“Estudia la naturaleza, ama la naturaleza, acércate a la naturaleza. Nunca te fallará”. (Frank Lloyd Wright).

Maravillas desde mi ventana: Venus.

En estos días de necesario confinamiento, no tenemos por qué renunciar a disfrutar de los muchos tesoros de la Naturaleza.

Cada anochecer, incluso antes de la puesta definitiva del Sol, se asoma a nuestra ventana un espectáculo fascinante. Como si se tratara de un potente faro que cruza tímidamente el cielo, el planeta Venus brilla luminoso sobre el cielo occidental. Siguiendo de cerca los pasos del Sol (en otros meses del año se anticipa a su salida matutina), recorre el cielo sin parpadear, como sí lo hacen las estrellas.

356870086_04cde2474f_b
Venus. La imagen tiene licencia bajo por Jeffrey Beall.

Cuando esta noche el giro diario de nuestro planeta oculte al astro rey por el oeste, y su potente luz quede eclipsada durante unas horas, será en ese momento cuando Venus, la Estrella de la Tarde, podrá finalmente destellar con fuerza reflejando la poderosa luz del Sol.

Esta tarde, con las últimas luces del día, asómate a la ventana mirando hacia donde el Sol se pone y podrás descubrir a este bello y luminoso lucero.

¡Todo un espectáculo!

 

 

 

Conociendo el universo observando el cielo de Salamanca, gracias a la Fundación Ciudad de Saberes.

Durante el mes de febrero, conocimos el universo, gracias a la #FundaciónCiudadDeSaberes y a todos los centros escolares que quisieron participar en esta actividad.

WhatsApp Image 2020-03-24 at 18.37.53

Nos hemos acercado a la historia de la Astronomía y de las civilizaciones y científicos que la protagonizaron; descubrimos los fenómenos astronómicos observables en el cielo de Salamanca a lo largo del año y los consejos básicos para su observación; y mostramos cómo el ser humano se ha esforzado, y sigue haciéndolo, por desentrañar los muchos misterios que el Universo infinito le sigue planteando.

¡Muchas gracias por haberlo hecho posible!

El exquisito regalo diario de los polinizadores.

En la naturaleza todo y todos somos tan absolutamente indispensables que sería muy difícil poder afirmar cuál es la planta o animal que tiene más trascendencia en la salud y en el buen funcionamiento de esta maquinaría inmensa y asombrosa que es la Vida.

Indudablemente, deberíamos hablar de las plantas, con su impagable labor en la producción vegetal a través del proceso mágico de la fotosíntesis.

También deberíamos hablar del papel crucial de los descomponedores, que transforman la materia orgánica e inorgánica en nutrientes para el conjunto del sistema.

O ¿Cómo no recordar a los indispensables y minúsculos seres, invertebrados, hongos y bacterias, que pacientemente rompen hasta la más dura de las rocas para crear y enriquecer los suelos sobre los que se asienta todo este sistema?

Y si hablamos de animales ¿Qué animales pueden ser más trascendentales y, tristemente, generar mayor rechazo que los modestos y fascinantes insectos? Y, sin embargo, a muy pocos seres vivos debemos tanto. De todos ellos, sin duda, son los polinizadores a los que se pueda considerar como uno de los pilares más firmes sobre los que se asienta este complejo engranaje que es la Vida.

Mucho más allá de las famosas abejas de la miel, existe una incalculable miríada de abejas silvestres, abejorros, avispas, moscas, mariposas y escarabajos que pululan por doquier en busca del dulce y nutritivo néctar y polen de las flores. Con su incansable trasiego diario entre flores, que pueden estar separadas por varios kilómetros de distancia, son los más efectivos de los acarreadores del polen que las fertilizará y que, mágicamente, se materializará en incontables y deliciosos frutos y semillas que, finalmente, serán las futuras plantas que volverán a dar origen a todo lo que llamamos Naturaleza.

Así que mejor no lo olvidemos. Cada vez que veamos volar una abeja, una mosca o una polilla, recordemos que les debemos buena parte de la comida, oxigeno, medicamentos o tejidos que necesitamos cada día de nuestra vida.

En la Naturaleza nada es superfluo ni tan pequeño como no ser indispensable para su correcto funcionamiento.

Disfrutando de la naturaleza…en casa.

El momento actual nos impide disfrutar de la primavera 🌸, pero lo haremos pronto y con muchas ganas. Pero ahora es el momento de #QuedarmosEnCasa y de disfrutar de los momentos vividos en la naturaleza.

DSC07258

📷 AQUILA Naturaleza.

#EsteVirusLoParamosUnidos

El lagarto verdinegro: un tesoro deslumbrante.

Muchas son las joyas que podemos encontrar en la Península Ibérica. Su situación periférica, el relativo “aislamiento y diferenciación” del resto de la fauna europea y su extraordinaria riqueza de paisajes, suelos y climas, convierten a este apéndice europeo en un tesoro biológico cuajado de singularidades.

Algunos de estas joyas naturales son tan conocidos como el águila imperial y el lince ibérico. Otras siguen siendo profundamente desconocidas por parte del gran público. Una de ellas es el lagarto verdinegro, un reptil de apreciable tamaño (hasta 40 centímetros de longitud) y habitante endémico de las tierras atlánticas del noroeste ibérico.

20140511 HOYAMOROS (3342)

Amante de los climas húmedos y frescos y de los bosques, no suele ser habitual que los paseantes recaigan en la deslumbrante belleza de este saurio confiado.

Con la entrada de la primavera los lagartos verdinegros vuelven a la actividad después de pasar los meses fríos protegidos en sus refugios. Los machos no tardarán en lucir azules brillantes en sus cabezas, signo inequívoco de madurez sexual, y en buscar la compañía de una hembra de colores mucho más crípticos y de tramas similares a las luces y sombras que se proyectan entre la vegetación.

Una vez que se han encontrado permanecerán juntos y repetirán las cópulas. Finalmente, y llegados los calores del verano, la hembra buscar un lugar secreto donde esconder su preciada y única puesta.

En la provincia de Salamanca, sus poblaciones parecen limitarse a los bosques más atlánticos del Sistema Central, siendo relativamente frecuente en algunos rincones de la Sierra de Béjar y de Francia.

Si tienes paciencia podrás descubrir a estos bellos lagartos soleándose en alguna piedra o al resguardo de miradas indiscretas entre las retamas y robles bajos de estas sierras.

En tus próximos paseos por esta primavera que espera por nosotros, agudiza la mirada cuando recorras la Dehesa de Candelario, los alrededores de cualquier pueblo de la Sierra de Béjar o te adentres por las callejas que circundan los entornos de pueblos como La Alberca. La testa celeste de los machos les delatará. Permanece quieto y permite que sean ellos los que te descubran su vida secreta. No molestarles será la mejor forma de maravillarte con esta preciada y exclusiva joya ibérica.