Un paseo otoñal por la selva dorada de Candelario (Salamanca), 28 de octubre.

Diapositiva1

La llegada del otoño viste los bosques de la sierra de Candelario con los más bellos colores imaginables: el amarillo dorado de los altos álamos, el naranja cálido de los castaños y el rojo vivo de los cerezos y los serbales. Todo un placer para los sentidos disfrutar de un paseo entre árboles retorcidos por el paso de los siglos, sentir el crujido suave del manto de hojas bajo nuestros pasos, escuchar el murmullo de los arroyos que nacen ruidosos en las montañas y perdernos entre las callejuelas de un pueblo que parece haberse congelado en el tiempo.

Programa del día

Punto de encuentro a las 10:00 en la ermita del Cristo del Refugio.

10:00 -14:00 Ruta de naturaleza por la Dehesa de Candelario. Nos desplazaremos a 4 kilómetros en coche para pasear por uno de los bosques más ancianos y bonitos de roble rebollo de la provincia. La sombra dorada de sus árboles centenarios y el correr de sus arroyos cristalinos son un placer arrebatador.

La comida tendrá lugar en Candelario (la comida correrá a cargo de los participantes).

Ningún lugar mejor para disfrutar de la belleza de los paisajes otoñales de la sierra. Desde su parque se dominan magníficas vistas de los colosales circos glaciares, los bosques que se extienden hasta el horizonte y el casco serrano de Candelario, sin duda alguna, uno de los pueblos más bonitos de España.

15:30- 17:30: Paseo por los bosques y arroyos del entorno de Candelario. Para rematar por todo lo alto el día, daremos un paseo por el laberinto vivo de sus calles y por los bosques de un arroyo que parece querer entrar en su casco histórico.

Precio: 14€* (gratuito para los menores de 8 años y de 8 a 12 años 7€).

*Incluye: el trabajo de dos guías de naturaleza, préstamo de material óptico y seguros pertinentes.

Las mascotas serán más que bienvenidas.

Para participar hay que inscribirse o para más información:

📱 635 158 497, también puedes escribirnos por WhatsApp.

📧 contacto@aquilanaturaleza.com

¡Acompáñanos en este paseo de los sentidos por la sierra de Candelario!

 

Anuncios

¡¡Ya están aquí!!

Aunque las altas temperaturas del otoño han retrasado mucho su llegada hasta nuestras latitudes sureñas, ya están entre nosotros las más bonitas, elegantes y descaradas de todas las aves invernantes que podemos ver en nuestras ciudades: las lavanderas enlutadas. Minúsculas, de la longitud de la palma de un adulto humano, recorren inquietas, pero decididas las plazas y calles de pueblos y ciudades. Recién llegadas desde las Islas Británicas, su negro plumaje les da un toque aristocrático como si estuvieran vestidas con el más reluciente de los smoking.

Lavandera enlutada
Motacilla alba yarrellii (lavandera enlutada). Fotografía de Miguel Rouco.

Esta es una de las muchas aves que hemos recibido en España con la llegada del otoño. Una buena oportunidad para descubrirlas será acompañarnos en nuestro paseo para celebrar el OTOÑO MÁGICO EN EL BOSQUE DE RIBERA DE VILLAMAYOR (SALAMANCA).

Os esperamos el domingo 26 de noviembre de 10:30 a 13:30, en el molino de La Moral (Villamayor).

Precio: 8€. Menores de 12 años (acompañados por un adulto) gratis. Incluye prismáticos, guías de naturaleza y seguro de accidente como responsabilidad civil por participante.

Información e inscripción:

Teléfono (también por WhatsApp): 635158497 y 654438367.

Por correo electrónico: contacto@aquilanaturaleza.com

¡Nos vemos en el bosque!

 

 

Otoño mágico en el Parque de Los Jesuitas: Los secretos del bosque en otoño: los animales que crean despensas para los tiempos difíciles y regalan vida para el futuro.

El bosque está habitado por innumerables amigos. Para todos, la búsqueda de un hogar y alimento, para ellos y sus familias, es una necesidad que no permite demoras. Pero ¿qué ocurre si comes bellotas o nueces y durante el invierno ya no quedan porque alguien se las ha comido o, simplemente, se han podrido con la humedad del suelo? ¿Habrá encontrado la Naturaleza algún modo de conservar esta comida para que los animales puedan consumirla durante los largos meses de frío y hambre?

Inesperadamente, la solución a este reto definitivo para la supervivencia la han encontrado los más modestos de los duendes del bosque. Ratones, lirones, ardillas y algunas aves han desarrollado la curiosísima y efectiva costumbre de crear despensas para asegurarse su sustento. ¿Cómo lo hacen y cómo evitan que algún otro habitante del bosque las encuentre y saqueé?

En septiembre y octubre los bosques generosos se cubren de ricos frutos, la promesa de las futuras selvas. Bellotas, nueces, almendras y castañas caen por millones en una lluvia que hace crepitar el suelo cubierto por la hojarasca recién caída. Durante varias semanas los el manto forestal se cubre de un maná ruidoso y nutritivo que riega de alimento nuestros campos. Para incontables aves que llegan desde el centro y norte de Europa, esto es justo lo que estaban buscando para acumular la energía que necesitan para cumplir con éxito sus viajes migratorios hacia el lejano sur. Para otras tantas aves y mamíferos será el sustento para afrontar el invierno que está por llegar. El serio contratiempo de este regalo anual es que, irremediablemente, sólo es un recurso temporal y muy pronto no quedará una pizca de comida disponible para el que no haya sido previsor. Ante la certeza del hambre, algunos animales crearán nutridas y escondidas despensas. No sólo deberán trabajar afanosa y discretamente para recopilar la preciosa comida, sino que, igualmente importante, deberán asegurarse de esconderlas bien para que no sean asaltadas por cualquier bandido oportunista.

Además de para garantizar comida abundante y segura para estos ahorradores, ¿para qué más pueden servir estas despensas? ¿En qué puede el bosque verse beneficiado por el arriesgado y previsor trabajo de estos animales? ¡¡Pues nada menos que para asegurar las plantas del mañana!! Para germinar, todos estos frutos y semillas, requieren de humedad y protección. Cuando un ratón o una ardilla los esconden entre la maraña de raíces de un árbol o arbusto, entre la hojarasca en putrefacción del suelo o, incluso, en la alta tacita de un nido abandonado, estarán proporcionando las necesarias condiciones para su desarrollo. Inesperadamente, el esfuerzo de estos animales por recopilar, esconder y comer una bellota, puede ser la garantía de una futura encina o roble. 

Uno de esos amigos del bosque y de toda la vida es el arrendajo. Este bonito, escandaloso e inteligente córvido tiene la extraordinaria inteligencia para enterrar todo tipo de frutos duros por los mil rincones del bosque. Cuando el hambre apriete, su increíble memoria le permitirá recordar donde guardó sus tesoros y saciar su apetito para vencer un día más al invierno. Afortunadamente para el bosque, y para el millón de vidas que encuentran en él su hogar, incluidos nosotros, algunos quedarán olvidados y permitirán que germinen nuevos robles, encinas, nogales o castaños. Cuando crezcan, devolverán el favor con una nueva lluvia de frutos, sombra para el verano, ramas para proteger del viento helado del invierno, copas frondosas para esconder los nidos y oquedades en sus troncos y raíces retorcidas para que, de nuevo, otro inteligente animal oculte su nutrida despensa invernal y, con un poco de suerte, una nueva bellota quede olvidada y, con el paso lento de los años, se convierta en un vetusto y generosísimo nuevo coloso de bosque.

22561268_1847837355231037_212374352_o
Arrendajo común (Garrulus glandarius). (Foto propiedad de ARBA Albacete (Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono), otros buenos amigos de los bosques y de toda la vida.)

Si te apetece conocer éste y los mil secretos del bosque en otoño, esta es tu oportunidad. Te esperamos en el Parque de Los Jesuitas (Salamanca).

  • Sábado 21 de octubre: de 17:00 a 19:00. Gymkhana familiar en la Naturaleza. 8€ niño (adulto acompañante gratis)
  • Domingo 22 de octubre de 11:00 a 13:30. Paseo descubrimiento de la naturaleza en otoño. 8€ adulto (menores de 12 años acompañados por un adulto: gratis).

Más información e inscripciones:

contacto@aquilanaturaleza.com

654438367 (Laura) y 635158497 (Guillermo).

*Tambien por WhatsApp.