Otoño mágico en el Parque de Los Jesuitas: las pequeñas y bonitas aves del otoño.

22554611_10212627601598689_1444886468_n
Fotos de Miguel Rouco.
Con la llegada del otoño los parques urbanos se convierten en pequeños e inesperados paraísos para las aves. La multitud de especies vegetales que hemos plantado en ellos, los han convertido en un precioso hogar donde encuentran gran cantidad de precioso alimento y refugio. Entre estas aves se encuentran las más pequeñas y coloridas de todas: los paseriformes. La mayoría de estos diminutos habitantes de nuestros campos, apenas superan los 10 ó 12 gramos de peso. Sin embargo, en sus minúsculos cuerpos se acumulan incontables miles de kilómetros de viajes repletos de aventuras.
 
Mosquiteros y reyezuelos más ligeros que una moneda de un euro; picogordos capaces de partir con su pico los durísimos huesos de las cerezas; zorzales recién llegados desde Francia, Alemania o aún más lejos; mirlos del más dulce de los cantos; inquietas lavanderas; coloridos verdecillos, verderones y jilgueros; chochines escondidos como ratones entre la hojarasca, etc.
 
Si te apetece descubrir a estos pequeños habitantes otoñales de la ciudad de Salamanca, esta es tu oportunidad. Te esperamos este fin de semana en el Parque de Los Jesuitas (Salamanca).
Sábado 21 de octubre: de 17:00 a 19:00. Gymkhana familiar en la Naturaleza. 8€ niño (adulto acompañante gratis)
Domingo 22 de octubre de 11:00 a 13:30. Paseo descubrimiento de la naturaleza en otoño. 8€ adulto (menores de 12 años acompañados por un adulto: gratis).
 
*Se prestarán prismáticos a los participantes, así como guías y seguro.
Más información e inscripción:
Telefónos móvil ( también WhatsApp): 654438367 (Laura) y 635158497 (Guillermo).
Correo electrónico: contacto@aquilanaturaleza.com.
 
 
Anuncios

Otoño mágico en el Parque de Los Jesuitas: Los secretos del bosque en otoño: los animales que crean despensas para los tiempos difíciles y regalan vida para el futuro.

El bosque está habitado por innumerables amigos. Para todos, la búsqueda de un hogar y alimento, para ellos y sus familias, es una necesidad que no permite demoras. Pero ¿qué ocurre si comes bellotas o nueces y durante el invierno ya no quedan porque alguien se las ha comido o, simplemente, se han podrido con la humedad del suelo? ¿Habrá encontrado la Naturaleza algún modo de conservar esta comida para que los animales puedan consumirla durante los largos meses de frío y hambre?

Inesperadamente, la solución a este reto definitivo para la supervivencia la han encontrado los más modestos de los duendes del bosque. Ratones, lirones, ardillas y algunas aves han desarrollado la curiosísima y efectiva costumbre de crear despensas para asegurarse su sustento. ¿Cómo lo hacen y cómo evitan que algún otro habitante del bosque las encuentre y saqueé?

En septiembre y octubre los bosques generosos se cubren de ricos frutos, la promesa de las futuras selvas. Bellotas, nueces, almendras y castañas caen por millones en una lluvia que hace crepitar el suelo cubierto por la hojarasca recién caída. Durante varias semanas los el manto forestal se cubre de un maná ruidoso y nutritivo que riega de alimento nuestros campos. Para incontables aves que llegan desde el centro y norte de Europa, esto es justo lo que estaban buscando para acumular la energía que necesitan para cumplir con éxito sus viajes migratorios hacia el lejano sur. Para otras tantas aves y mamíferos será el sustento para afrontar el invierno que está por llegar. El serio contratiempo de este regalo anual es que, irremediablemente, sólo es un recurso temporal y muy pronto no quedará una pizca de comida disponible para el que no haya sido previsor. Ante la certeza del hambre, algunos animales crearán nutridas y escondidas despensas. No sólo deberán trabajar afanosa y discretamente para recopilar la preciosa comida, sino que, igualmente importante, deberán asegurarse de esconderlas bien para que no sean asaltadas por cualquier bandido oportunista.

Además de para garantizar comida abundante y segura para estos ahorradores, ¿para qué más pueden servir estas despensas? ¿En qué puede el bosque verse beneficiado por el arriesgado y previsor trabajo de estos animales? ¡¡Pues nada menos que para asegurar las plantas del mañana!! Para germinar, todos estos frutos y semillas, requieren de humedad y protección. Cuando un ratón o una ardilla los esconden entre la maraña de raíces de un árbol o arbusto, entre la hojarasca en putrefacción del suelo o, incluso, en la alta tacita de un nido abandonado, estarán proporcionando las necesarias condiciones para su desarrollo. Inesperadamente, el esfuerzo de estos animales por recopilar, esconder y comer una bellota, puede ser la garantía de una futura encina o roble. 

Uno de esos amigos del bosque y de toda la vida es el arrendajo. Este bonito, escandaloso e inteligente córvido tiene la extraordinaria inteligencia para enterrar todo tipo de frutos duros por los mil rincones del bosque. Cuando el hambre apriete, su increíble memoria le permitirá recordar donde guardó sus tesoros y saciar su apetito para vencer un día más al invierno. Afortunadamente para el bosque, y para el millón de vidas que encuentran en él su hogar, incluidos nosotros, algunos quedarán olvidados y permitirán que germinen nuevos robles, encinas, nogales o castaños. Cuando crezcan, devolverán el favor con una nueva lluvia de frutos, sombra para el verano, ramas para proteger del viento helado del invierno, copas frondosas para esconder los nidos y oquedades en sus troncos y raíces retorcidas para que, de nuevo, otro inteligente animal oculte su nutrida despensa invernal y, con un poco de suerte, una nueva bellota quede olvidada y, con el paso lento de los años, se convierta en un vetusto y generosísimo nuevo coloso de bosque.

22561268_1847837355231037_212374352_o
Arrendajo común (Garrulus glandarius). (Foto propiedad de ARBA Albacete (Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono), otros buenos amigos de los bosques y de toda la vida.)

Si te apetece conocer éste y los mil secretos del bosque en otoño, esta es tu oportunidad. Te esperamos en el Parque de Los Jesuitas (Salamanca).

  • Sábado 21 de octubre: de 17:00 a 19:00. Gymkhana familiar en la Naturaleza. 8€ niño (adulto acompañante gratis)
  • Domingo 22 de octubre de 11:00 a 13:30. Paseo descubrimiento de la naturaleza en otoño. 8€ adulto (menores de 12 años acompañados por un adulto: gratis).

Más información e inscripciones:

contacto@aquilanaturaleza.com

654438367 (Laura) y 635158497 (Guillermo).

*Tambien por WhatsApp.

Otoño mágico en el parque de los Jesuitas (Salamanca).

Diapositiva1

La mayor fiesta del color del bosque ha llegado. Como cada año los bosques se vuelven a cubrir de colores dorados y rojizos. En sus espesuras vuelven a revolotear miles de aves recien llegadas desde el Centro y Norte de Europa.

Sí te apetece descubrir la magia del otoño, saber por qué los árboles se visten con esta fantasía de colores, por qué millones de de aven abandonan sus países de orígenes y llegan al mediterráneo ( y a nuestros parques) o por qué pasear en el bosque te hace sentir más tranquilo o la comida te sabe mejor…

Te esperamos los días 21 y 22 de octubre para descubrir el otoño en el parque de los Jesuitas ( Salamanca).

El punto de encuentro para ambas actividades: el Arco de las Bernardas.

Accesible para todos los públicos ( serán bienvenidas las mascotas).

Precios ( incluye material, guías de aves, prismáticos, así como seguro por cada participante):

  • Gymkana familiar en la naturaleza: 8€ niño ( adulto acompañante gratis).
  • Paseo descubrimiento de la naturaleza en otoño: 8€ adulto ( menores de 12 años acompañados por un adulto: gratis).

Información e inscripción:

contacto@aquilanaturaleza.com

635158497 (Guillermo) y 654438367 (Laura).

*Tambien por WhatsApp.

¡Nos vemos en el parque de los Jesuitas!

Paseos para descubrir el río Tormes y su bosque de ribera.

Os recordamos que aunque ya estemos en septiembre, aun sigue siendo verano, así que sí te apetece descubrir la ribera del río Tormes, ponte en contacto con nosotros y te haremos descubrir un lugar con mucha vida.

Cartel paseos de naturaleza por el río Tormes.

Fiesta de despedida de las aves migratorias por la ciudad de Salamanca.

Aun podéis inscribiros para participar en los paseos de naturaleza para despedir y dar la bienvenida a las aves migratorias que realizaremos a partir de mañana.

¡No dejes escapar esta oportunidad!

La oropéndola, la joya dorada.

En nuestros paseos de naturaleza por el río Tormes tenemos la suerte inmensa de poder observar y escuchar a una de las aves más coloridas y elegantes de toda Europa: la oropéndola. Esta ave de un tamaño ligeramente menor al de una tórtola europea, tiene uno de los cantos más dulces y delicados de cuantas especies podemos disfrutar en el Viejo Continente. Apenas son unas notas de una melodía aflautada que brota misteriosa desde el corazón más escondido de los bosques. En este final de agosto, tenemos la suerte de volver a sorprender sus vuelos dorados y despedirnos de ella, justo antes, de que inicie su larguísimo viaje migratorio más allá del desierto de Sahara.

Si te apetece encontrarte con ésta y con otras joyas de nuestra Naturaleza, este sábado tienes una buena oportunidad en nuestro paseo por la ribera del río Tormes en Cabrerizos, entre las 10:00 y las 12:00 (10 euros. Menores de 8 años gratis).

También tendremos una última oportunidad durante nuestra Fiesta de Despedida de las Aves Migratorias a su paso por la Ciudad de Salamanca. Serán dos cómodos paseos diseñados para encontrarnos con ésta y con otras aves increíbles.

Ambas rutas son accesibles y abiertas a todos los públicos.
Se prestarán prismáticos y guías de aves.

Información e inscripciones:
contacto@aquilanaturaleza.com
635158497 y 654438367. También por WhatsApp.

Compartimos con vosotros este vídeo donde se puede apreciar el canto tan bonito y reconocible de esta ave dorada que tanto nos alegra un paseo por nuestros campos.
https://www.youtube.com/watch?v=iZSHGl2gzMo

Nos vemos en el campo.