Las Arribes del Duero (Salamanca).

¿Te lo quieres seguir perdiendo? escríbenos y descubrirás el corazón de Arribes, un lugar donde querrás volver.

IMG_20170415_133853 (2)
La Code (Mieza)
Anuncios

Uno de los últimos árboles sabios de las plazas de los pueblos de Salamanca.

Olmo
Olmo en la plaza del pueblo de Herguijuela de la Sierra (Salamanca).

El ser humano siempre ha sentido la necesidad de buscar consejo. Intencionadamente, esta búsqueda nos ha llevado a encontrar en la Naturaleza que nos rodea, una guía y una ayuda certera para nuestra vida.

De todos los seres vivos en los que hemos sabido encontrar la mano cálida y sabia de la Naturaleza, han sido los árboles en los que más hemos depositado nuestra sincera confianza. Encinas, robles, morales, cipreses, tejos, etc. En todos ellos sentimos una energía especial. De todos estos árboles sabios, probablemente, han sido los olmos los que han ocupado, con más frecuencia, un lugar de privilegio y reconocimiento en nuestras comunidades. Muy conscientemente, los hemos situado en el corazón de la vida de nuestros pueblos para sentirlos, aún más cerca, como si quisiéramos que la sombra de su copa inmensa protegiera nuestro hogar y guiara nuestros pasos.

Desde tiempos inmemorables, los olmos han sido fieles testigos de la vida y muerte de nuestros pueblos y de sus habitantes pasajeros. A nuestros ojos, curiosos e impacientes, siempre se mostraron eternos, inmutables, vencedores del paso de los siglos que mudó reyes y nobles, palacios y castillos, nombres de calles, pueblos y países.

Muy tristemente, los olmos viejos de Castilla y de Machado, ya no volverán a ser hendidos por el rayo. La peste insensible de la grafiosis ha devorado las hermosísimas y monumentales olmedas, arruinando, definitivamente, esta ancestral comunión entre el ser humano y su Naturaleza maternal.

Sin embargo, aún hoy, tenemos la suerte inmensa de regocijarnos con la silueta de algunos de estos gigantes sabios. Éste que presentamos, uno de los últimos grandes olmos de los pueblos de Salamanca, se mantiene erguido y orgulloso en el corazón de la Sierra de Francia, atrayendo a los habitantes que aún sienten la magia poderosa de su presencia y se acercan a la vera de su sombra fresca y benefactora.

Deseando, nosotros también, que otro milagro de la primavera nos vuelva a asombrar con sus ramas reverdecidas, te esperamos para salir al campo y encontrarnos con estos preciados supervivientes de los bosques ibéricos.

Ponte en contacto con nosotros y cuéntanos cuál de todos los bosques mágicos de Salamanca te apetece conocer.

Nos vemos en el campo.

Fiesta de Despedida de las Grullas en el Azud de Riolobos (Salamanca): una fiesta del turismo rural en Villar de Gallimazo y Campo de Peñaranda.

Este fin de semana, 21 y 22 de enero, hemos disfrutado de una fantástica fiesta de turismo de naturaleza y cultura junto a los ayuntamientos de Villar de Gallimazo y Campo de Peñaranda, en el nordeste de la provincia de Salamanca.

Aprovechando el momento culminante de la estancia invernal de esta ave magnífica en España, hemos celebrado la primera Fiesta de Despedida de las Grullas en el Azud de Riolobos. Combinando el disfrute del patrimonio natural de estas tierras meseteñas y de su riquísimo y desconocido patrimonio cultural e histórico, más de 200 personas se han acercado a conocer dos pequeños pueblos que guardan muchos tesoros para el viajero curioso.

A lo largo de dos días completos hemos celebrado talleres especialmente pensados para que los más pequeños puedan iniciarse en su acercamiento a la naturaleza; paseos de descubrimiento de la naturaleza más cercana a nuestros pueblos y que, casi nunca, recibe la atención que merece; visitas a su legado cultural en forma de vías pecuarias, iglesias mudéjares y paisajes repletos de historia; y, para culminar por todo lo alto, uno de los mayores espectáculos de la fauna europea, una espera a la llegada diaria de los bandos ruidosos y geométricos de las grullas que han estado alimentándose durante todo el día y que, como cada noche durante su estancia invernal entre nosotros, se concentran para pasar las crudas noches en las orillas de este humedal privilegiado y olvidado.

cuaderno-de-campo
Cuaderno de campo elaborado por los jóvenes participantes para que nada se olvide en nuestro día de campo. Por supuesto, las grullas son las principales protagonistas de sus páginas de naturaleza. (Fotografía Aquila Naturaleza).
cafe
En pleno invierno se agradece comenzar las actividades de campo con un café caliente y unas perronillas. Cuidar a la gente que te ofrece su tiempo y atención es una obligación y un placer. (Fotografía Aquila Naturaleza).
camino
Guillemo buscando avutardas.Fotografía Aquila Naturaleza

El entorno inmediato de nuestros pueblos es un lugar extraordinario para una ruta de naturaleza que nada tiene que envidiar a las que se pueden realizar en otros espacios más reconocidos. Estos paisajes que prospectamos con nuestros telescopios y prismáticos son los campos donde se alimentan las grullas durante su crucial estancia invernal en España. Junto a ellas, pudimos encontrar a las gigantescas avutardas y a los ágiles aguiluchos pálidos y laguneros.

topillo
Guillermo señalando una topillera. Fotografía Aquila Naturaleza.

A lo largo de nuestros paseos de descubrimiento de la naturaleza pudimos conocer, no sólo tesoros naturales, sino también su problemática. Sin duda alguna, las explosiones cíclicas de poblaciones de topillos campesinos (Microtus arvalis) y su lucha biológica es un tema recurrente en la Meseta Norte. Sin necesidad de recurrir al uso de veneno y a la destrucción por quema y roturación de las últimas lindes y riberas de estos paisajes profundamente alterados por la acción humana, existe una larga lista de depredadores que ya efectúan un control efectivo de sus poblaciones. En este caso señalamos la entrada al sistema de galerías de estos topillos y dos grandes agujeros por encima, que corresponden a la labor predatoria del zorro sobre esta colonia. Es tan sencillo como: si respetamos a los zorros, a las garduñas, a los cernícalos y a todas nuestras rapaces nocturnas tendremos menos topillos y menos daños en las cosechas.

Hasta los más recios paisajes permiten aprender sobre la vida secreta de la naturaleza. Jugar a investigar las huellas de los animales ofrece un recurso educativo sumamente atractivo para los niños. Un niño que se aburra en una actividad será un padre que no repetirá experiencia con nosotros.

Nuestros pueblos están haciendo un enorme esfuerzo para cuidar su patrimonio que, realmente, es el de todos. Visitar estos templos supone una sorpresa profundamente gratificante para todos aquellos que deciden salirse de las rutas turísticas tradicionales. Las localidades pequeñas y olvidas en la inmensidad de los espacios que quedan entre los destinos visitados por el público general, atesoran una gran parte del conjunto del patrimonio cultural de nuestro país. El café, el bocadillo o el menú que consumamos en sus bares y tiendas supondrán un apoyo a los negocios locales que están en la base de la vida de sus gentes y, sin duda alguna, aportará un argumento crucial de cara a su supervivencia, de ellos y de todo nuestro patrimonio.

azud
El Azud de Riolobos. (Fotografía de Aquila Naturaleza).

El Azud de Riolobos. Aunque no parezca muy llamativo, es el vital hogar y refugio temporal para incontables aves. Garantizar su conservación contribuirá decisivamente a la supervivencia de miles de ejemplares que acuden desde toda Europa para combatir los crudos inviernos de sus países de origen. Igualmente, su mantenimiento en buenas condiciones ecológicas, permitirá convertirlo en una oportunidad turística para la comarca.

Garcetas grandes, garzas reales, ánsares comunes, una solitaria barnacla cariblanca, patos cucharas, cercetas comunes, aguiluchos laguneros y pálidos, esmerejones, miles de gaviotas y, por supuesto, más de 2000 escandalosas y bellísimas grullas se pudieron observar al atardecer en este humedal que se merece todo nuestro cuidado.

Para concluir con este repaso a este fin de semana extraordinario, queremos dar las gracias a todos los decidieron acompañarnos en las actividades. Muy especialmente, deseamos agradecer toda la colaboración prestada por los ayuntamientos y pueblos de Villar de Gallimazo y Campo de Peñaranda. El próximo año repetiremos esta experiencia que ha sido tan grata y enriquecedora.

¡¡Muchas gracias a todos y nos vemos en la próxima!!

 

Sólo parece una caja, pero lo es todo.

caja-colmena
Sólo parece una caja, pero lo es todo. Fotografía: Aquila Naturaleza.

En la mayoría de las ocasiones, las cosas realmente importantes vienen en formato pequeño. En esta ocasión, esta afirmación no podría ser más acertada. Si pensáramos cuál podría ser el ser vivo más importante en el funcionamiento del complejo engranaje de este ecosistema fantástico que constituye la Sierra de Las Quilamas, quizá, nos acordaríamos de su colonia de buitres negros (la más importante de la provincia de Salamanca) con su impagable labor de sanitarios; o quizá de su pareja de águila real, de sus alimoches o de sus cigüeñas negras; tal vez pensaríamos en la presencia fantasma de un último lince que haya podido sobrevivir a las enfermedades del conejo y a las escopetas que no respetan nada.

Sin restar valor a todos estos tesoros, podemos afirmar que, muy probablemente, la pieza más trascendental e insustituible de este paraíso es su rica y compleja comunidad de insectos polinizadores. De entre todos estos minúsculos aliados de la naturaleza y del propio ser humano, sin duda, hay que destacar el milagro del trabajo paciente de las abejas. Mimadas desde hace siglos en todos los pueblos del sur de Salamanca, ellas son las responsables principales de la polinización que está en la base de la vida de toda su comunidad vegetal. Como auténticos alquimistas, ellas son las encargadas del delicado transporte del preciado polen de una flor a otra. Partiendo desde estas cajas, que no son otra cosa que las colmenas fabricadas por sucesivas generaciones de apicultores serranos, las abejas emprenden la busca de su preciado alimento: el néctar y el polen de las incontables plantas de estas montañas a mitad de camino entre el mundo mediterráneo y el atlántico. De este sutil e inapreciable trasiego surge el amplio abanico de formaciones vegetales aquí presentes: frescas selvas de robles, castaños y acebos en la cara norte de la sierra; ásperos, pero acogedores encinares y alcornocales en las profundidades de sus valles más cálidos; laderas perfumadas por la dulce fragancia de los millones de flores de los brezos y jaras; altos y fértiles pastizales azotados por el viento y regados por las borrascas que trepan por el valle del río Alagón; tupidas riberas de alisos y sauces acompañando el curso de sus arroyos cristalinos; etc. Todo debe gran parte de su vida y esplendor a la labor incansable de estos olvidados insectos.

Y aprovechando, hasta el más insignificante de estos recursos vegetales, la vida animal que llena de movimiento y alegría cada uno de sus rincones: las parejas solitarias de buitres negros que asientan sus inmensos nidos sobre las copas de las viejas encinas; azores acechando desde las ramas vigilantes de un recóndito roble; lirones durmiendo el largo sueño invernal en lo más profundo de un viejo y podrido tronco; zorzales llegados desde toda Europa para alimentarse de los frutos del armado espino y del retorcido olivo; y, quien sabe, si el último y acorralado lince aguardando aún su oportunidad en los mas recóndito y escondido de estas espesuras.

Paseos de Descubrimiento de la Naturaleza de la Provincia de Salamanca.

arribes
Los Arribes del Duero.Fotografía: Aquila Naturaleza.

Nuestros Paseos de Descubrimiento de la Naturaleza pretenden acercar al visitante al patrimonio natural y humano de los paisajes de la provincia de Salamanca. Sin ninguna prisa, iremos descubriendo las huellas de la Naturaleza y del paso del ser humano por las tierras de los arribes del Duero y de todas las sierras que se elevan al sur de Salamanca: Béjar, Lagunilla, Francia, Quilamas y Gata. Piensa que te gustaría conocer y nosotros organizaremos un viaje adaptado a lo que deseas.

Los Arribes del Duero

2
Paisaje de las Arribes del Duero.Fotografía: Aquila Naturaleza.

La red de cañones más importante de Europa

Los arribes del Duero y de todos sus afluentes salmantinos forman la red de cañones más espectacular y de mayor longitud de toda Europa. Más de 100 kilómetros de abismos que alcanzan, durante decenas de kilómetros, los 400 metros de profundidad. En estas tierras fronterizas con Portugal, se pueden encontrar algunos de los paisajes más apabullantes de España. Su larga historia de ocupación humana se remonta mucho más allá de los más de 2000 años de historia de la cultura Vetona y de su magnífico legado en forma de monumentales castros. Probablemente, desde el Neolítico, las comunidades agrícolas asentadas a la orilla de sus laderas de vértigo, han cincelado la roca pura hasta labrar un paisaje de terrazas que llegan hasta la misma orilla de los ríos y que bien podría ser la obra de un gigante.

iberia-bird-medioambiente
Cañón del río Duero.Fotografía: IberiaBird Medioambiente.

El choque titánico entre las placas euroasiática y africana hace unos 40 millones de años, elevó los límites orientales de la Meseta Norte, obligando a todos sus cursos de agua a dirigirse hacia el oeste para desaguar en el Atlántico, dando lugar al Padre Duero. La obra magna de la erosión fluvial labró algunos de los paisajes más sobrecogedores y salvajes del Viejo Continente. Un paraíso natural que guarda, aún, gran parte de su esencia más primigenia.

3
Cañón del Duero y terrazas agrícolas. Fotografía: Aquila Naturaleza.

La construcción de terrazas o bancales ha permitido cultivar hasta las laderas de mayor pendiente de estos cañones fluviales.

Las sierras de Salamanca

sierra
Paisaje de la Sierra de Francia.Fotografía: Aquila Naturaleza.

Bosques, pasado glacial y algunos de los pueblos más bonitos de España

En las sierras del sur de Salamanca se conserva una de las mayores extensiones de bosque de toda España. A lo largo de sus senderos conoceremos la atormentada historia geológica que ha creado (y sigue modelando) las montañas y valles que configuran estas sierras. Comprenderemos cómo los usos tradicionales de sus gentes han ido dando forma a sus paisajes más reconocibles y cómo, el éxodo rural y la regeneración natural, han cubierto de bosque el trabajo de incontables generaciones de hombres y mujeres. Recorreremos las veredas que se adentran en sus espesuras para acercarnos a sus rincones menos conocidos. Visitaremos monasterios olvidados por el paso del tiempo y seguiremos las huellas de la fauna silvestre que se esconde en una de las últimas selvas de Europa.

Las elevadas precipitaciones del Sistema Central y el dramático abandono rural de la segunda mitad del siglo XX han permitido que, en la mayor parte de estas sierras, prospere un renacido e inesperado bosque atlántico que recuerda a los húmedos y verdes paisajes del norte de España. El paso de las estaciones supone una auténtica metamorfosis de colores y formas en este sorprendente paisaje forestal.

A la extraordinaria belleza y riqueza de estas sierras contribuye, además de la paciente y profunda labor de la Naturaleza, el inestimable legado del ser humano, con un riquísimo patrimonio cultural en forma de laderas aterrazadas, pinturas rupestres, monasterios y algunos de los pueblos más bonitos de España.

paseo
Calleja en la Sierra de Francia. Fotografía: Aquila Naturaleza.

Como si se tratara de una tela de araña, estas tierras están surcadas por una intrincada red de callejas que han unido, desde hace siglos, a sus pueblos. Recorrer a pie estos caminos históricos, que serpentean entre bosques centenarios y caseríos escondidos, es un placer durante todas las estaciones del año. No hay mejor forma de adentrarse en la naturaleza y de descubrir todos sus secretos.

corral-de-los-lobos
Corral de los Lobos (antigua trampa para su caza) Fotografía: Aquila Naturaleza.

En algunos puntos del Sistema Central aún se conservan añejas trampas para lobos, los Corrales de Lobos, auténticas joyas etnográficas de nuestro patrimonio más apegado a la vida rural. Hoy en día, estas trampas son un reclamo turístico de primer orden y un recuerdo de una España ganadera que desaparece.

carlos-romo
Fotografías: Carlos Romo.

El espectáculo de la fauna silvestre. Las peleas nupciales de los machos de ciervos y cabras montesas son uno de los mayores espectáculos de la naturaleza europea. Con sus combates vigorosos, los animales más sanos y fuertes defenderán la posesión de sus harenes. El estruendo del entrechocar de sus cuernas retumbará por las sierras y dehesas del sur de Salamanca.

Características de los paseos: el deseo de disfrutar y conocer la naturaleza nos anima a diseñar rutas ni muy largas ni muy exigentes físicamente. Se primará el paseo tranquilo que permita acercarnos con curiosidad el entorno y a los puntos más interesantes de las rutas: miradores, molinos, castillos, castros, asentamientos históricos, bosques singulares, cañones, riberas, etc. En todo momento, los participantes decidirán qué les apetece conocer.

Comida: a elección de los participantes. Se puede comer en pleno campo o se puede buscar un restaurante.

Periodo de celebración: todo el año. Con cada estación los paisajes muestran una personalidad muy diferente.

Tipo de paseos: se combinará el senderismo con traslados en coche.

Punto de partida y de llegada: a convenir con los participantes.

Duración de la ruta: realizamos rutas de media jornada (5 horas) o de jornada completa (unas 10 horas) que pueden acomodarse a la disponibilidad de tiempo de los participantes.

Horario de los paseos: se adaptarán a la disponibilidad de tiempo de los participantes y al ritmo natural de las estaciones y de la fauna y paisajes a descubrir.

Qué incluyen los paseos: acompañamiento de guías de naturaleza especializados, préstamo de prismáticos y seguro de accidentes y responsabilidad civil. Los precios incluyen transporte para hasta tres personas.

Precios de los paseos de medio día, mañana o tarde (unas 5 horas):

  • Una persona: 60 euros.
  • Dos personas: 35 euros por persona.
  • Tres personas: 25 euros por persona.
  • Cuatro personas: 15 euros por persona.
  • Cinco personas en adelante: 120 euros grupo.
  • Menores de 8 años gratis.

Precios para una jornada de campo completa (unas 10 horas):

  • Una persona: 80 euros.
  • Dos personas: 50 euros por persona.
  • Tres personas: 40 euros por persona.
  • Cuatro personas: 30 euros por persona.
  • Cinco personas en adelante: 150 euros grupo.
  • Menores de 8 años gratis.

Grupo mínimo: 1 persona.

Grupo máximo: 30 personas.

La actividad cuenta con la ayuda de dos guías de naturaleza profesionales.

Si quieres pasear por la naturaleza y acercarte a toda su vida silvestre, ponte en contacto con nosotros y te propondremos un paseo de descubrimiento de la naturaleza adaptado a lo que quieras conocer.

Para cualquier aclaración o petición de más información, no dudes en ponerte en contacto con nosotros en los teléfonos 635158497 (Guillermo Hernández Cordero) y 654438367 (Laura García Hernández) o en el correo contacto@aquilanaturaleza.com