El cormorán grande, la más incomprendida de las aves de nuestros ríos y mares. Fiesta de Bienvenida de las Aves Invernantes en la Ciudad de Salamanca. 17 de diciembre.

Cormoran
Cormorán grande (Phalacrocorax carbo). Fotografia de Miguel Rouco.

El río Tormes a su paso por Salamanca acoge a una sorprendente cantidad y variedad de aves invernantes. Algunas apenas pesan 7 gramos, mientras que otras asombran con sus casi dos metros de envergadura. Una de las más llamativas es el cormorán grande (Phalacrocorax carbo). Ya sea buceando en sus aguas frías, volando en perfectos bandos geométricos o posado en las ramas desnudas de los árboles de sus islas y orillas, su plumaje negro, su silueta cuellilarga y su metro y medio de envergadura lo convierten en un habitante inconfundible de nuestro río Tormes durante el otoño y el invierno.

Cormoranes
Cormoranes (adultos y joven). Fotografía de Miguel Rouco.

Los cormoranes presentan a lo largo de su vida dos plumajes claramente contrastados. Los ejemplares oscuros corresponden a las aves adultas que ya pueden reproducirse. En claro contraste, los ejemplares juveniles lucen llamativas manchas blancas en sus pechos.

¿Por qué decimos que el cormorán grande es la más incomprendida (y perseguida) de todas las aves de nuestros ríos y mares? Pues porque la Naturaleza “le otorgó” hace millones de años una alimentación basada en los peces. Con sus poco más de dos kilos, de peso su alimentación no pasa de unos cien gramos al día (incluyendo espinas y huesos que nosotros nunca aprovechamos), una cantidad absolutamente ridícula e incapaz de suponer una amenaza para nuestros ya contaminados y sobreexplotados ríos y mares. Lamentablemente, sigue habiendo muchos seres humanos que ni quieren entender el funcionamiento de la Naturaleza, ni tienen la grandeza de compartir un solo gramo de lo que ellos consideran de uso y propiedad exclusiva. Ojalá que paseos como éste sirvan para que logremos ver a todas las criaturas de nuestros paisajes como parte inseparable del complejo y perfecto funcionamiento de la Naturaleza.

Si os apetece descubrir éste y mil secretos más de la vida, os esperamos el domingo 17 de diciembre a las 10:30 en la puerta principal del DA2 (Avenida de La Aldehuela S/N) en nuestra Fiesta de Bienvenida de las Aves Invernantes en la Ciudad de Salamanca.

Horario: 10:30 a 13:30.

Precio: 8 euros. Menores de 12 años gratis (cada niño deberá asistir acompañado por un adulto). (se prestarán prismáticos así como guías de naturaleza y seguro por participante).

Más información e inscripciones: 635158497 y 654438367 (también por WhatsApp) y en contacto@aquilanaturaleza.com

Nos vemos el 17 de diciembre.

 

 

Anuncios

Realmente ¿son los cormoranes los responsables de que no haya pesca en nuestros ríos y mares?

Sin entrar en mayor polémica, merece la pena tener en cuenta el “impacto” humano sobre la “pesca”.

En España hay 46.000.000 millones de habitantes (aproximadamente) y el consumo medio per capita es de 43 kilos de pesca limpia, sin incluir piel y órganos que el cormorán sí que consume.

Total, los españoles consumimos todos los años la imponente cifra de 1.978.000.000 de kilos (que no todo procede de España). A esto hay que sumar otros problemas para la pesca:

• Contaminación de ríos y acuíferos con millones de litros de aguas urbanas contaminadas que, en muchos casos, siguen sin ser tratada en depuradoras.

• Sobreexplotación de los acuíferos y de los ríos que supone una acusada reducción de la cantidad de agua y, en muchos casos, la sequía completa de innumerables ríos por toda España.

• Destrucción de los bosques de ribera y su sustitución por explotaciones industriales forestales (chopos) que carecen de sotobosque. Estos bosques de ribera, con sus árboles, arbustos y eneales, no sólo frenan el golpe de las crecidas, protegiendo pueblos y urbanizaciones enteras que se han construido en plena zona inundable, además, con sus ramas, hojas y frutos nutren los cursos de agua (y a sus comunidades de seres vivos), ofrecen sombra y protección para los alevines, oxigenan el agua, fijan sedimentos creando nuevos y fértiles suelos para la agricultura, la ganadería…

• Pérdida de las áreas de freza de truchas (por poner un ejemplo) por colmatación de los fondos de grava debido a los vertidos de sedimentos a las aguas procedentes de las innumerables explotaciones de áridos que se ubican en la misma orilla de los ríos y dentro de las llanuras de inundación.

• Etc.

http://www.lne.es/…/pescadores-piden-combatir-…/2053475.html