Llamamiento de ayuda desde GREFA

Noticias ambientales

El temporal de nieve ha hecho estragos en el centro de recuperación y hospital de fauna de GREFA, en Majadahonda (Madrid) y necesitan toda la colaboración posible.

https://www.grefa.org/8-departamentos/hospital-de-grefa/3720-llamamiento-de-ayuda-desde-grefa-nuestro-hospital-de-fauna-salvaje-muy-danado-por-el-temporal-de-nieve?fbclid=IwAR2YywIS_JSBvfiJ7r5cvWaHPDLnbMhgCWpGAAzYAWwIOq-xi6od7MKi0hA

Si no podéis colaborar económicamente, por favor, compartid.

Curso de Identificación de Aves Rapaces Ibéricas en el Gabinete de Historia Natural (Madrid) 25 y 26 de marzo.

Cursos

¿Te parecen todas iguales?

todos-somos-iguales

Aprende con Aquila Naturaleza a reconocerlas

¿En qué podemos fijarnos para su correcta identificación?

La forma y longitud de las alas reflejan sus muy diferentes estrategias de caza:

Las alas largas, estrechas y afiladas del halcón peregrino (izquierda) son su mejor arma para alcanzar velocidades de vértigo. La silueta cuadrada del Buitre negro es la de un planeador gigante.

La cola resulta indispensable para sostener y dirigir los cambios de rumbo del ave. Además, nos ofrece una ayuda inapreciable para su identificación:

Las largas colas del Milano real (a la izquierda) y del Aguilucho cenizo, ya sean ahorquilladas o rectas y en abanico, sirven de potente timón en sus vuelos de caza.

La edad del ave también se puede conocer gracias a su plumaje:

El plumaje oscuro del adulto del Águila imperial poco se parece a la librea rojiza de sus ejemplares jóvenes. La potencia visual de sus hombros blancos dejará bien claro a sus posibles rivales que este territorio ya tiene un dueño que está dispuesto a defenderlo.

En algunas rapaces, el plumaje del macho y de la hembra muestra tal contraste que puede hacer pensar que estamos antes especies diferentes. Este marcado dimorfismo sexual nos habla de la división de papeles entre los diferentes sexos:

El color llamativo del macho (a la izquierda) funciona como una señal territorial a larga distancia, justo lo contrario de la discreción que busca la parda y esforzada hembra que es la encargada de la delicada incubación y crianza de la pollada.

Rapaces diurnas y nocturnas. Para evitar competir con otras especies por las mismas fuentes de alimento o por el hábitat o, simplemente, para evitar ser depredado por aves mayores, algunas especies se han adaptado a la vida nocturna.

La figura estilizada del Águila calzada (a  la izquierda) contrasta vivamente con el aspecto “achatado y redondeado” del Búho real.

Las diferentes especies de rapaces nocturnas resultan, especialmente complicadas de localizar y de identificar. Sus costumbres y su alimentación, prácticamente idénticas, determinan que apenas haya diferencias entre sus siluetas.

El tono general más pálido del Búho campestre (a la izquierda) o la ausencia de manchas en su vientre puede ayudar a diferenciarlo del, casi idéntico, Búho chico (a la derecha).

El disco facial para captar hasta el más leve chasquido de sus presas; Las falsas orejas, en realidad, sólo penachos de plumas para romper la silueta redondeada de su cabeza; o sus enormes ojos, son todas adaptaciones que convierten a las rapaces nocturnas en las reinas de la caza en completa oscuridad.

Incluso para especies muy similares, siempre hay alguna mancha, una banda alar o una forma algo diferente de la cola o del ala que permiten su correcta identificación:

Uno de los casos más complicados de identificación en el campo es el del Milano negro (a la izquierda) y la fase oscura del Águila calzada (a la derecha) La cola ligeramente ahorquillada del primero suele ser la mejor ayuda.

De todos los “pares” de rapaces que parecen gemelos, quizá, el que siempre provoca más confusiones, incluso entre ornitólogos con muchas horas de campo, es el del Ratonero común y el Halcón abejero:

El Ratonero común (a la izquierda) y el Halcón abejero (a la derecha) parecen una copia del mismo pájaro. Cuando se les puede ver por debajo, la diferente extensión de las manchas blancas y negras del cuerpo y de las alas, y las bandas de la cola, son muy útiles para reconocer a la especie e, incluso, la edad y el sexo del ave. La silueta de las alas cuando vuelan, sus llamadas y el hábitat donde los encontraremos, también, serán de gran ayuda para su identificación.

Y, por supuesto, mucho, mucho más que podremos aprender durante este curso de identificación de aves rapaces.

ESTRUCTURA Y HORARIO DEL CURSO:

  • Sábado 25 de marzo. Jornada de formación teórica en el Gabinete de Historia Natural, en horario de 10:00 a 14:00 horas y de 16:00 a 20:00 horas.
  • Domingo 26 de marzo jornada de campo: práctica de identificación y localización de aves rapaces. De 9:00 a 18:00 horas en el entorno de El Pardo.

Se recomienda llevar guías de identificación de aves a lo largo del curso. Para la jornada de campo del domingo 26 se prestarán prismáticos a los alumnos que no dispongan.

Precio del curso: 50 euros.

Lugar de realización:

Gabinete de Historia Natural.

C/ de La Victoria, 9, 1ª Madrid 28012. Metro SOL.

Información y reserva

Gabinete de Historia Natural.

Teléfono: 911 37 70 96

http://www.gabinetedehistorianatural.com

Para cualquier información o petición de más información, pueden contactar con nosotros en los teléfonos 635158497 (Guillermo Hernández) y 654438367 (Laura García) (también puedes escribírnos por WhatsApp) y en el correo electrónico contacto@aquilanaturaleza.com

¡Nos vemos en el campo!

 

Nota: Todas las fotografías © Miguel Rouco. Todos los derechos reservados. Si desea utilizar alguna fotografía deberá contactar con el autor.