Siluetas de aves para evitar colisiones en las cristaleras y salvar la vida a incontables pájaros.

 

 

Silueta de aves 3

Carricero común

Carricero
Carricero común

El choque contra los cristales de nuestras viviendas, autovías, pabellones, etc es una de las causas de muerte para nuestras aves más devastadoras y fácilmente evitables. Para ellas, el paisaje que se refleja en los cristales, genera una falsa sensación de continuidad que los lleva a chocar y a morir o sufrir graves lesiones.

En este caso, se trata de un carricero común, pequeña ave insectívora que se encuentra en plena migración desde sus lugares de reproducción en Europa, hasta sus cuarteles de invernada en la eterna primavera de África tropical. Resulta muy triste que un ave tan valiente como ésta, que ha sido capaz de atravesar toda Europa, cruzar el mar Mediterráneo, atravesar el abismo de arena y sol abrasador del desierto del Sahara, capear tormentas, encontrar comida para todos sus hambrientos polluelos, etc, y que todo este esfuerzo titánico se eche a perder por una razón tan absurda como un choque contra un cristal.

Afortunadamente, resolver este problema es tan sencillo como pegar una silueta de un ave en los cristales o colgar, con cuerda o sedal, una silueta móvil que recuerde a una rapaz, justo por delante de las ventanas o cristaleras donde se chocan las aves. La silueta inconfundible de su depredador bastará para asustarlas y evitar el impacto. Deberemos recortar la figura colilarga y alilarga de un halcón o águila sobre una cartulina o el cartón de una caja de leche y pegarla o colgarla en el ventanal y estará listo nuestro salvapájaros casero.

Pocos gestos tan sencillos y con mejores resultados para la conservación de nuestra avifauna. Los pequeños gestos son muy poderosos.
Un abrazo.

 

 

Anuncios

¡Qué nunca se apaguen los hermosos aullidos del lobo en las noches de España!

En estos tiempos aciagos para el Hermano Lobo, con batidas legales e ilegales, persecución y muerte de sus cachorros en su propio cubil (¡mayor crueldad y ensañamiento es imposible!), envenenamientos, cepos, atropellos, molestias en plena época de cría, incendios que arrasan sus escasos refugios, etc, merece la pena escuchar al Gran Maestro mostrándonos la belleza incomparable de un animal que, entre otras cosas, nos ha regalado a nuestro mejor amigo, el perro. Si tuviéramos que cuantificar económicamente y emocionalmente todo lo que ha aportado el perro a nuestra sociedad, no habría dinero suficiente para estarle agradecido a él y, por supuesto, al lobo.

Un abrazo.

https://www.youtube.com/watch?v=YDvlfCSLi7M

La más odiada de las “serpientes”

Serpiente
Víbora Latastei.

Si el lobo es el más odiado entre los más odiados, las serpientes y, en espacial, las víboras, los siguen en esta lista de enemigos absurdos que el ser humano no deja de aumentar.
¡Todo nos molesta! ¡Todo nos sobra!

Las víboras son venenosas, pero ¡venenosas para matar roedores que pesan apenas unas pocas decenas de gramos! Poco miedo debemos tener a unas criaturas que huirán ante la más mínima señal de nuestra presencia.

Su cabeza triangular, su pupila vertical y su modesta longitud, permitirá no confundir a las tres especies de víboras ibéricas, con otras serpientes de nuestros campos. Amantes del sol y de la tranquilidad, podremos sorprenderlas soleándose en calveros y rocas recalentadas, siempre con cuidado, porque igual que cazan con precisión, no son pocos los depredadores que tratarán de atraparlas.

En este caso, se trata de una víbora hocicuda o de lataste (Vibora latastei), la más extendida por nuestro país. El dibujo en zigzag de su dorso facilitará su identificación. Si avanzamos con mucha paciencia, quizá podamos contemplar esa mirada tan intensa y penetrante de una especie que ya llevaba sobre la tierra muchos millones de años antes de nuestra llegada.

Un abrazo y nos vemos en el campo.
Aquila Naturaleza.

Los árboles son las sabias y poderosas columnas que sostienen la Tierra.

Tronco árbol
Secuoya (Sequoia Sempervirens)

Repletos de viejas y hermosas historias de buenos y malos tiempos, muchos son los cuentos que nos pueden susurrar si somos capaces de dejarnos sorprender por su arrullo. A la sombra de su copa generosa, este verano abrasador tiene aún muchos secretos refrescantes que revelarnos: el vuelo tímido de los primeros polluelos del águila calzada y del milano negro; los alegres juegos de los cachorros de la nutria; el ir y venir de las chillonas familias de los alcaudones; la fugaz visión de los gavilanes llevando presas a sus tardías familias; el piar lastimero de los jóvenes azores desde el corazón del bosque a sus padres; las zambullidas de los nuevos mirlos acuáticos en las aguas revoltosas del arroyo que brota de la montaña; el paso alto de los bandos de cigüeña rumbo de la eterna primavera del sur….

Un abrazo y nos vemos en el bosque.
Aquila Naturaleza.

Consejos para convertir a nuestro jardín o terraza en una pequeña reserva natural. Los comederos.

Bebedero
Comedero realizado con material reciclado.

Pocas medidas resultan más sencillas y rápidas para atraer y ayudar a nuestras aves que colocar un comedero. La escasez de comida para los animales en las ciudades, hará casi-irresistible un cuenco o una plataforma con pan, frutos secos (sin salar ni tostar), semillas, pasta para insectívoros o comida para gatos.

Si queremos iniciarnos en la fotografía de animales, esta puede ser una oportunidad única. Sin necesidad de un gran equipo y de grandes desplazamientos, podemos fotografiar a placer a las aves que acudan al comedero. Colocar el comedero cerca de una ventana, evitará asustarlas y nos ahorrará pasar frío o calor.

Para que no se convierta en el mejor cazadero de los gatos, resulta imprescindible colocarlo a cierta altura del suelo y algo separado de árboles y arbustos donde los pillos felinos pueden esconderse. Por muy bonitos que nos parezcan los gatos, no dejan de ser cazadores incorregibles.

Bebedero 2
Comedero realizado con material reciclado.

Un abrazo.
Aquila Naturaleza.

 

Cómo tener un jardín atractivo para la vida silvestre: Los bebederos.

Consejos sencillos para ayudar a las aves y a otros animalillos.

En un mundo cada vez más hostil para nuestra Naturaleza, los jardines y parques de nuestras ciudades, y hasta los balcones y terrazas de nuestras propias casas, pueden ofrecer un hábitat ideal para muchos animales, y no sólo pájaros. Con unos mínimos cuidados, podemos convertirlos en pequeñas reservas naturales donde pueden encontrar todo lo que necesitan a lo largo del año. Su mera presencia cerca de nosotros será nuestra mejor recompensa a nuestros esfuerzos. Tenemos la oportunidad de ayudar a nuestros compañeros de ciudad.

LOS BEBEDEROS.
Los pájaros y la mayoría de los animales, necesitan beber y lavarse todos los días. En este verano de permanente ola de calor, los bebederos pueden llegar a salvar muchas vidas de aves tan familiares como los gorriones o los colirrojos tizones. Con sus polluelos recién salidos del nido, los adultos llevan a su joven familia a las fuentes y charcos de los parques. La presencia continua en estas fechas de paseantes y perros, impide muchas veces que puedan beber, refrescarse y cuidar adecuadamente de su plumaje.

Tener una pequeña fuente en nuestro jardín o, simplemente, un cuenco con agua en nuestra terraza o repisa de la ventana, puede atraer a inesperados y agradecidos visitantes. Tan fácil como colocar una bandeja, un plato de cerámica o plástico o la base cortada de una garrafa de agua y será suficiente para tener listo nuestro propio bebedero.

Para evitar caídas a la calle, deberemos colocar un peso en su interior. Igualmente, deberemos asegurarnos que los excrementos de las aves atraídas a nuestro bebedero no manchen a otros vecinos o la calle. Colocar debajo del cuenco, un cartón que sobresalga varios centímetros de sus bordes, permitirá recoger la suciedad y evitar molestias a los vecinos.

Como ya mencionaremos para los comederos, deberemos asegurarnos que estos puntos de agua estén algo elevados y alejados de arbustos para evitar que los gatos se puedan esconder sin ser vistos y convertir nuestra reserva en el cazadero de los felinos.

Si junto al agua colocamos un poco de pan o frutos secos (¡sin salar y tostar!) ya tendremos nuestra primera reserva de animales.

Con muy poco podemos trabajo podemos ayudar de forma decisiva a muchos pequeños amigos.

http://decoraciondejardin.com/bebederos-para-pajaros/