La elección del mejor hogar para sacar adelante a la familia: Curso de Identificación de Aves Rapaces Ibéricas 25 y 26 de marzo en el Gabinete de Historia Natural de Madrid.

En el crítico juego de cara y cruz de la vida en la Naturaleza, la elección de un hogar óptimo para emplazar su nido y criar a su familia es una de las decisiones más trascendentales que tienen que afrontar las aves rapaces (y todos los seres vivos del planeta) a lo largo de una existencia que puede no ofrecer años suficientes como para compensar una decisión desafortunada. La seguridad de la ubicación (ya sea la copa o el agujero de un árbol; un roquedo alto; un pastizal o un eneal densos o el resguardo de una grieta de una construcción); la cercanía de alimento regular y en cantidad suficiente para la familia durante los largos meses de cría; la benignidad del clima y el resguardo frente a las tormentas primaverales que deberían llegar en las próximas semanas, etc son factores que marcarán la suerte de esta lucha trágica y fascinante por la vida.

Recién llegados de sus lejanos cuarteles de invernada africana, esta pareja de alimoches se enfrenta a esta compleja y decisiva decisión.

alimoche

¿Qué pueden estar pensando estos buitres sabios? ¿Qué motivos les llevará a decidir elegir una cueva o una repisa concreta para ubicar el secreto hogar de su pequeña y preciada familia? ¿Cómo pueden saber, o al menos intuir, si el territorio elegido les va a proporcionar alimento y cobijo frente a las heladas tardías, los chubascos tormentosos del corazón de la primavera y los abrasadores calores del implacable verano ibérico?

Sobre cómo y dónde eligen las rapaces un lugar para emplazar su nido, hablaremos con más detalle durante nuestro curso de Identificación de Aves Rapaces Ibéricas que celebraremos los días 25 y 26 de marzo en el Gabinete de Historia Natural de Madrid.

Si te apetece adentrarte en el apasionante mundo de las rapaces y recorrer algunos de los rincones de uno de los tesoros naturales de la Comunidad de Madrid, esta es tu oportunidad.

ESTRUCTURA Y HORARIO DEL CURSO:

  • Sábado 25 de marzo. Jornada de formación teórica en el Gabinete de Historia Natural, en horario de 10:00 a 14:00 horas y de 16:00 a 20:00 horas.
  • Domingo 26 de marzo jornada de campo: práctica de identificación y localización de aves rapaces. De 9:00 a 18:00 horas en el entono de El Pardo.

Se recomienda llevar guías de identificación de aves a lo largo del curso. Para la jornada de campo del domingo 26 se prestarán prismáticos a los alumnos que no dispongan.

Precio del curso: 50 euros.

Lugar de realización:

Gabinete de Historia Natural.

C/ de La Victoria, 9, 1ª Madrid 28012. Metro SOL.

Información y reserva:

Gabinete de Historia Natural.

Teléfono: 911 37 70 96.

http://www.gabinetedehistorianatural.com

Para cualquier información, pueden contactar con nosotros en los teléfonos 635158497 (Guillermo Hernández) y 654438367 (Laura García) y en el correo electrónico contacto@aquilanaturaleza.com

¡Nos vemos en el campo!

Anuncios

El amor de las rapaces: Curso de Identificación de Aves Rapaces Ibéricas 25 y 26 de marzo en el Gabinete de Historia Natural de Madrid.

pareja-de-cernicalos-primillas
Pareja de cernícalos primillas (Falco naumanni) en pleno cortejo. La entrega de presas por parte del macho a la hembra, hace las veces de “regalo de bodas” que debe reforzar la unión de la pareja (Fotografía Carlos Romo).

Mucho antes de que llegue la primavera al calendario son muchos los animales que ya han iniciado su estación de amoríos, entre ellos nuestras rapaces. Para buitres y quebrantahuesos, las copulas otoñales e invernales ya han dado el deseado fruto de sus nuevas familias. En el caso de las grandes águilas, están en la recta final de la ansiada espera de sus puestas. Para las rapaces de menor tamaño, es justo ahora, mucho antes de que se asiente definitivamente la primavera en nuestros campos, cuando ya han iniciado esta etapa trascendental de su vida.

milanos-negros
Cópula primaveral y ceremoniosa de una pareja de milanos negros (Milvus migrans) (Fotografía: Carlos Romo)

Las cópulas no sólo tienen una función estrictamente “fertilizadora”. Su ocurrencia una vez llegada la nueva familia, demuestra su utilidad como pretendido refuerzo en la estabilidad de la pareja.

cernicalo-primilla-hembra
Cernícalo primilla hembra reclamando la llegada de su pareja con una presa. Durante el periodo de cría, se puede afirmar que las hembras adultas se “infantilizan” con la adopción de los instintivos y lastimeros chillidos y aleteos de los pollos al reclamar su alimentación (Fotografía: Carlos Romo).

Durante el periodo reproductor el reparto de tareas es muy marcado entre las rapaces cazadoras. Las hembras, algo mayores y más fuertes, son las encargadas principales de la dura y paciente labor de incubación, defensa y limpieza del nido, cuidado de los polluelos pequeños y “reparto” de la comida aportada por los machos durante las primeras semanas de la nueva familia. Los machos, algo menores y más ligeros para la caza, son los suministradores de la mayor parte de la comida en esta fase inicial y tan delicada de la vida de su familia. Si el macho se retrasa en la entrega de presas, la hembra reclamará con agudos chillidos y amanerados aleteos la llegada del macho. Con el crecimiento de la nidada y de las necesidades de su numerosa familia, la hembra irá sumándose al esfuerzo creciente de la búsqueda de comida. Esta será una etapa muy delicada de la vida de los polluelos ya que deberán pasar mucho tiempo solos y expuestos a los posibles depredadores.

Sobre la vida amorosa de las rapaces y su abnegada entrega familiar, hablaremos con más detalle durante nuestro curso de Identificación de Aves Rapaces Ibéricas que celebraremos los días 25 y 26 de marzo en el Gabinete de Historia Natural de Madrid.

Si te apetece adentrarte en el apasionante mundo de las rapaces y recorrer algunos de los rincones de uno de los tesoros naturales de la Comunidad de Madrid, esta es tu oportunidad.

ESTRUCTURA Y HORARIO DEL CURSO:

  • Sábado 25 de marzo. Jornada de formación teórica en el Gabinete de Historia Natural, en horario de 10:00 a 14:00 horas y de 16:00 a 20:00 horas.
  • Domingo 26 de marzo jornada de campo: práctica de identificación y localización de aves rapaces. De 9:00 a 18:00 horas en el entono de El Pardo.

Se recomienda llevar guías de identificación de aves a lo largo del curso. Para la jornada de campo del domingo 26 se prestarán prismáticos a los alumnos que no dispongan.

Precio del curso: 50 euros.

Lugar de realización:

Gabinete de Historia Natural.

C/ de La Victoria, 9, 1ª Madrid 28012. Metro SOL.

Información y reserva:

Gabinete de Historia Natural.

Teléfono: 911 37 70 96

http://www.gabinetedehistorianatural.com

Para cualquier información, pueden contactar con nosotros en los teléfonos 635158497 (Guillermo Hernández) y 654438367 (Laura García) y en el correo electrónico contacto@aquilanaturaleza.com

¡Nos vemos en el campo!

Curso de Identificación de Aves Rapaces Ibéricas en el Gabinete de Historia Natural (Madrid) 25 y 26 de marzo.

¿Te parecen todas iguales?

todos-somos-iguales

Aprende con Aquila Naturaleza a reconocerlas

¿En qué podemos fijarnos para su correcta identificación?

La forma y longitud de las alas reflejan sus muy diferentes estrategias de caza:

Las alas largas, estrechas y afiladas del halcón peregrino (izquierda) son su mejor arma para alcanzar velocidades de vértigo. La silueta cuadrada del Buitre negro es la de un planeador gigante.

La cola resulta indispensable para sostener y dirigir los cambios de rumbo del ave. Además, nos ofrece una ayuda inapreciable para su identificación:

Las largas colas del Milano real (a la izquierda) y del Aguilucho cenizo, ya sean ahorquilladas o rectas y en abanico, sirven de potente timón en sus vuelos de caza.

La edad del ave también se puede conocer gracias a su plumaje:

El plumaje oscuro del adulto del Águila imperial poco se parece a la librea rojiza de sus ejemplares jóvenes. La potencia visual de sus hombros blancos dejará bien claro a sus posibles rivales que este territorio ya tiene un dueño que está dispuesto a defenderlo.

En algunas rapaces, el plumaje del macho y de la hembra muestra tal contraste que puede hacer pensar que estamos antes especies diferentes. Este marcado dimorfismo sexual nos habla de la división de papeles entre los diferentes sexos:

El color llamativo del macho (a la izquierda) funciona como una señal territorial a larga distancia, justo lo contrario de la discreción que busca la parda y esforzada hembra que es la encargada de la delicada incubación y crianza de la pollada.

Rapaces diurnas y nocturnas. Para evitar competir con otras especies por las mismas fuentes de alimento o por el hábitat o, simplemente, para evitar ser depredado por aves mayores, algunas especies se han adaptado a la vida nocturna.

La figura estilizada del Águila calzada (a  la izquierda) contrasta vivamente con el aspecto “achatado y redondeado” del Búho real.

Las diferentes especies de rapaces nocturnas resultan, especialmente complicadas de localizar y de identificar. Sus costumbres y su alimentación, prácticamente idénticas, determinan que apenas haya diferencias entre sus siluetas.

El tono general más pálido del Búho campestre (a la izquierda) o la ausencia de manchas en su vientre puede ayudar a diferenciarlo del, casi idéntico, Búho chico (a la derecha).

El disco facial para captar hasta el más leve chasquido de sus presas; Las falsas orejas, en realidad, sólo penachos de plumas para romper la silueta redondeada de su cabeza; o sus enormes ojos, son todas adaptaciones que convierten a las rapaces nocturnas en las reinas de la caza en completa oscuridad.

Incluso para especies muy similares, siempre hay alguna mancha, una banda alar o una forma algo diferente de la cola o del ala que permiten su correcta identificación:

Uno de los casos más complicados de identificación en el campo es el del Milano negro (a la izquierda) y la fase oscura del Águila calzada (a la derecha) La cola ligeramente ahorquillada del primero suele ser la mejor ayuda.

De todos los “pares” de rapaces que parecen gemelos, quizá, el que siempre provoca más confusiones, incluso entre ornitólogos con muchas horas de campo, es el del Ratonero común y el Halcón abejero:

El Ratonero común (a la izquierda) y el Halcón abejero (a la derecha) parecen una copia del mismo pájaro. Cuando se les puede ver por debajo, la diferente extensión de las manchas blancas y negras del cuerpo y de las alas, y las bandas de la cola, son muy útiles para reconocer a la especie e, incluso, la edad y el sexo del ave. La silueta de las alas cuando vuelan, sus llamadas y el hábitat donde los encontraremos, también, serán de gran ayuda para su identificación.

Y, por supuesto, mucho, mucho más que podremos aprender durante este curso de identificación de aves rapaces.

ESTRUCTURA Y HORARIO DEL CURSO:

  • Sábado 25 de marzo. Jornada de formación teórica en el Gabinete de Historia Natural, en horario de 10:00 a 14:00 horas y de 16:00 a 20:00 horas.
  • Domingo 26 de marzo jornada de campo: práctica de identificación y localización de aves rapaces. De 9:00 a 18:00 horas en el entorno de El Pardo.

Se recomienda llevar guías de identificación de aves a lo largo del curso. Para la jornada de campo del domingo 26 se prestarán prismáticos a los alumnos que no dispongan.

Precio del curso: 50 euros.

Lugar de realización:

Gabinete de Historia Natural.

C/ de La Victoria, 9, 1ª Madrid 28012. Metro SOL.

Información y reserva

Gabinete de Historia Natural.

Teléfono: 911 37 70 96

http://www.gabinetedehistorianatural.com

Para cualquier información o petición de más información, pueden contactar con nosotros en los teléfonos 635158497 (Guillermo Hernández) y 654438367 (Laura García) (también puedes escribírnos por WhatsApp) y en el correo electrónico contacto@aquilanaturaleza.com

¡Nos vemos en el campo!

 

Nota: Todas las fotografías © Miguel Rouco. Todos los derechos reservados. Si desea utilizar alguna fotografía deberá contactar con el autor.

El dimorfismo sexual en las rapaces y el reparto de tareas entre sexos.

calzadas
Pareja de águilas calzadas adultas.( Macho a la izquierda y hembra, claramente mayor, a la derecha). Autor de la fotografía: Carlos Rom

En la naturaleza el reparto de tareas entre el macho y la hembra es algo muy habitual. Salvo en muy contadas ocasiones, los machos son los encargados de defender el territorio para su familia y de captar la atención de las hembras. Por su parte, la hembra es la responsable de la no menos agotadora y peligrosa tarea de construir el nido, cuidar de su descendencia y asegurarse que llegue sana y salva a su etapa de independencia. Este reparto del trabajo ha tenido unas consecuencias muy evidentes en el aspecto físico de machos y hembras y recibe el nombre de dimorfismo sexual.

Si la labor del macho es la de defender un territorio y la de atraer a las exigentes hembras, para tal fin, la evolución le ha dotado de colores más llamativos que sirven de señal inequívoca de su posesión del territorio y de su buena salud genética. Para reforzar este mensaje territorial y amatorio, muchos de ellos marcan los límites de sus posesiones con vuelos llenos de arrogancia y virtuosismo y con llamadas agudas y penetrantes.

Muy diferente es la labor encomendada por la naturaleza a las hembras. Ellas serán las encargadas de construir con maestría ¡¡y sin manos!! las más elaboradas y resistentes construcciones de la Naturaleza: los nidos. Con su pico maestro entrelazan pequeñas y grandes ramas hasta diseñar nidos capaces de soportar las más violentas de las tormentas primaverales. Igualmente importante, ellas serán las encargadas de cuidar de sus preciadas e indefensas puestas. Para el cumplimiento de su inquebrantable voluntad de cuidar de los suyos, no tendría sentido lucir plumajes coloristas que pudieran delatar su presencia y la de su nido. De tal modo, la inteligente Naturaleza las ha vestido de discretas galas para confundirlas con el paisaje reinante. Más aún. Ya que ellas son las responsables de la defensa, en última instancia, de huevos y pollos, de nuevo, la sabiduría natural les ha otorgado un peso y una fuerza superiores a los de sus bellos machos, para luchar a brazo partido con todo aquel que ose acercarse a su tesoro.

De este y de otros muchos más secretos de la Naturaleza habrá tiempo para hablar durante nuestro curso de Identificación de Aves Rapaces que celebraremos los días 23 y 24 de abril en Madrid junto a los compañeros del Gabinete de Historia Natural.

Estructura del curso:
–Sábado 23 de abril: jornada teórico-práctica de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00 horas en un aula del Gabinete de Historia Natural, a un paso de la Puerta del Sol.
–Domingo 24 de abril jornada de campo: Práctica de identificación y localización de aves rapaces. De 9:30 a 19:30 horas, aproximadamente. Quedaremos en la estación de Renfe Cercanías de Tres Cantos. ¡No olvides traer comida!
Se recomienda llevar guías de identificación de aves a lo largo del curso. Aquila Naturaleza dispone de prismáticos para prestar a los alumnos.
Precio: 50 € por persona
Inscripciones en:
http://gabinetedehistorianatural.com/curso-de-avistamiento…/

Más información:
Guillermo Hernández.
635158497.
Aquila Naturaleza.
aquilanaturaleza@gmail.com

Un saludo y nos vemos en el campo.

Curso de Identificación de Las Aves Rapaces Ibéricas. Madrid, abril 2016.

Curso-Rapaces
Autor de la fotografía: Carlos Romo

Los días 23 y 24 de abril estaremos en el Gabinete de Historia Natural celebrando nuestro Curso de Identificación de Aves Rapaces Ibéricas. Aprenderemos todos los trucos básicos para identificar a nuestras especies ibéricas y nos adentraremos en la apasionante ecología de este grupo fascinante de aves. 8 horas de teoría y todo un día de campo en la ZEPA Soto de Viñuelas para descubrir la naturaleza de Madrid con los ojos de las águilas y los buitres.

Si te apetece conocerlas, ¡esta es tu oportunidad!

Nos vemos en Madrid.
Aquila Naturaleza y Gabinete de Historia Natural.

http://gabinetedehistorianatural.com/curso-de-avistamiento…/