Descubriendo al zorro.

zorro
Contemplando esta foto, ¿Acaso es posible imaginar un animal ibérico más hermoso, más grácil y más digno de respeto y admiración que el zorro? (Fotografía: Carlos Romo).

Si no existiera el lobo, sin duda alguna, el zorro ostentaría el obsceno galardón de ser el animal más odiado y perseguido de España. Durante nuestro Curso de Introducción al Rastreo pretendemos mostraros toda la belleza de este animal mágico. Nos acercaremos con respeto a su secreto territorio para comprobar su impagable labor como aliado de nuestros agricultores y ganaderos. Creyendo firmemente en el papel benefactor de los depredadores, veremos cómo el zorro, ¡y todos los roedores!, son actores principales e insustituibles en el relato sabio e inmemorial de la vida de nuestros bosques.

Con seguridad, el zorro (Vulpes vulpes) es el carnívoro de tamaño medio más abundante, ubicuo, resistente a las transformaciones de los ecosistemas por parte del ser humano y, desgraciadamente, el perseguido con más saña por su natural depredación sobre especies cinegéticas ¡¡cómo si después de millones de años no tuviera derecho a comer!!

Huella zorro
¿Huellas de zorro o de perro?

La huella del zorro es una de las más habituales de cuantas podemos encontrar en nuestros paseos de campo. Muy semejantes a la del perro, resulta claramente menor que la de la mayoría de las variedades del mejor amigo del ser humano. Marcan 4 dedos (aunque tienen 5 en las patas anteriores) y sus dimensiones son de unos 5 cm de longitud y unos 3 a 4 cm de ancho. En la parte inferior de esta fotografía, podemos ver una pata posterior de zorro (a la izquierda) y una pata anterior de perro (a la derecha). Para la gran mayoría de los mamíferos, las patas anteriores, que corresponden a nuestras manos, son proporcionalmente más anchas y con más espacio entre los dos dedos delanteros (3º y 4º), que las huellas de las patas posteriores. Las huella trasera tiene un aspecto más alargado, fino y entre sus dedos delanteros apenas se aprecia espacio. Las uñas finas, su aspecto alargado, el nítido espacio entre los dedos y la almohadilla metacarpiana y la X que se puede dibujar entre sus almohadillas (de las patas posteriores) permiten separar, con razonable acierto, las huellas del zorro de las de un perro.

Huella zorro barro
Huella zorro en el barro

En esta huella marcada en el barro fresco, se puede apreciar con claridad el denso pelaje que cubre las patas del zorro, muy al contrario de las más lampiñas patas del perro.

caca-zorro
Excremento de zorro. Fotografía de Aquila Naturaleza.

Los zorros delimitan sus territorios con llamativos excrementos de olor intenso y aspecto perruno. Este marcaje visual y olfativo busca delimitar y defender sus posesiones sin tener que recurrir al enfrentamiento físico con otros ejemplares. Cuando estos excrementos se encuentran sobre emplazamientos elevados, piedras y matorrales en los caminos que usa para desplazarse, se puede afirmar, con razonable certeza, que se trata de un macho, siendo el marcaje de las hembras más discreto y directamente sobre el suelo. Su forma es alargada, con varias volutas y de un tamaño que oscila entre los 5 y los 20 centímetros. Su color y composición reflejan su alimentación generalista y sumamente adaptable a los recursos disponibles. Suelen ser oscuros-morados en el otoño, cuando se alimentan de las dulces moras. Si han consumido los frutos del rosal silvestre, escaramujo o “tapaculos”, se pueden observar los hollejos rojizos de este fruto tan abundante y rico en vitaminas. Esta dieta frugívora es de enorme importancia en la dispersión de incontables semillas por toda su área de campeo. La mayor parte del año, el contenido principal de estos excrementos son los pelos grises y cortos de los roedores sobre los que depreda intensamente y tanto ayuda al agricultor a “controlar” las polémicas explosiones de topillos campesinos (Microtus arvalis).

madriguera-zorro
Madriguera de zorro. Fotografía de Aquila Naturaleza.

Los zorros excavan madrigueras al amparo de la vegetación y de rocas de gran volumen. Estas zorreras son el hogar de las familias durante la delicada época de cría. Fuera de este periodo, los zorros no suelen utilizarlas y se encaman al abrigo del matorral. Su aspecto exterior recuerda vagamente al de las conejeras, claramente menores en el diámetro de sus bocas, y se pueden llegar a confundir con los muy similares hogares del tejón (en la siguiente entrada del blog hablaremos de cómo diferenciar zorreras, tejoneras y conejeras). Cuando hay crías, que por su indefensión todavía se esconden en estos refugios subterráneos, se pueden encontrar restos de alimentos a la entrada de las madrigueras. La presencia de moscas y el olor zorruno intenso son claros indicativos de su ocupación. En ocasiones, comparten huras con los tejones, aunque son conocidos los casos en los que los tejones los expulsan e incluso llegan a matarlos. Su fuerza y potencial agresividad los convierten en peligrosos vecinos para nuestros valientes e inteligentes raposos.

nieve-zorro
Huella del zorro en la nieve. Fotografía de Aquila Naturaleza.

La larga y tupida cola del zorro le sirve de práctico balancín en sus desplazamientos y en sus rápidos y zigzagueantes lances de caza.  En zonas nevadas es habitual que su paso quede impreso en la nieve blanda.

pelaje-zorro
El pelaje rojizo del zorro suele quedar enganchado en las numerosas alambradas de espino que atraviesan sus territorios. Su agilidad y su tamaño modesto le permiten salvar con seguridad la mayoría de estas afiladas trampas para la fauna.

Sobre este elegante y listo mamífero, y sobre otros muchos secretos de la vida silvestre de nuestros campos, habrá tiempo de hablar con calma durante nuestro CURSO DE INTRODUCCIÓN AL RASTREO DE LA FAUNA DE CASTILLA Y LEÓN que celebraremos los días 22, 23 y 24 de febrero en el centro de formación profesional Lorenzo Milani (Cabrerizos, Salamanca). Tendremos dos tardes enteras de formación teórica y un día completo de campo para iniciarnos en la búsqueda e identificación de las huellas y rastros de nuestra fauna.

Estructura y horario del curso:

Jueves 22 de febrero: 16:30 a 20:30 horas.

  • Charla: Conociendo las huellas, rastros y señales de los mamíferos de Castilla y León:
    • Pasos a seguir a la hora de encontrar un rastro e identificarlo correctamente.
    • Información que nos aporta un rastro.

Viernes 23 de febrero: 16:30 a 20:30 horas.

  • Charla: Conociendo las huellas, rastros y señales de las aves de Castilla y León:
    • Huellas y rastros de las principales aves de Castilla y León.
    • Dónde buscar huellas de aves.
    • Información extraíble de un rastro.
  • Taller de introducción al análisis de egagrópilas.

Sábado 24 de febrero: 09:30 a 18:30 horas. Jornada de prácticas en el campo:

  • Ruta práctica de rastreo e interpretación del paisaje.
  • Selección de los mejores lugares para buscar huellas y rastros.
  • Identificación de rastros dentro de un área determinada.

Se coordinará la salida de los coches para que las personas sin transporte puedan acudir al curso. Aquellos que no dispongáis de coche, llamadnos al 635158497 y 654438367.

Objetivo del curso: familiarizarnos con el reconocimiento de las huellas y rastros de la fauna de Castilla y León que nos encontremos en nuestras jornadas de campo. Bajo ningún concepto, se pretende animar a poner en práctica conductas que puedan suponer una molestia o amenaza contra nuestra fauna. Se trata de un curso de conocimiento de la Naturaleza y no de cómo encontrar madrigueras o nidos. El respeto por nuestros compañeros de planeta es prioritario sobre cualquier otra pretensión.

Precio del curso 35 euros.

Lugar de realización: Centro de F.P.E Lorenzo Milani (Cabrerizos, Salamanca)

Inscripciones:

Centro de F.P.E Lorenzo Milani

Teléfono: 923180831

centromilani@gmail.com

Información:

Para cualquier aclaración o petición de más información, contacten con nosotros en: contacto@aquilanaturaleza.com y en los teléfonos 635158497 y 654438367.

¡Nos vemos rastreando!

Anuncios

¿Cuál es el papel de los depredadores y de los roedores en la conservación de nuestros bosques?.

Zorro depredando Eduardo Carrasco
Zorro depredando. Fotografía de Eduardo Carrasco.

La labor benefactora de los depredadores naturales en la salud de nuestros paisajes es una certeza científica que no admite controversias. En esta entrada vamos a conocer una de las muchas aportaciones de éstos (y de todos los seres vivos) en la conservación de los ecosistemas.

Con seguridad, se puede afirmar que los roedores son los principales consumidores de los frutos del bosque. La necesidad de satisfacer sus altas demandas metabólicas, podrían llevarles a devorar una buena parte de los frutos que deberían ser las nuevas generaciones de la vegetación que los sostiene. Su esforzada costumbre de acumular comida en nutridas despensas, no sólo se debe a la imperiosa necesidad de reservar alimento para los largos meses de invierno, sino también, a la presión que sufren por parte de depredadores como las rapaces, los zorros o las garduñas, todos profundamente odiados y acosados por algunos humanos. La caza que ejercen todos estos depredadores silvestres, obliga a los pequeños roedores a acumular todo tipo de frutillos en la seguridad de sus refugios. Este acopio de frutos en el fondo de galerías subterráneas, debajo de rocas y troncos y hasta en las tacitas de nidos abandonados de pájaros, permite que las semillas puedan escapar de la vista de otros depredadores y, lo que resulta indispensable para su germinación, permanecer ocultos y frescos, justo lo que requieren para arraigar y dar lugar a futuros y magníficos árboles y arbustos o a modestas y generosas gramíneas. De no ser por la presión de los pequeños carnívoros (comadrejas, pequeñas rapaces) y grandes carnívoros (zorro, lobo, grandes rapaces), los roedores y otros granívoros de mayor porte (jabalíes, ciervos, etc), literalmente, “arrasarían” con la esperanza de nuevos bosques. Eliminando a las rapaces y a todos los animales que cumplen la labor de ser los garantes de la “estabilidad” de nuestros paisajes, rompemos el frágil equilibrio entre productores y consumidores, repercutiendo de forma insospechada en el complejo engranaje de la Naturaleza. Así de sencillo: tener menos rapaces y zorros supone tener más roedores y menos árboles.

Entonces, ¿deberíamos exterminar a los roedores para tener más bosques y más sanos? Peor aún. Sin su laboriosa trasiego de semillas (a veces a varias decenas de metros), alejándolos de los árboles y arbustos productores, la presión que estas nuevas generaciones ejercerían sobre sus “padres”, supondría tal competencia por el espacio, la luz y el alimento, que el bosque no sería otra cosa que una maraña de ejemplares de escaso porte y frágil salud, expuestos al fuego y privados de la vitalidad y los muchos recursos que un bosque equilibrado, con sus árboles, arbustos, pastizales y calveros, ofrece a todos los animales de muchos kilómetros a la redonda. En la Naturaleza nadie ni nada sobra.

elanio-con-presa
Elanio azul  de depredando sobre un roedor (Fotografía: Miguel Rouco).

Sobre este complejo y delicado equilibrio de los ecosistemas, y sobre otros muchos de los secretos de la vida silvestre, habrá tiempo para hablar durante nuestro CURSO DE INTRODUCCIÓN AL RASTREO DE LA FAUNA DE CASTILLA Y LEÓN que celebraremos los días 22, 23 y 24 de febrero en el centro de formación profesional Lorenzo Milani (Cabrerizos, Salamanca). Tendremos dos tardes enteras de formación teórica y un día completo de campo, para iniciarnos en la búsqueda e identificación de las huellas y rastros de nuestra fauna.

Estructura y horario del curso:

Jueves 22 de febrero: 16:30 a 20:30 horas.

  • Charla: Conociendo las huellas, rastros y señales de los mamíferos de Castilla y León:
    • Pasos a seguir a la hora de encontrar un rastro e identificarlo correctamente.
    • Información que nos aporta un rastro.

Viernes 23 de febrero: 16:30 a 20:30 horas.

  • Charla: Conociendo las huellas, rastros y señales de las aves de Castilla y León:
    • Huellas y rastros de las principales aves de Castilla y León.
    • Dónde buscar huellas de aves.
    • Información extraíble de un rastro.
  • Taller de introducción al análisis de egagrópilas.

Sábado 24 de febrero: 09:30 a 18:30 horas. Jornada de prácticas en el campo:

  • Ruta práctica de rastreo e interpretación del paisaje.
  • Selección de los mejores lugares para buscar huellas y rastros.
  • Identificación de rastros dentro de un área determinada.

Se coordinará la salida de los coches para que las personas sin transporte puedan acudir al curso. Aquellos que no dispongáis de coche, llamadnos al 635158497 y 654438367.

Objetivo del curso: familiarizarnos con el reconocimiento de las huellas y rastros de la fauna de Castilla y León que nos encontremos en nuestras jornadas de campo. Bajo ningún concepto, se pretende animar a poner en práctica conductas que puedan suponer una molestia o amenaza contra nuestra fauna. Se trata de un curso de conocimiento de la Naturaleza y no de cómo encontrar madrigueras o nidos. El respeto por nuestros compañeros de planeta es prioritario sobre cualquier otra pretensión.

Precio del curso 35 euros.

Lugar de realización: Centro de F.P.E Lorenzo Milani (Cabrerizos, Salamanca)

Inscripciones:

Centro de F.P.E Lorenzo Milani

Teléfono: 923180831

centromilani@gmail.com

Información:

Para cualquier aclaración o petición de más información, contacten con nosotros en: contacto@aquilanaturaleza.com y en los teléfonos 635158497 y 654438367.

 

Claves para diferenciar (con respeto) una madriguera de tejón, zorro y conejo: Curso de Introducción al Rastreo y al Fototrampeo de la Fauna de Castilla y León.

1
¿Madriguera, escarbadura, agujero natural?

En muchas de nuestras salidas de campo no resultará difícil encontrarnos con escarbaduras y diferentes desplazamientos de tierra provocados por animales. En la mayoría de los casos, serán pequeños movimientos que corresponden a la búsqueda diaria de comida (hormigueros atacados por jabalíes para devorar a sus larvas, madrigueras de roedores excavados por zorros para atrapar a sus propietarios, etc) o marcajes territoriales como los pequeños agujeros efectuados por los conejos en los límites de sus territorios.

Sólo en contadas ocasiones nos encontraremos ante las laboriosas y secretas madrigueras de los mamíferos excavadores. En esta ocasión nos centraremos en tres de las huras subterráneas más habituales: las creadas por el tejón, el zorro y el conejo.

Excavadas en el suelo y, en ocasiones, en las paredes terrosas de laderas y canteras, suelen estar disimuladas por rocas o matorral espeso que pretenden dificultar su localización y acceso a competidores y depredadores de mayor porte.

El primer consejo será siempre el respeto riguroso por el hogar de los animales. Bajo ningún concepto debemos poner en peligro a estos seres maravillosos delatando la presencia de los cubiles donde cuidan de sus familias con toda la dedicación que sólo una madre puede ofrecer.

¿Cómo podremos saber si la madriguera que nos hemos encontrado en nuestra salida de campo es de conejo, tejón o zorro?

El conejo (Oryctolagus cuniculus).

2
Madriguera.

La madriguera más habitual será la del conejo. Este pequeño lagomorfo es uno de los pilares básicos de los ecosistemas mediterráneos. Su carácter de especie presa de la práctica totalidad de los carnívoros ibéricos de mediano y gran tamaño, determina su abundancia y la mayor facilidad para detectar sus hogares subterráneos.  Se trata de una especie colonial y familiar con hogares provistos de numerosas y muy próximas entradas. La abundancia de estas salidas y entradas, su pequeño tamaño (galerías de unos 10-15 cm de anchura, pero con entradas que pueden ser mucho mayores) y la presencia de numerosos excrementos de pequeño tamaño y forma redondeada facilita su correcta identificación.

3
Escarbadura de conejo.

En los límites de los territorios de la colonia aparecen numerosas y someras escarbaduras de pequeño tamaño y que corresponden al marcaje territorial de los miembros del grupo. En su interior suelen aparecen pequeños grupos de excrementos que deben reforzar el mensaje visual y olfativo de defensa de sus posesiones vitales.

El zorro (Vulpes vulpes).

Uno de los mamíferos de mediano tamaño más habituales en nuestros campos. Crea madrigueras para proteger a sus cachorros durante sus primeros meses de vida. Fuera de esta delicada época, el zorro no suele hacer uso de sus cubiles y prefiere descansar al abrigo del matorral o de roquedos.

4
Zorrera.

Quizá lo más definitivo para identificar a una zorrera es la acumulación desordenada de tierra a su puerta. El zorro expulsa la tierra con sus patas, creando un abanico o montón a la entrada, como se puede observar en esta foto. También, será posible encontrar otras señales de su ocupación por parte de un zorro: restos de comida a la entrada y un olor “zorruno” muy característico y penetrante. De tipología muy similar será la madriguera del lobo o del perro. El menor tamaño del zorro determina bocas con un diámetro de unos 20 centímetros o algo mayores. Ante el posible hogar del zorro deberemos extremar la prudencia de la que hemos hablado. Revelar su presencia puede suponer su muerte por persecución humana.

El tejón (Meles meles).

5
Tejonera

La tejonera tiene un tamaño muy similar a la del zorro. De hecho, son conocidos los casos en los que suelen compartir una red de túneles e, igualmente, son conocidos los casos en los que el tejón llega a matar al zorro. Quizá lo más reconocible de una tejonera es el canal o canales que se marcan desde la boca de la hura y que son producto de la extracción de la tierra que debe desalojar el tejón al construir sus galerías y cámaras. Las tejoneras tienen pocas entradas y suelen disponer de numerosas letrinas territoriales en sus cercanías.

      Cómo último consejo que nos puede resultar de útil ayuda para identificar a las tres especies, sería fijarnos en las huellas de sus patas que se marcan a la puerta de sus hogares.

Sobre éstas y otras muchas claves para conocer a nuestra fauna, habrá tiempo de hablar con calma durante nuestro CURSO DE INTRODUCCIÓN AL RASTREO Y FOTOTRAMPEO DE LA FAUNA DE CASTILLA Y LEÓN que celebraremos los días 16, 17 y 18 de marzo en el centro de formación profesional Lorenzo Milani (Cabrerizos, Salamanca). Tendremos dos tardes enteras de formación teórica y un día completo de campo para iniciarnos en la búsqueda e identificación de las huellas y rastros de nuestra fauna.

Estructura y horario del curso:

Jueves 16 de marzo: 16:30 a 20:30 horas.

  • Charla: Conociendo las huellas, rastros y señales de los mamíferos, anfibios y reptiles de Castilla y León.

Viernes 17 de marzo: 16:30 a 20:30 horas.

  • Charla: Conociendo las huellas, rastros y señales de las aves de Castilla y León.
  • Charla: La técnica del fototrampeo de la fauna silvestre.

Sábado 18 de marzo: 09:30 a 18:30 horas. Jornada de prácticas en el campo:

  • Selección de los mejores lugares para buscar huellas y rastros.
  • Ruta práctica de rastreo e interpretación del paisaje.
  • Identificación de rastros dentro de un área determinada.
  • Preparación adecuada de moldes de huellas.

Se coordinará la salida de los coches para que nadie se pierda la oportunidad de asistir al curso. Aquellos que no dispongan de coche, llamar al 635158497 (Guillermo Hernández) y 654438367 (Laura García)

Objetivo del curso: familiarizarnos con el reconocimiento de las huellas y rastros de la fauna de Castilla y León que nos encontremos en nuestras jornadas de campo. Bajo ningún concepto, se pretende animar a poner en práctica conductas que puedan suponer una molestia o amenaza contra nuestra fauna. Se trata de un curso de conocimiento de la Naturaleza y no de cómo encontrar madrigueras o nidos. El respeto por nuestros compañeros de planeta es prioritario sobre cualquier otra pretensión.

Precio del curso 30 euros.

Lugar de realización: Centro de F.P.E Lorenzo Milani (Cabrerizos, Salamanca)

Inscripciones:

Centro de F.P.E Lorenzo Milani

Teléfono: 923180831

centromilani@gmail.com

Información:

Para cualquier aclaración o petición de más información, contacten con nosotros en: contacto@aquilanaturaleza.com y en los teléfonos 635158497 (Guillermo Hernández) y 654438367 (Laura García).

¡Nos vemos en el campo!

Descubriendo al zorro: Curso de Introducción al Rastreo y al Fototrampeo de la Fauna de Castilla y León.

zorro
Contemplando esta foto, ¿Acaso es posible imaginar un animal ibérico más hermoso, más grácil y más digno de respeto y admiración que el zorro? (Fotografía: Carlos Romo).

Si no existiera el lobo, sin duda alguna, el zorro ostentaría el obsceno galardón de ser el animal más odiado y perseguido de España. Durante nuestro curso de rastreo pretendemos mostraros toda la belleza de este animal mágico. Nos acercaremos con respeto a su secreto territorio para comprobar su impagable labor como aliado de nuestros agricultores y ganaderos. Creyendo firmemente en el papel benefactor de ratones, ratas y topillos, veremos cómo el zorro, ¡y todos los roedores!, son actores principales e insustituibles en el relato sabio e inmemorial de la vida de nuestros bosques.

Con seguridad, el zorro (Vulpes vulpes) es el carnívoro de tamaño medio más abundante, ubicuo, resistente a las transformaciones de los ecosistemas por parte del ser humano y, desgraciadamente, acosado con saña por su depredación sobre especies de caza ¡¡cómo si después de millones de años no tuviera derecho a comer!!

La huella del zorro es una de las más habituales de cuantas podemos encontrar en nuestros paseos de campo. Prácticamente idéntica a la del perro, es claramente menor que la de la mayoría de las variedades del mejor amigo del ser humano. Marcan 4 dedos y su longitud es de unos 5 cm y una anchura de 3 a 4 cm. En estas dos fotografías podemos ver una pata anterior y una posterior. La anterior, que corresponde a nuestra mano, es proporcionalmente más ancha y con más espacio entre los dos dedos delanteros. La huella trasera tiene un aspecto más alargado, fino y entre sus dedos delanteros apenas se aprecia espacio. Las uñas finas, su aspecto alargado, el nítido espacio entre los dedos delanteros y los dos laterales y la X que se puede dibujar entre sus almohadillas permiten separar, con razonable acierto, las huellas del zorro de las de perro.

h
Huella de zorro en el barro. Fotografía de Aquila Naturaleza.

En esta huella marcada en el barro fresco se puede apreciar con claridad el denso pelaje que cubre sus patas, muy al contrario de las más lampiñas patas del perro.

caca-zorro
Excremento de zorro. Fotografía de Aquila Naturaleza.

Los zorros delimitan sus territorios con llamativos excrementos de olor intenso y aspecto perruno. Este marcaje visual y olfativo busca delimitar y defender sus posesiones sin tener que recurrir al enfrentamiento físico con otros ejemplares. Cuando estos excrementos se encuentran sobre emplazamientos elevados: piedras y matorrales en los caminos que usa para desplazarse, se puede afirmar, con bastante certeza, que se trata de un macho, siendo el marcaje de las hembras algo más discreto y directamente sobre el suelo. Su forma es alargada, con varias volutas y de un tamaño que oscila entre los 5 y los 20 cm. Su color y composición reflejan su alimentación generalista y sumamente adaptable a los recursos disponibles. Suelen ser oscuros en el otoño, cuando se alimentan de las dulces moras. Si han consumido los frutos del rosal silvestre, escaramujo o “tapaculos” se pueden observar las cáscaras rojizas de este fruto tan abundante y rico en vitaminas. Esta dieta frugívora es de enorme importancia en la dispersión de incontables semillas por toda su área de campeo. La mayor parte del año, el contenido principal de estos excrementos son los pelos grises y cortos de los roedores sobre los que depreda intensamente y tanto ayuda al agricultor a “controlar” las polémicas explosiones de topillos campesinos (Microtus arvalis).

madriguera-zorro
Madriguera de zorro. Fotografía de Aquila Naturaleza.

Los zorros excavan madrigueras al amparo de la vegetación y de rocas de gran volumen. Estas zorreras son el hogar de las familias durante la delicada época de cría. Fuera de este periodo, los zorros no suelen utilizarlas y se encaman al abrigo del matorral. Su aspecto exterior recuerda vagamente al de las conejeras, algo menores en el diámetro de sus bocas, y se pueden llegar a confundir con los muy similares hogares del tejón (en la siguiente entrada del blog hablaremos de cómo diferenciar zorreras, tejoneras y conejeras). Cuando hay crías que por su juventud todavía se esconden en estos refugios subterráneos, se pueden encontrar restos de alimentos a la entrada de las madrigueras. La presencia de moscas y el olor zorruno intenso son claros indicativos de su ocupación. En ocasiones comparten huras con los tejones, aunque son conocidos los casos en los que los tejones los expulsan e incluso llegan a matarlos. Su fuerza y potencial agresividad los convierten en peligrosos vecinos para nuestros valientes e inteligentes raposos.

nieve-zorro
Huella del zorro en la nieve. Fotografía de Aquila Naturaleza.

La larga y tupida cola del zorro le sirve de práctico balancín en sus desplazamientos y en sus rápidos y zigzagueantes lances de caza.  En zonas nevadas es habitual que su paso quede impreso en la nieve blanda.

pelaje-zorro
El pelaje rojizo del zorro suele quedar enganchado en las numerosas alambradas de espino que atraviesan sus territorios. Su agilidad y su tamaño modesto le permiten salvar con seguridad la mayoría de estas afiladas trampas para la fauna.

Sobre este elegante y listo mamífero, y sobre otros muchos secretos de la vida silvestre de nuestros campos, habrá tiempo de hablar con calma durante nuestro CURSO DE INTRODUCCIÓN AL RASTREO Y FOTOTRAMPEO DE LA FAUNA DE CASTILLA Y LEÓN que celebraremos los días 16, 17 y 18 de marzo en el centro de formación profesional Lorenzo Milani (Cabrerizos, Salamanca). Tendremos dos tardes enteras de formación teórica y un día completo de campo para iniciarnos en la búsqueda e identificación de las huellas y rastros de nuestra fauna.

Estructura y horario del curso:

Jueves 16 de marzo: 16:30 a 20:30 horas.

  • Charla: Conociendo las huellas, rastros y señales de los mamíferos, anfibios y reptiles de Castilla y León.

Viernes 17 de marzo: 16:30 a 20:30 horas.

  • Charla: Conociendo las huellas, rastros y señales de las aves de Castilla y León.
  • Charla: La técnica del fototrampeo de la fauna silvestre.

Sábado 18 de marzo: 09:30 a 18:30 horas. Jornada de prácticas en el campo:

  • Selección de los mejores lugares para buscar huellas y rastros.
  • Ruta práctica de rastreo e interpretación del paisaje.
  • Identificación de rastros dentro de un área determinada.
  • Preparación adecuada de moldes de huellas.

Se coordinará la salida de los coches para que nadie se pierda la oportunidad de asistir al curso. Aquellos que no dispongan de coche, llamar al 635158497 (Guillermo Hernández) y 654438367 (Laura García)

Objetivo del curso: familiarizarnos con el reconocimiento de las huellas y rastros de la fauna de Castilla y León que nos encontremos en nuestras jornadas de campo. Bajo ningún concepto, se pretende animar a poner en práctica conductas que puedan suponer una molestia o amenaza contra nuestra fauna. Se trata de un curso de conocimiento de la Naturaleza y no de cómo encontrar madrigueras o nidos. El respeto por nuestros compañeros de planeta es prioritario sobre cualquier otra pretensión.

Precio del curso 30 euros.

Lugar de realización: Centro de F.P.E Lorenzo Milani (Cabrerizos, Salamanca)

Inscripciones:

Centro de F.P.E Lorenzo Milani

Teléfono: 923180831

centromilani@gmail.com

Información:

Para cualquier aclaración o petición de más información, contacten con nosotros en: contacto@aquilanaturaleza.com y en los teléfonos 635158497 (Guillermo Hernández) y 654438367 (Laura García).

¡Nos vemos en el campo!