¡Pajaritos amarillo-verdosos! ¿Son todos iguales?

Verdecillos, verderones comunes, lúganos y mosquiteros comunes. Aunque parecen todos iguales, os vamos a enseñar algunos consejos para identificarlos y así disfrutar aún más de un día de campo.
 
De entre todos los pájaros más o menos comunes, estos 4 son de los más habituales de nuestros campos. Su tamaño es inferior al del gorrión común o pardal, salvo en el caso del verderón común, que tiene unas dimensiones muy similares a la de los familiares gorriones.

 Descripción física

Diapositiva1
Autor fotografías : Miguel Rouco
Verdecillo: Pequeño; Con pecho blanco, amarillo y rayado; Dorso pardusco y con un obispillo (parte del dorso justo por encima de la cola) de un color amarillo muy llamativo y que le sirve para mantener unidos a los grupos en vuelo.
Verderón común: De tamaño similar al gorrión; Machos de un verde brillante y hembras más pardas; Cuerpo sin motas o rayas.
Lúgano: Con pecho blanco, amarillo y rayado; En sus alas hay llamativas bandas negras y amarillas; Los machos tienen capirotes negros y una tonalidad general más verdosa; Las hembras son más pardas y claramente más moteadas, especialmente en el pecho.
Mosquitero común: Muy pequeño, de coloración verde-pardusca y sin franjas, ni rayas de ningún tipo. De las cuatros especies de mosquiteros que se pueden encontrar regularmente en España, es el único que podemos observar todo el año.

 Comportamiento

Diapositiva1
Autor fotografías: Miguel Rouco
Verdecillo: En España se puede observar todo el año. En invierno suele abandonar las zonas más frías (altas mesetas y montañas) para desplazarse a zonas más cálidas. Gregario fuera de la época de cría. Forma bandos juntos a jilgueros. Su canto a “huevos friéndose” es el primero del año en escucharse en las ciudades. Bastante común en parques y huertas en los alrededores de las ciudades y pueblos.
Verderón común: El más discreto y escaso. Presente todo el año. Fuera de la época de cría forma bandos pequeños juntos a grupos mayores de jilgueros, verdecillos y pardillos. El mejor consejo para localizarlo es acercarse a los campos cubiertos de cardos.
Lúgano: Visitante “invernal” desde septiembre hasta abril, especialmente, en años fríos. Hay que buscarlos en las copas de los alisos. Se alimenta casi en exclusiva de las semillas de las pequeñas “piñas” de los alisos. Mucho más raro en campos y lindes de cardos. Muy ágil. El único de los 4 que come habitualmente cabeza abajo. Se mueve en grupos que llegan a los 50 ejemplares. Un bando apretado de pajarillos pequeños y amarillitos en un aliso, eso son lúganos.
Mosquitero común: Tan pequeño y tan inquieto que parece un moscardón revoloteando por las ramas de árboles y arbustos. Presente todo el año, aunque en otoño-invierno llegan numerosos ejemplares desde Europa. No forma bandos, pero suele ser tan común en parques y riberas, que puede parecer que se agrupa. Un pajarito entre marrón y verde, minúsculo y sin parar quieto, eso es un mosquitero común.

Alimentación

Diapositiva1
Autor fotografías: Miguel Rouco.
Verdecillo: Un granívoro empedernido. En primavera consume también muchos insectos para poder alimentar con proteínas a sus pollos.
Verderón común: ¡¡Enamorado de las semillas de cardo!! Consume otras muchas semillas e insectos.
Lúgano: Se alimenta casi en exclusiva de las semillas de los alisos. En mucha menor medida, consume semillas de cardos y pinos.
Mosquitero común: Un insectívoro puro. Su pequeño tamaño y su agilidad le permiten perseguir a los insectos hasta el corazón de la maraña más impenetrable de setos y herbazales.

Si os apetece iniciaros en este mundo fascinante y no tan complejo, os esperamos en nuestro Curso de Introducción a la Identificación de Aves Passeriformes que celebraremos los días 31 de marzo y 1 de abril en el centro de formación profesional Lorenzo Milani (Cabrerizos, Salamanca)

Estructura y horario del curso:

Viernes 31 de marzo: 16:30 a 20:30 horas.

  • Charla: Introducción a las claves principales de identificación de las aves passeriformes.

Sábado 1 de abril: 09:00 a 16:00 horas. Jornada de campo.

  • Jornada de campo para la búsqueda e de identificación de las aves passeriformes en libertad.

Aquellos que no dispongan de coche pueden llamar al 635158497 (Guillermo Hernández) y al 654438367 (Laura García) para organizar la actividad.

Precio del curso: 15 euros.

Lugar de realización: Centro de F.P.E Lorenzo Milani (Cabrerizos, Salamanca).

Inscripciones:

Centro de F.P.E Lorenzo Milani.

Teléfono: 923180831.

centromilani@gmail.com

Información:

Para cualquier aclaración o petición de más información, contacten con nosotros en: contacto@aquilanaturaleza.com y en los teléfonos 635158497 (Guillermo Hernández) y 654438367 (Laura García).

¡Nos vemos en el campo!

 

 

 
 
Anuncios

La Naturaleza es pura poesía.

La Garganta (Cáceres). Autor: Aquila Naturaleza.
La Garganta (Cáceres). Autor: Aquila Naturaleza.

En este otoño bellísimo los álamos dorados llenan de luz y color las montañas y los valles. El viento húmedo ha desnudado sus ramas y descubierto el secreto nido del ruiseñor y el milano. Salid a disfrutar del mágico espectáculo de la vida.

HOJILLAS NUEVAS
(A ISOLDITA ESPLÁ)

¡Mira por los chopos
de plata cómo trepan al cielo niños de oro!

Y van mirando al cielo
y suben, los ojos en el azul, con frescos sueños.

¡Mira por los chopos
de plata cómo llegan al cielo niños de oro!

Y el azul de sus bellos
ojos y el cielo se tocan… ¡Son uno ojos y cielo!

¡Mira, por los chopos
de plata, cómo cojen el cielo niños de oro!

Juan Ramón Jiménez

Para conocer mejor al Hermano Lobo.

Una entrevista a uno de los investigadores que más está haciendo para dar a conocer al lobo ibérico.

¡Ojalá que sigamos pudiendo seguir disfrutando muchos, muchos años más de este tesoro de nuestro patrimonio natural!

Compañeros de planeta, el buitre leonado.

Buitre leonado (Gyps Fulvus). Autor: Carlos Romo.
Buitre leonado (Gyps Fulvus). Autor: Carlos Romo.

El buitre leonado (Gyps fulvus) es un ave estrictamente carroñera y sumamente abundante y sencilla de identificar. De hábitos rupícolas y coloniales sus lugares de nidificación destacan a gran distancia por la maciza silueta de sus ocupantes, que recuerda a la de pequeños planeadores, y por las llamativas manchas blancas de sus blancuzcos excrementos.

Aprovechando los fuertes vientos ascendentes de las corrientes térmicas generadas por el calor del sol, son capaces de desplazarse varios cientos de kilómetros en una sola jornada, siendo el momento idóneo para sorprenderlos cruzando altísimos sobre nuestras ciudades y pueblos. Si en sus prospecciones son sorprendidos por la caída de la tarde y la desaparición de las térmicas, buscarán árboles altos para pasar la noche formando pequeños dormideros comunales juntos a otros buitres. Será entonces cuando podamos descubrir al amanecer a un pequeño grupo de buitres encaramados a la copa de encinas o pinos solitarios en medio de las llanuras.

Su llamativa abundancia en algunas regiones, sólo puede explicarse por la profunda alteración que ha sufrido el ecosistema debido a la acción del ser humano. Hasta la aparición de la ganadería (realmente, hace un instante, si tenemos en cuenta que los buitres llevan millones de años sobre la tierra) las aves carroñeras basaban su alimentación en los restos dejados por las cacerías de los lobos y en todos los animales que perecían de forma natural, ya sea por enfermedad, sequía, hambre, inviernos muy crudos, accidentes o muertes en el parto, etc. El exterminio del lobo en la inmensa mayor parte de su área de distribución original y la sustitución de sus presas silvestres por especies domésticas (vacas, ovejas, cerdos, etc) que han copado, en abrumadoras cantidades, hasta el último rincón de la mayor parte del país, explican la estrecha dependencia del buitre y otras aves carroñeras (alimoches, milanos, etc) de las actividades humanas.

El veneno, que se sigue utilizando para matar a cualquier animal que ose comer (¡¡lo mismo que llevan haciendo millones de años!!) ha llevado a la desaparición de muchas de las aves carroñeras de nuestro país. Milanos reales, alimoches o águilas imperiales se encuentran en serio peligro de extinción debida a esta arraigada creencia de que el ser humano es el único con derecho a la caza o a los pastos.
Ojalá que las nuevas generaciones de cazadores, ganaderos y cualquier otro ciudadano, entiendan que todos los animales cumplen su función en su entorno y que todos son necesarios en el funcionamiento y salud de los paisajes.

Un saludo y nos vemos allí donde cuiden a nuestros compañeros de planeta.
Aquila Naturaleza.

¡¡Todo es posible!!

En estos tiempos tan complicados necesitamos ejemplos de superación frente a las dificultades. Como tantas veces, los niños (¡¡y los cachorros!!) son un ejemplo vivo de que se puede salir adelante.

Os encantará este vídeo maravilloso.

Curso Guía de Naturaleza y Ecoturismo.

El turismo de naturaleza: un recurso en alza en nuestro país.

Turismo de Naturaleza: observación de mamíferos. Autor: Aquila Naturaleza
Turismo de Naturaleza: observación de mamíferos. Autor: Aquila Naturaleza.
Diseño de actividades de educación ambiental. Autor: Aquila Naturaleza.
Diseño de actividades de educación ambiental. Autor: Aquila Naturaleza.
Diseño de rutas y actividades accesibles para todos los públicos. Autor: Aquila Naturaleza.
Diseño de rutas y actividades accesibles para todos los públicos. Autor: Aquila Naturaleza.

España es el país con mayor biodiversidad de toda Europa y el destino predilecto del turismo de naturaleza europeo. Ningún otro país de la región alberga semejante cantidad y variedad de ecosistemas. La diversidad y espectacularidad de sus paisajes, a medio camino del mundo mediterráneo y del mundo atlántico, nos ofrece la oportunidad de crear un destino turístico de primer orden.

Objetivo del curso: Orientar a los participantes en la identificación de los recursos naturales y en el diseño de rutas y actividades en naturaleza que satisfagan las demandas de este nuevo perfil de turistas. El Guía de Naturaleza y el Ecoturismo, busca formar profesionales capaces de guiar un grupo de aficionados a la naturaleza y de montar toda una oferta turística basada en nuestro afortunado patrimonio natural.

Participantes y requisitos: Todos aquellos interesados en conocer la naturaleza de nuestro país y en poner en marcha proyectos de turismo de naturaleza.

Precio del curso: 55 euros.

Más información:

Curso Guía de Naturaleza y Ecoturismo.

El juego de la caza: la curiosa “colaboración” entre dos rapaces.

Hembra Aguilucho pálido (Circus Cyaneus). Autor: Rob Zureers.
Hembra Aguilucho pálido (Circus Cyaneus). Autor: Rob Zureers.
Esmerejon (Falco Columbarius). Autor: Lorraine-Just a Provirie Boy.
Esmerejon (Falco Columbarius). Autor: Lorraine-Just a Provirie Boy.

Uno de los espectáculos más fascinantes y menos conocidos del otoño e invierno de nuestros campos, es el sorprendente juego de la caza que despliegan dos rapaces con un comportamiento de caza, tan diferente, que sorprende que haya podido surgir esta genial “colaboración”.

El aguilucho pálido, la de mayor envergadura de las dos, es un habilidoso rastreador de pajarillos y roedores que captura en el suelo en sus vuelos rasantes. Con su aleteo pausado y metódico, busca sorprender a los alaúdidos y a otros pequeños pajarillos que se alimentan y descansan en las ralas rastrojeras o en los pastizales reverdecidos de cualquier arroyo.

Por su parte, el esmerejón es un diminuto halcón de vuelo rapidísimo y especialista en la caza por persecución aérea. Proveniente de las altas tierras del norte de Europa y de las islas británicas, alcanza el mediterráneo a partir de septiembre y nos acompañará hasta bien entrado abril e, incluso, mayo. Su estrategia de caza se basa en su veloz y decidido vuelo de persecución. Su coraje le llevará a cazar pájaros que le superan en peso y tamaño. De una paloma o urraca para abajo, ningún pájaro deberá descuidar su menuda y afilada silueta.

¿Cómo pueden “colaborar” dos rapaces con dos técnicas de caza tan dispares?

Como las garcillas bueyeras siguen a las vacas, para tratar de capturar a los pequeños insectos que huyen asustados a su paso, el esmerejón sigue vigilante desde las alturas, el vuelo bajo de prospección de los hermosos aguiluchos pálidos. Cuando los pajarillos que comen o descansan sobre el suelo, alzan el vuelo acosados por la inminente silueta del aguilucho, surge la oportunidad del esmerejón para atrapar en el aire a los asustados trigueros, alondras, bisbitas y otros pajarillos que, conociendo, la rapidez del esmerejón, han apurado a alzar el vuelo hasta que el aguilucho se les ha echado encima.

De este sorprendente modo, el aguilucho se beneficia del temor que despierta el esmerejón, y lleva a los pajarillos a resistirse a echar a volar, permitiéndole capturar a los más remisos a elevarse, y el esmerejón, se aprovecha de los bandos que despegan asustados por la figura de cola y alas anchas y redondeadas de los crepusculares aguiluchos.

Un saludo y nos vemos en el campo para ver éste y otros muchos espectáculos de nuestra Naturaleza.
Aquila Naturaleza.