303101815549388_n
Halcón peregrino en la catedral de Salamanca. Fotografía de Juanjo Bautista.

¡¡Mucha suerte pareja!!

Cuando se quiere respetar a los árboles se encuentra modo de integrarlos.

¡Feliz Día Mundial de los Humedales!

Como cada 2 de febrero se celebra el Día Mundial de los Humedales, muchos de ellos no resultan espectaculares pero para incontables millones de seres vivos, incluidos los humanos, son su principal fuente de agua… de vida.

¡Conócelos y disfrutalos!

azud-villagonzalo
Azud de Villagonzalo al este de Salamanca. Fotografía de Aquila Naturaleza.

Fiesta de Despedida de las Grullas en el Azud de Riolobos (Salamanca): una fiesta del turismo rural en Villar de Gallimazo y Campo de Peñaranda.

Este fin de semana, 21 y 22 de enero, hemos disfrutado de una fantástica fiesta de turismo de naturaleza y cultura junto a los ayuntamientos de Villar de Gallimazo y Campo de Peñaranda, en el nordeste de la provincia de Salamanca.

Aprovechando el momento culminante de la estancia invernal de esta ave magnífica en España, hemos celebrado la primera Fiesta de Despedida de las Grullas en el Azud de Riolobos. Combinando el disfrute del patrimonio natural de estas tierras meseteñas y de su riquísimo y desconocido patrimonio cultural e histórico, más de 200 personas se han acercado a conocer dos pequeños pueblos que guardan muchos tesoros para el viajero curioso.

A lo largo de dos días completos hemos celebrado talleres especialmente pensados para que los más pequeños puedan iniciarse en su acercamiento a la naturaleza; paseos de descubrimiento de la naturaleza más cercana a nuestros pueblos y que, casi nunca, recibe la atención que merece; visitas a su legado cultural en forma de vías pecuarias, iglesias mudéjares y paisajes repletos de historia; y, para culminar por todo lo alto, uno de los mayores espectáculos de la fauna europea, una espera a la llegada diaria de los bandos ruidosos y geométricos de las grullas que han estado alimentándose durante todo el día y que, como cada noche durante su estancia invernal entre nosotros, se concentran para pasar las crudas noches en las orillas de este humedal privilegiado y olvidado.

cuaderno-de-campo
Cuaderno de campo elaborado por los jóvenes participantes para que nada se olvide en nuestro día de campo. Por supuesto, las grullas son las principales protagonistas de sus páginas de naturaleza. (Fotografía Aquila Naturaleza).
cafe
En pleno invierno se agradece comenzar las actividades de campo con un café caliente y unas perronillas. Cuidar a la gente que te ofrece su tiempo y atención es una obligación y un placer. (Fotografía Aquila Naturaleza).
camino
Guillemo buscando avutardas.Fotografía Aquila Naturaleza

El entorno inmediato de nuestros pueblos es un lugar extraordinario para una ruta de naturaleza que nada tiene que envidiar a las que se pueden realizar en otros espacios más reconocidos. Estos paisajes que prospectamos con nuestros telescopios y prismáticos son los campos donde se alimentan las grullas durante su crucial estancia invernal en España. Junto a ellas, pudimos encontrar a las gigantescas avutardas y a los ágiles aguiluchos pálidos y laguneros.

topillo
Guillermo señalando una topillera. Fotografía Aquila Naturaleza.

A lo largo de nuestros paseos de descubrimiento de la naturaleza pudimos conocer, no sólo tesoros naturales, sino también su problemática. Sin duda alguna, las explosiones cíclicas de poblaciones de topillos campesinos (Microtus arvalis) y su lucha biológica es un tema recurrente en la Meseta Norte. Sin necesidad de recurrir al uso de veneno y a la destrucción por quema y roturación de las últimas lindes y riberas de estos paisajes profundamente alterados por la acción humana, existe una larga lista de depredadores que ya efectúan un control efectivo de sus poblaciones. En este caso señalamos la entrada al sistema de galerías de estos topillos y dos grandes agujeros por encima, que corresponden a la labor predatoria del zorro sobre esta colonia. Es tan sencillo como: si respetamos a los zorros, a las garduñas, a los cernícalos y a todas nuestras rapaces nocturnas tendremos menos topillos y menos daños en las cosechas.

Hasta los más recios paisajes permiten aprender sobre la vida secreta de la naturaleza. Jugar a investigar las huellas de los animales ofrece un recurso educativo sumamente atractivo para los niños. Un niño que se aburra en una actividad será un padre que no repetirá experiencia con nosotros.

Nuestros pueblos están haciendo un enorme esfuerzo para cuidar su patrimonio que, realmente, es el de todos. Visitar estos templos supone una sorpresa profundamente gratificante para todos aquellos que deciden salirse de las rutas turísticas tradicionales. Las localidades pequeñas y olvidas en la inmensidad de los espacios que quedan entre los destinos visitados por el público general, atesoran una gran parte del conjunto del patrimonio cultural de nuestro país. El café, el bocadillo o el menú que consumamos en sus bares y tiendas supondrán un apoyo a los negocios locales que están en la base de la vida de sus gentes y, sin duda alguna, aportará un argumento crucial de cara a su supervivencia, de ellos y de todo nuestro patrimonio.

azud
El Azud de Riolobos. (Fotografía de Aquila Naturaleza).

El Azud de Riolobos. Aunque no parezca muy llamativo, es el vital hogar y refugio temporal para incontables aves. Garantizar su conservación contribuirá decisivamente a la supervivencia de miles de ejemplares que acuden desde toda Europa para combatir los crudos inviernos de sus países de origen. Igualmente, su mantenimiento en buenas condiciones ecológicas, permitirá convertirlo en una oportunidad turística para la comarca.

Garcetas grandes, garzas reales, ánsares comunes, una solitaria barnacla cariblanca, patos cucharas, cercetas comunes, aguiluchos laguneros y pálidos, esmerejones, miles de gaviotas y, por supuesto, más de 2000 escandalosas y bellísimas grullas se pudieron observar al atardecer en este humedal que se merece todo nuestro cuidado.

Para concluir con este repaso a este fin de semana extraordinario, queremos dar las gracias a todos los decidieron acompañarnos en las actividades. Muy especialmente, deseamos agradecer toda la colaboración prestada por los ayuntamientos y pueblos de Villar de Gallimazo y Campo de Peñaranda. El próximo año repetiremos esta experiencia que ha sido tan grata y enriquecedora.

¡¡Muchas gracias a todos y nos vemos en la próxima!!