El Coro de la Mañana, la más deliciosa de las experiencias con las aves. Domingo 13 de mayo.

Como todas las primaveras, las aves se afanan en defender un territorio y en buscar a una pareja para criar a su propia familia. Algunas aves confían en la belleza exquisita de sus plumajes para mostrarse atractivos. Otras muchas, recurren a la más deliciosa y sugerente de todas las estrategias que han desarrollan los seres vivos en esta época de amores: su canto.

Justo estos días de radiante primavera, los bosques y parques son el escenario de este Coro de la Mañana: un auténtico concierto de galanes que tratan de perfeccionar y hacer escuchar la más arrebatadora y elaborada de las canciones.

Para disfrutar de este espectáculo incomparable, este domingo nos acercaremos a las riberas del parque botánico de Huerta Otea, en el río Tormes (Salamanca). Desde las 7 a las 10 de la mañana nos deleitaremos con este coro incomparable.

Si os apetece acompañarnos, os esperamos a las 7, 8 ú 9 horas en el aula de naturaleza del parque, por su entrada principal y junto al helipuerto.

Tipo de participantes: La actividad es accesible para todos los públicos.

Precio: 6 euros. Gratuito para menores de 8 años (deberán venir acompañados de un adulto responsable)

Necesaria inscripción previa en el correo: contacto@aquilanaturaleza.com

También en los teléfonos 635 158 497 y en el 654 438 367

¡¡Regálate Naturaleza!!

 

 

 

 

Anuncios

¿Cuál es el pájaro que no deja de cantar durante las noches de primavera?

Curso de Introducción a la Identificación de Aves Passeriformes. Centro de F.P.E Lorenzo Milanii (Cabrerizos, Salamanca) 23 y 24 de marzo.

 

Ruiseñor
Ruiseñor común (Luscinia megarhynchos). Fotografía de Miguel Rouco.

Pues el que canta y alegra nuestras noches de la joven primavera, no es otro que un recién llegado de un largo y peligroso viaje desde África: el ruiseñor común (Luscinia megarhynchos). Este pardo y discreto pajarillo pasa el invierno al sur del Sahara y, desde hace escasas fechas, está de regreso en Europa para criar. Los machos son los primeros en recalar hasta las mismas riberas y bosquetes donde cada año sacan adelante a su familia. Para poder reproducirse necesitan defender un territorio (su hogar) y conquistar a una pareja. Con este irrefrenable deseo, nuestros ruiseñores han elaborado uno de los cantos más deliciosos e inconfundibles de todas las melodías que anuncian la llegada de la primavera europea.

 

Repleto de trinos y perfectas imitaciones de las canciones de las aves de su entorno, cantan incansables desde la protección de los arbustos y árboles bajos que comienzan a vestirse con las primeras hojas. En el lenguaje eterno de las aves, un canto bonito es la señal inequívoca de que ese territorio ya está ocupado y de que su dueño está dispuesto a defenderlo. Para otros machos implica, que si quieren reclamarlo, tendrán que pelear por él. ¿Y que puede significar para las hembras que estén escuchándolo? Pues, sin temor a equivocarse, será la prueba más fiable que necesiten para conocer la buena salud sexual (buenos genes) de su protagonista y de que dispone de un territorio donde poder criar (seguro y con comida) a su familia.

 

Las esforzadas hembras llegan a Europa un poco más tarde que los machos y lo hacen viajando de noche para evitar a las rapaces (sus depredadores naturales) que son, en su mayoría, diurnas. El macho que lo sabe, se ve “obligado” a cantar a lo largo de la noche para convencer a las hembras, que vuelan sobre ellos, de que es el mejor de los machos que se podrán encontrar y de que su territorio será la mejor elección para sacar adelante a la futura progenie. Por este apabullante imperativo, los ruiseñores machos deben cantar noche y día para enamorar a las precavidas hembras. ¡¡Pura vida!!. Ojalá los ruiseñores me despertaran a mí todos los días.

 

Si os apetece iniciaros en este mundo fascinante y no tan complejo, os esperamos en nuestro Curso de Introducción a la Identificación de Aves Passeriformes que celebraremos los días 23 y 24 de marzo en el Centro de Formación Profesional Lorenzo Milani (Cabrerizos, Salamanca)

Estructura y horario del curso:

Viernes 23 de marzo: 16:30 a 20:30 horas.

  • Charla: Introducción a las claves principales de identificación de las aves passeriformes.

Sábado 24 de marzo: 09:30 a 16:00 horas. Jornada de campo.

  • Jornada de campo para la búsqueda e de identificación de las aves passeriformes en libertad.

Precio del curso: 20 euros.

Lugar de realización: Centro de F.P.E Lorenzo Milani (Cabrerizos, Salamanca)

Inscripciones:

Centro de F.P.E Lorenzo Milani

Teléfono: 923180831

centromilani@gmail.com

Información:

Para cualquier aclaración o petición de más información, contacten con nosotros en: contacto@aquilanaturaleza.com y en los teléfonos 635158497 y 654438367.

¡Nos vemos pajareando!

 

¿Cuál es el pájaro que no deja de cantar durante las noches de primavera?

Ruiseñor.
Ruiseñor común (Luscinia megarhynchos) Autor de la fotografía: Miguel Rouco.

Pues el que canta y alegra nuestras noches de la joven primavera, no es otro que un recién llegado de un largo y peligroso viaje desde África: el ruiseñor común (Luscinia megarhynchos). Este pardo y discreto pajarillo pasa el invierno al sur del Sahara y, desde hace escasas fechas, está de regreso en Europa para criar. Los machos son los primeros en recalar hasta las mismas riberas y bosquetes donde cada año sacan adelante a su familia. Para poder reproducirse necesitan defender un territorio (su hogar) y conquistar a una pareja. Con este irrefrenable deseo, nuestros ruiseñores han elaborado uno de los cantos más deliciosos e inconfundibles de todas las melodías que anuncian la llegada de la primavera europea. Repleto de trinos y perfectas imitaciones de las canciones de las aves de su entorno, cantan incansables desde la protección de los arbustos y árboles bajos que comienzan a vestirse con las primeras hojas.

En el lenguaje eterno de las aves, un canto bonito es la señal inequívoca de que ese territorio ya está ocupado y de que su dueño está dispuesto a defenderlo. Para otros machos implica, que si quieren reclamarlo, tendrán que pelear por él. ¿Y que puede significar para las hembras que estén escuchándolo? Pues, sin temor a equivocarse, será la prueba más fiable que necesiten para conocer la buena salud sexual (buenos genes) de su protagonista y de que dispone de un territorio donde poder criar (seguro y con comida) a su familia. Las esforzadas hembras llegan a Europa un poco más tarde que los machos y lo hacen viajando de noche para evitar a las rapaces (sus depredadores naturales) que son, en su mayoría, diurnas. El macho que lo sabe, se ve “obligado” a cantar a lo largo de la noche para convencer a las hembras, que vuelan sobre ellos, de que es el mejor de los machos que se podrán encontrar y de que su territorio será la mejor elección para sacar adelante a la futura progenie. Por este apabullante motivo, los ruiseñores machos deben cantar noche y día para enamorar a las precavidas hembras. ¡¡Pura vida!!. Ojalá los ruiseñores me despertaran a mí todos los días.

Un saludo y nos vemos en el campo.
Aquila Naturaleza.