¡Celebra un San Valentín diferente!

Relatos de la naturaleza

Por qué no hay mejor lugar para celebrar el amor que en la Naturaleza, observando como también la fauna celebra su propio San Valentín.

Sí quieres disfrutar del día del amor, de una forma diferente y sorprender a tu pareja con un regalo muy especial, te proponemos disfrutar del escandaloso y fascinante espectáculo de cuantos nos regalan las aves en el invierno del sur de Europa: la invernada de las grullas.

No dejes que te lo cuenten y reserva tu plaza. *Plazas muy limitadas.

Con todas las precauciones precisas.

Más información

¡Por San Valentín regala sensaciones en la Naturaleza!

Una tarde con grullas. 14 de febrero. Salamanca

Actividades próximas.

La invernada de las grullas es el espectáculo más escandaloso y fascinante de cuantos nos regalan las aves en el otoño e invierno del sur de Europa. A sólo 30 kilómetros de la ciudad de Salamanca se encuentra una de las principales zonas de descanso invernal de estas magníficas aves. Visitaremos sus zonas de alimentación y asistiremos al espectáculo incomparable de su ruidosa entrada en grupo a su dormidero nocturno.

        Ven con AQUILA Naturaleza a disfrutar de la naturaleza más soberbia del Viejo Continente.

Ruta guiada e interpretada por el humedal Azud de Riolobos, observación de grullas, aves acuáticas, etc. 14 de febrero.

📌 Punto de encuentro: Casas de Confederación en el Azud de Riolobos (Salamanca).

🕒  Horario: desde las 15:30 horas y hasta el anochecer (aproximadamente hasta las 18:00).

🔵 Precio: 10€* (6€ los niños menores de 12 años**).

*Incluye: el trabajo de dos guías ornitológicos profesionales, los seguros pertinentes, el préstamo de material óptico y Protocolo COVID 19.

** Acompañado por un adulto responsable.

Teniendo en cuenta las limitaciones y medidas de la Junta de Castilla y León, el grupo máximo serán de 6 personas. Cada monitor acompañará a 3 participantes. Obligatorio en todo momento la mascarilla.

Recomendaciones: calzado cómodo, ropa adaptada a las condiciones climatológicas.

Para más información e inscripción.  (Inscripción necesaria con antelación).

Para reservar tu plaza necesitaremos que rellenes y firmes la Declaración de Conformidad:

Y nos la envíes a

📧 Correo electrónico

📱 635 158 497, también puedes escribirnos por WhatsApp.

¡Nos vemos grulleando!

¡Las Valquirias han regresado!

Relatos de la naturaleza

Como cada año, fieles a sus cuarteles de invierno, las grullas ya han regresado a España. Escandalosas, elegantes, de belleza serena, nórdica, las grullas ya están en las rastrojeras y dehesas  buscando comida. Con sus trompeteos  rompen  el  silencio  gélido de los campos de Salamanca. Un año más, sus bandos geométricos ya dibujan el plomizo cielo invernal con líneas ordenadas, sinuosas y  plenas de poesía viva.

Como otras aves gregarias (gansos, patos, avefrías, etc), viajan en bandos para protegerse de los depredadores, grandes águilas que las atacan en vuelo, y mamíferos, como el lince o el zorro, que tratarán de sorprenderlas cuando forrajean y, sobretodo, durante la noche. Para evitarlo se agrupan para convertirse en un equipo de ojos siempre atentos a cualquier movimiento  y al más imperceptible chasquido  de ramas que puedan delatar al zorro que repta  sigiloso hasta poder dar el salto definitivo.

Si nos fijamos con detenimiento, podremos comprobar como estos bandos están formados por la suma de familias, ya sean parejas de adultos  y, con suerte, parejas de adultos acompañados del pollo o dos pollos del año. El color pardo de las caras de los jovenzuelos los delatará. El carácter fiel y familiar de las grullas las ha convertido en símbolo de la fidelidad y del trabajo en familia. Durante todo el otoño e invierno y durante los dos largos viajes entre el norte de Europa, donde crían, el sur de Europa, donde inverna, las familias permanecen unidas. Los dedicados padres enseñarán a sus hijos todo lo que necesitan para sobrevivir (donde buscar comida, cuando huir, de que huir, los debidos protocolos sociales que deberán respetar dentro de un bando, etc.), Finalmente,  solo se separarán cuando la pareja inicia una nueva época de cría.

Por todo esto y por mucho más, merece la pena visitar cada año, y con todo el respeto del mundo, sus lugares de invernada.  Nosotros ya lo hemos hecho y nos hemos vuelto a enamorar de ellas.

Una tarde entre grullas y café.

Actividades próximas.

Diapositiva1

El mayor espectáculo del invierno europeo ya está aquí: la invernada de las grullas. Como cada año, más de 15.000 visitan España para pasar el invierno con nosotros.

Puntuales a su cita, más de 3.000 invernarán en las campiñas del nordeste de la provincia de Salamanca. Sus continuas idas y venidas en escandalosos grupos, sus tempraneros y elegantes bailes nupciales y, sobretodo, sus trompeteos rotundos son la banda sonora de los meses del otoño y el invierno.

Sí te apetece descubrir cómo es su día a día, soprender a las avutardas y aguiluchos con los que comparten sus áreas de campo, y maravillarte con el gritero de miles de aves entrando a su dormidero nocturno, los días 16 y 29 de diciembre tendrás dos magnificas oportunidades.

¡Y todo acompañado con un café calentito!

Punto de encuentro: En el Silo de Babilafuente (Salamanca).

¿A qué hora? a las 15:30 hasta el anochecer.

Adultos: 12€.

Menores de 8 años: gratis.

De 8 a 12 años: 6€.

(Incluye: labor de interpretación de guías de naturaleza, seguros pertinentes, material óptico y por supuesto un café calentito y para los niños chocolate).

Para reservar e inscribirse:

📱 635158497 (Guillermo Hernández). ( También por WhatsApp).
📧 contacto@aquilanaturaleza.com
.

¡Nos vemos grulleando!

Últimas plazas para la Fiesta de Despedida de las Grullas!

Relatos de la naturaleza

Miguel

Grullas ( grus grus). Fotografía de Miguel Rouco.

¡Quedan muy poquitas plazas para el gran día de la despedida de las grullas! Sí no quieres perdértelo…¡apúntate! Puedes hacerlo en el teléfono 635158497 o en el email contacto@aquilanaturaleza.com

¡Y gracias a todos los que habéis decidido pasar el domingo con nosotros!

Os esperamos.

La Naturaleza es el más fascinante de los parques de juegos para los niños.

Educación ambiental

Fiesta de Despedida de las Grullas en Cantalpino (Salamanca) 21 de enero.

La imaginación infinita de los niños encuentra en plena Naturaleza su mejor parque de juegos para dar rienda suelta a toda su imaginación desbordante y a su curiosidad insaciable. Las mil huellas de la fauna silvestre y los secretos escondidos en el corazón de sus bosques y campos, permiten disfrutar del más divertido y educativo de los juegos de pistas.

Los arenales que rodean Cantalpino permiten imprimir el paso discreto de todos los discretos habitantes de sus campos: zorros, tejones, liebres, grullas, avutardas o perdices nos regalarán sus huellas para animarnos a convertirnos en detectives y seguir su rastro.

Para todos los padres que deseen que sus hijos puedan aprender y jugar en plena Naturaleza, con todos los secretos de la Vida Silvestre, el 21 de enero hemos diseñado todo un día de Naturaleza en compañía de las grullas y de todas las aves y paisajes del noreste salmantino.

Los niños menores de 8 años ( acompañados por un adulto) realizarán las actividades de forma gratuita y el adulto que le accompaña 12€.

Para cualquier petición de más información y para inscribirse en esta fiesta, pueden contactar con nosotros en el teléfono 635158497 o en el correo electrónico contacto@aquilanaturaleza.com

¡¡Regálate Naturaleza!!!

Nos vemos en el campo.

 

 

Fiesta de Despedida de las Grullas en el Azud de Riolobos (Salamanca): una fiesta del turismo rural en Villar de Gallimazo y Campo de Peñaranda.

Relatos de la naturaleza

Este fin de semana, 21 y 22 de enero, hemos disfrutado de una fantástica fiesta de turismo de naturaleza y cultura junto a los ayuntamientos de Villar de Gallimazo y Campo de Peñaranda, en el nordeste de la provincia de Salamanca.

Aprovechando el momento culminante de la estancia invernal de esta ave magnífica en España, hemos celebrado la primera Fiesta de Despedida de las Grullas en el Azud de Riolobos. Combinando el disfrute del patrimonio natural de estas tierras meseteñas y de su riquísimo y desconocido patrimonio cultural e histórico, más de 200 personas se han acercado a conocer dos pequeños pueblos que guardan muchos tesoros para el viajero curioso.

A lo largo de dos días completos hemos celebrado talleres especialmente pensados para que los más pequeños puedan iniciarse en su acercamiento a la naturaleza; paseos de descubrimiento de la naturaleza más cercana a nuestros pueblos y que, casi nunca, recibe la atención que merece; visitas a su legado cultural en forma de vías pecuarias, iglesias mudéjares y paisajes repletos de historia; y, para culminar por todo lo alto, uno de los mayores espectáculos de la fauna europea, una espera a la llegada diaria de los bandos ruidosos y geométricos de las grullas que han estado alimentándose durante todo el día y que, como cada noche durante su estancia invernal entre nosotros, se concentran para pasar las crudas noches en las orillas de este humedal privilegiado y olvidado.

cuaderno-de-campo

Cuaderno de campo elaborado por los jóvenes participantes para que nada se olvide en nuestro día de campo. Por supuesto, las grullas son las principales protagonistas de sus páginas de naturaleza. (Fotografía Aquila Naturaleza).

cafe

En pleno invierno se agradece comenzar las actividades de campo con un café caliente y unas perronillas. Cuidar a la gente que te ofrece su tiempo y atención es una obligación y un placer. (Fotografía Aquila Naturaleza).

camino

Guillemo buscando avutardas.Fotografía Aquila Naturaleza

El entorno inmediato de nuestros pueblos es un lugar extraordinario para una ruta de naturaleza que nada tiene que envidiar a las que se pueden realizar en otros espacios más reconocidos. Estos paisajes que prospectamos con nuestros telescopios y prismáticos son los campos donde se alimentan las grullas durante su crucial estancia invernal en España. Junto a ellas, pudimos encontrar a las gigantescas avutardas y a los ágiles aguiluchos pálidos y laguneros.

topillo

Guillermo señalando una topillera. Fotografía Aquila Naturaleza.

A lo largo de nuestros paseos de descubrimiento de la naturaleza pudimos conocer, no sólo tesoros naturales, sino también su problemática. Sin duda alguna, las explosiones cíclicas de poblaciones de topillos campesinos (Microtus arvalis) y su lucha biológica es un tema recurrente en la Meseta Norte. Sin necesidad de recurrir al uso de veneno y a la destrucción por quema y roturación de las últimas lindes y riberas de estos paisajes profundamente alterados por la acción humana, existe una larga lista de depredadores que ya efectúan un control efectivo de sus poblaciones. En este caso señalamos la entrada al sistema de galerías de estos topillos y dos grandes agujeros por encima, que corresponden a la labor predatoria del zorro sobre esta colonia. Es tan sencillo como: si respetamos a los zorros, a las garduñas, a los cernícalos y a todas nuestras rapaces nocturnas tendremos menos topillos y menos daños en las cosechas.

Hasta los más recios paisajes permiten aprender sobre la vida secreta de la naturaleza. Jugar a investigar las huellas de los animales ofrece un recurso educativo sumamente atractivo para los niños. Un niño que se aburra en una actividad será un padre que no repetirá experiencia con nosotros.

Nuestros pueblos están haciendo un enorme esfuerzo para cuidar su patrimonio que, realmente, es el de todos. Visitar estos templos supone una sorpresa profundamente gratificante para todos aquellos que deciden salirse de las rutas turísticas tradicionales. Las localidades pequeñas y olvidas en la inmensidad de los espacios que quedan entre los destinos visitados por el público general, atesoran una gran parte del conjunto del patrimonio cultural de nuestro país. El café, el bocadillo o el menú que consumamos en sus bares y tiendas supondrán un apoyo a los negocios locales que están en la base de la vida de sus gentes y, sin duda alguna, aportará un argumento crucial de cara a su supervivencia, de ellos y de todo nuestro patrimonio.

azud

El Azud de Riolobos. (Fotografía de Aquila Naturaleza).

El Azud de Riolobos. Aunque no parezca muy llamativo, es el vital hogar y refugio temporal para incontables aves. Garantizar su conservación contribuirá decisivamente a la supervivencia de miles de ejemplares que acuden desde toda Europa para combatir los crudos inviernos de sus países de origen. Igualmente, su mantenimiento en buenas condiciones ecológicas, permitirá convertirlo en una oportunidad turística para la comarca.

Garcetas grandes, garzas reales, ánsares comunes, una solitaria barnacla cariblanca, patos cucharas, cercetas comunes, aguiluchos laguneros y pálidos, esmerejones, miles de gaviotas y, por supuesto, más de 2000 escandalosas y bellísimas grullas se pudieron observar al atardecer en este humedal que se merece todo nuestro cuidado.

Para concluir con este repaso a este fin de semana extraordinario, queremos dar las gracias a todos los decidieron acompañarnos en las actividades. Muy especialmente, deseamos agradecer toda la colaboración prestada por los ayuntamientos y pueblos de Villar de Gallimazo y Campo de Peñaranda. El próximo año repetiremos esta experiencia que ha sido tan grata y enriquecedora.

¡¡Muchas gracias a todos y nos vemos en la próxima!!