¡Cuidado: aves protegidas criando!

Relatos de la naturaleza

Este fin de semana tendremos una magnifica ocasión para disfrutar de la naturaleza con el senderismo y la visita a nuestros bosques y sierras.

La primavera ha comenzado y el campo está exuberante. Solo queremos llamar tu atención a la hora de planificar tus rutas. En este momento de primavera temprana, ya son varias las especies protegidas las que han iniciado su delicado periodo de reproducción: buitres leonados y negros, búhos reales, azores, etc. En muchas ocasiones nos pasaran desapercibidas durante nuestras rutas, pero están ahí, protegidas en los bosques y riscos más inaccesibles, justo lo que buscan los amantes del senderismo menos “cómodo”.

Por este motivo, te pedimos que respetes las señalizaciones de regulación de acceso y tránsito colocados por las diferentes administraciones en ciertos caminos y parajes y que elijas los caminos ya conocidos, evitando recorrer los rincones “más salvajes”. La suma de todas las molestias, ya sean provocadas o accidentales, pueden llevar a algunas de estas especies a abandonar sus nidos y provocar la muerte de su pollos y hasta la perdida de sus territorios. Que tu día de campo no se convierte en una amenaza más para nuestro patrimonio natural

¡Disfrutad del fin de semana!

La noche del Gran Duque.

Relatos de la naturaleza

Con la llegada del invierno, comienza uno de los capítulos más sobrecogedores de la Naturaleza europea: el celo del búho real, el Gran Duque. En pleno corazón de la estación más cruda del año, los campos se llenan con el profundo ulular de la mayor de las rapaces nocturnas europeas. El más temido de los depredadores de la noche comienza a reclamar el dominio de un gran territorio donde encontrará la comida y el refugio que necesita su familia. Sin esperar al crepúsculo, se encarama a la atalaya rocosa desde la que comenzará a emitir una llamada monótona y penetrante que puede escucharse a más de un kilómetro de distancia y que helará la sangre de muchos de los animales de nuestros campos. Del ratonero y el zorro para abajo, ninguno deberá bajar la guardia cuando comience la jornada de caza de uno de los señores de las tinieblas. Liebres, conejos, palomas, erizos y gatos, todos velarán la oscuridad ante la llegada del gran fantasma.

Esperar a la caída de la tarde en las cercanías de los cañones y bosques donde puede encontrar refugio el Gran Duque, nos permitirá asistir a un despliegue de llamadas que ha estremecido a más de un paseante de las frías y largas noches del invierno.

Nos vemos en el campo.