Fiesta de la Primavera del alcornocal de Valdelosa (Salamanca), domingo 20 de mayo.

JPG 2

La primavera ha llegado por todo lo alto. Para darle la más cálida de las bienvenidas vamos a pasear por uno de los espacios naturales más singulares y menos conocidos de Castilla y León: el Alcornocal de Valdelosa. Este bosque de extraordinaria belleza, poblado por cientos de vetustos y retorcidos alcornoques centenarios será el mejor escenario para esta fiesta de la Naturaleza en la que buscaremos encontrarnos con todos los paisajes y habitantes silvestres de este rincón privilegiado de Naturaleza, a menos de 30 kilómetros de la ciudad de Salamanca.

Programa de actividades:         

  • 10:00-11:00. Taller de manualidades en familia. “Descubre la Naturaleza del Alcornocal de Valdelosa”.
    • Actividad gratuita.
    • En el salón del ayuntamiento.
  • 11:15-14:00. Paseo guiado de descubrimiento de la Naturaleza de Valdelosa.
    • Salida desde el ayuntamiento.
    • Recorrido: 5 kilómetros.
    • Dificultad: baja.
  • Comida en Valdelosa (a cargo de los participantes)
  • 16:00-hasta el atardecer. Paseo guiado de descubrimiento de sus Catedrales Vivas.
    • Salida desde el ayuntamiento.
    • Recorrido: 5 kilómetros.
    • Dificultad: baja.

Precio: 12* euros (gratuito para los menores de 8 años. Todos los menores deberán estar acompañados por un adulto responsable).

*Incluye: guías profesionales, material óptico, guías de naturaleza, así como los seguros pertinentes para la realización de las actividades.

Organiza:

AQUILA Naturaleza

Colabora:

Ayuntamiento de Valdelosa

Inscripción e información:

635158497 y 654438367

contacto@aquilanaturaleza.com

¡Regala/te primavera!

Anuncios

Resumen Fiesta de bienvenida de la primavera en Ledesma.

El domingo 4 de marzo, dimos la bienvenida a la primavera en Ledesma. A pesar de la lluvia y viento que azotaron durante la semana, el domingo las condiciones climatalógicas nos dio un respiro permitiendo celebrar la fiesta de bienvenida de la primavera, en uno de los pueblos más bonitos de Salamanca y de España: Ledesma.

Descubrimos su entorno natural, una de las dehesas mejor conservadas de la provincia de Salamanca. Un paseo entre encinas, que brillaban gracias al reflejo de la luz en las gotas de agua de sus hojas, la compañía de numerosos milanos reales, buitres negros y leonados, así como pinzones vulgares, mosquiteros llegamos al puente Mocho, un puente medieval muy bien conservado, anclado en un paisaje espectacular.

Nos deleitamos con su patrimonio cultural abandonado por el éxodo rural.

Después de comer, dimos un paseo tranquilo, por la ribera del Tormes, en compañía de; los cormoranes, garzas reales, garcetas grandes y una parejita de golondrinas (dando la bienvenida a la primavera).

Un paseo por su casco histórico fue el broche final a esta fiesta de bienvenida de la primavera en Ledesma.

Muchísimas gracias a todos aquellos que a pesar de que no eran muy favorables las condiciones climatológicas nos habéis acompañado en este paseo de descubirmiento de la naturaleza en Ledesma, ha sido un día muy bonito.

Grupo participante
Participantes y Dulce (una maravillosa perra).

¡Nos veremos muy pronto!

Con la llegada de la primavera y de su lluvia y luz vivificante se ha vuelto a obrar el milagro mágico de cada año: la vegetación ha vuelto a derrotar al frío, a la sequía y a la oscuridad para regalarnos unos paisajes de belleza incomparable.

Como si fuera pura obra de magia, la vida vegetal estalla en cada rincón, igual que lleva haciéndolo cientos de millones de años.

Las cunetas, solares y jardines se han vuelto a cubrir de un hermoso manto de flores y plantas verdes, que con los calores del final de la primavera, darán lugar a una cosecha de incalculables millones de semillas maduras que serán el alimento para miles y miles de aves, mamíferos y la garantía de nueva vida en futuros años. Esa misma vegetación madura y, más tarde, seca, es la que se pretende eliminar allí donde surja porque se considera fea, nido de inimaginables enfermedades y alimañas y, con cierta lógica, para evitar que el cigarrillo lanzado desde un coche por un insensato pueda provocar un incendio. Desgraciadamente, hemos elegido la más agresiva de las formas para evitar los incendios: inundando de herbicida incontables miles de kilómetros de carreteras y caminos. Como una imparable marea negra, herbicidas y pesticidas cubren el campo de muerte y de vegetación seca que será el mejor de los combustibles para un incendio.

Afortunadamente, y muy poco a poco, se van poniendo en práctica métodos respetuosos para reducir el volumen de vegetación en zonas sensibles (¡donde los seres humanos nos empeñamos en generar incendios!) y, de este modo, disminuir el riesgo real de incendio. En este caso, se puede ver como se ha segado con un tractor una cuneta. Este método tiene ventajas sobresalientes con respecto al uso de los herbicidas, como evitar la contaminación de suelos, aire, agua y cultivos cercanos, y una muy evidente, pero que suele pasar desapercibida: permite que la vegetación siga verde y no se convierta en el más efeciente de los combustibles.

Ojalá llegue pronto el día en el que entendamos que la vegetación, aunque esté seca, cumple una labor insustituible en los ecosistemas y, por supuesto, en nuestra salud: embellece los paisajes; ofrece la comida y refugio que necesita nuestra fauna silvestre y doméstica; nos regala oxígeno, humedad y perfume; amortigua el ruido; purifica el aire; protege el suelo de la erosión; facilita la infiltración de la lluvia posibilitando la recarga de los acuíferos y su uso en nuestra vida diaria; degrada los contaminantes de las aguas fecales; oxigena el agua…..

¡¡¡LLUEVEN BÚHOS!!!!

Buhos
Pollo de búho chico. Autor de la fotografía: Miguel Rouco.

Con la llegada de la primavera nos podemos encontrar con una grata e inesperada sorpresa: ¡¡comienzan a llover pollos de búho!! Como si brotaran del suelo, en algunos jardines urbanos y en otro tipo de bosques podemos descubrir a unas desaliñadas y aún desplumadas crías de rapaces nocturnas.

Lejos de estar indefensos, los pollos de cárabo, búho chico y real y otras especies de rapaces nocturnas, pueden lanzarse al suelo desde sus nidos antes de poder volar. Confiando en el camuflaje perfecto de sus plumas, se confunden entre hojas y ramas y no suelen ser descubiertos por sus depredadores silvestres, como zorros o garduñas.

Cuando un paseante se topa con semejante sorpresa, es razonable que piense que se encuentran en peligro y que, con toda su buena voluntad, quiera ayudarlos llevándoselos a casa o, con suerte, a algún centro de recuperación de animales como los que hay repartidos por todo el país.

Salvo que muestren alguna herida sangrante, un golpe visible o que corran un peligro real, por presencia de perros, gamberros o tráfico de coches, deberemos dejarlos en el mismo lugar que nos los hemos encontrado. Ni mucho menos están abandonados. Con seguridad, sus padres estarán contemplando la escena y bajarán a alimentarlos tan pronto como nos hayamos alejado. En este caso, nuestra buena intención de querer recoger a un animal que parece abandonado, será contraproducente, ya que impediremos que los pollos aprendan junto a sus padres todos los trucos de la caza y la supervivencia en el medio natural. La naturaleza sabe cuidarse sola aún cuando nos parezca que se encuentra desamparada.

Si te encuentras con algún pollo en peligro o con cualquier animal silvestre que pueda encontrarse herido y requiera de ayuda veterinaria, ponte en contacto con el SEPRONA (Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil) en el número 062 o con el servicio territorial de medioambiente de tu provincia. Ellos se encargarán del traslado del ejemplar herido hasta el hospital de fauna más cercano para que sea adecuadamente atendido. Tu tiempo y tu llamada puede salvarle la vida a un animal.

¡Disfrutad de esta primavera fantástica!

¡¡¡LLUEVEN BÚHOS!!!!

Buhos
Pollo de búho chico. Autor de la fotografía: Miguel Rouco

Con la llegada de la primavera nos podemos encontrar con una grata e inesperada sorpresa: ¡¡comienzan a llover pollos de búho!! Lejos de estar indefensos, los pollos de cárabo, búho chico y real y otras especies de rapaces nocturnas, pueden lanzarse al suelo desde sus nidos antes de poder volar. Confiando en el camuflaje perfecto de sus plumas, se confunden entre hojas y ramas y no suelen ser descubiertos por depredadores silvestres como zorros o garduñas.

Cuando un paseante se topa con semejante sorpresa, es habitual que piense que se encuentran indefensos y que quiera ayudarlos llevándoselos a casa o, con suerte, a alguno de los centros de recuperación de animales silvestres que hay repartidos por el país. Salvo que muestren alguna herida sangrante o un golpe visible o que corran un peligro real, por presencia de perros o gamberros, deberemos dejarlos en el mismo lugar que los hemos encontrado. Ni mucho menos están abandonados. Con seguridad, sus padres estarán contemplando la escena y bajarán a alimentarlos tan pronto como nos hayamos alejado. En este caso, nuestra buena intención de querer recoger a un animal que parece abandonado, será contraproducente, ya que impediremos que los pollos aprendan con sus padres todos los trucos de la caza y la supervivencia en el medio natural. La naturaleza sabe cuidarse sola.

Si te encuentras con alguno de estos pollos o con cualquier animal silvestre que pueda encontrarse herido, ponte en contacto con el SEPRONA o con el servicio territorial de medioambiente de tu provincia. Ellos se encargarán del traslado del ejemplar herido hasta el hospital de fauna más cercano para que sea adecuadamente atendido.

Un saludo y disfrutad de la primavera.
Aquila Naturaleza.